Turismo activo en Lavalle-Mendoza

Si te gusta disfrutar del contacto con la naturaleza, de paisajes inhóspitos donde dunas y médanos dominan el ambiente, entonces una buena propuesta es viajar hasta el departamento de Lavalle, localizado hacia el noreste de la provincia de Mendoza.


Allí, este destino mendocino nos ofrece un ecosistema único, además de toda una gama de productos turísticos que van desde lo religioso a lo gastronómico. Su paisaje natural es agreste, donde médanos, cañadas, algunos ríos y lagunas temporales, conviven entre bosques abiertos de algarrobos y chañares, y donde habitan una gran cantidad de aves y una escurridiza fauna de monte que deja sus huellas en la arena.

Al hacer turismo en Lavalle podremos degustar de sus comidas típicas y admirar el paisaje que nos ofrece Altos Limpios que es el desierto de Lavalle, y es conocido como el “Sahara mendocino”, con una altura de 15 metros.

Los médanos de Los Altos Limpios y la Reserva de los Bosques Teltecas, son los sitios donde se pueden disfrutar la fauna y la flora ricas del monte y de las catedrales del desierto lagunero de Huanacache, como la Capilla de Nuestra Señora del Rosario, de San José o de Asunción, las que dan lugar a las más importantes fiestas religiosas y místicas de la zona. En el oasis, fincas, bodegas y agroindustrias nos invitan también a disfrutar del turismo rural.


Reserva Provincial Telteca


Localizada a unos 120Km de la ciudad de Mendoza, en una zona ocupada por un antiguo cauce del Río Mendoza. Creada en 1985, para el cuidado de la flora y fauna nativa.

Posee una superficie de 38.500 hectáreas y forma parte de la extensa llanura del NE mendocino, conocida como travesía de Huanacache, caracterizada por médanos y cañadas, donde se localizan bosques abiertos de algarrobos y los Altos Limpios, uno de los atractivos principales de la zona, donde se aprecia la dinámica de médanos que superan los 15 metros de altitud como había mencionado anteriormente, carentes de vegetación y que presentan cierta movilidad a merced del viento. El lugar también es conocido por las historias y leyendas que se tejen en torno suyo.

Posee una Seccional de guardaparques, con la infraestructura necesaria para la buena atención, el Centro de Interpretación, senderos culturales y naturales. En el predio se pueden llevar a cabo las siguientes actividades: caminatas, safari fotográfico y visitas guiadas por guías locales.

Artículos Relacionados:

Reserva El Chiflón: turismo aventura en La Rioja

Si te gustan los característicos paisajes, aquellos que sorprenden por sus formas donde el tiempo y los agentes erosivos fueron creando a su antojo semejante escenario que invitan al turismo aventura a recorrerlo, entonces no podes perderte de conocer la Reserva Natural Provincial El Chiflón en la provincia de La Rioja. 


El Chiflón está muy cerca del Parque Nacional  Talampaya, y a sólo 25 km de Ischigualasto. En el 2002 fue creada como Reserva Natural para proteger una zona con alto valor turístico y paisajístico, con formaciones geológicas de la cuenca de Ischigualasto, ubicadas fuera del PN Talampaya, tales como el "Pavo Real", el "Hongo", “La Tortuga”, “La boca de la llave” y "San Antonio".

El Parque Provincial El Chiflón actualmente posee 3 circuitos armados que se pueden hacer en vehículo, a pie, o en combinación de las dos opciones, siempre en compañía de un guardaparque debidamente instruido. 

Los paseos llevan también a restos arqueológicos, como morteros y petroglifos, y a restos de troncos petrificados, además de brindar importantes vistas panorámicas del lugar y alrededores y el avistaje de algunos animales salvajes.

En el primero, hay geoformas que responden claramente a su nombre, como "La Tortuga", "El loro", "La Cara del Gaucho" y "La Casita", que se parece mucho a un rancho de campo verdadero.

En el segundo circuito se pueden recorrer los primeros tres kilómetros en vehículo y luego caminar unos 1.500 metros por el borde de los cerros, entre grandes bloques de piedra, donde están las geoformas "El Elefante", "El Bolillero", "La Torre de la Víbora" y el "Cañadón rojo".

El tercer circuito, que comienza dos kilómetros al oeste de la entrada por la ruta 150, muestra "El "Hongo" y "El Ojo de la Cerradura" y lleva a la formación más imponente del parque, "Las Pretinas", donde el cerro parece una alta torre rodeada por este accesorio de vestir en tamaño gigante y muy rojo.

Otro atractivo es el llamado "Pucará de El Chiflón", que consiste en los restos de varios recintos semicirculares sobre la cima de un cerro, que demanda un ascenso de mediana dificultad, desde donde se tiene una muy buena vista panorámica de la zona.

Por su extensión, es posible hacer los tres circuitos en una jornada, aunque el sol que cae a plomo desde antes del mediodía hasta después de las 16 es un importante obstáculo para las caminatas y trepadas, por más baja dificultad que estas presenten, lo mismo que el constante, seco y agotador viento del desierto.
Los guías recomiendan, casi exigen, tener cubierto el cuerpo, en especial la cabeza, usar ropa suelta y cómoda, y llevar suficiente crema protectora y agua mineral.

Artículos Relacionados:

En tu viaje por Argentina disfrutá de su música y danzas tradicionales

Argentina es un país donde los turistas pueden disfrutar constantemente de shows y recitales en vivo, que generan un entrañable intercambio entre los artistas y su público. En cuanto a la música, la Ciudad de Buenos Aires concentra la mayoría de los estilos, pero también el Norte y la Patagonia tienen sus encantos para endulzar los más agudos oídos.


Si bien suele decirse que el tango es la música más popular de la Argentina, en el extenso territorio conviven muchos otros géneros que suman a una tradición musical milenaria, producto de grandes compositores e intérpretes de reconocimiento internacional. De acuerdo al destino elegido, el turista conocerá que algunos de estos géneros provienen de ritmos ancestrales aborígenes, mientras que en su mayoría fueron influenciados por la inmigración europea, tal es el caso del clásico 2x4. Y verá que la creación constante y exitosa ha dado lugar en los últimos tiempos a músicas nuevas derivadas, por ejemplo, de la electrónica.

Entre los géneros más importantes, está el folklore que es muy cambiante en cuanto a rítmicas, timbres e instrumentos de acuerdo al lugar de origen, e involucra ceremonias y bailes típicos. En cuanto al rock nacional hay numerosos grupos, muchos de los cuales suelen ofrecer recitales en escenarios locales e internacionales. Mención aparte merecen los festivales como el Cosquín en Córdoba, que cada verano convoca a miles de amantes de ambos géneros. En el caso del jazz, si bien no es una música nacional sostiene una trayectoria destacada. Y el tango, hubo nombres que trascendieron fronteras.

Rasgos distintivos

En la Región Central del país pueden escucharse románticas zambas, gatos y chacareras del género folklórico. Sin influencia de pueblos autóctonos, tiene rasgos provenientes del Perú colonial o Europa. Todos bailes que incluyen zarandeos con amplias faldas y ruidosos zapateos varoniles.

En la Región de Cuyo, mundialmente reconocida por los viñedos y bodegas al pie de la Cordillera de los Andes, el clásico lo representan la tonada y la cueca.

En el Norte se pueden encontrar bagualas, vidalas y diversos tipos de música andina, por sus lazos muy estrechos con las culturas Incas. Cuna de talentosos compositores, creadores e intérpretes, es la tierra de las peñas y los coloridos carnavales.

En el Litoral está la mayor cantidad de influencias étnicas y culturales; y entre los ritmos aparece la polca, el chamamé y las litoraleñas.

Finalmente, en las pampas y la Región Patagónica se distingue la cultura criolla. El gaucho acompañado por una guitarra sorprende con la payada, una especie de duelo en la que los participantes narran sus vidas y aventuras en forma de verso, habitualmente alrededor del fogón. La música más representativa es la milonga, considerada una de las más fuertes raíces del tango porteño. Desde Neuquén hacia el sur existen, sin embargo, culturas indígenas como la Mapuche o la Tehuelche donde se destacan los cantos ceremoniales e instrumentos como la trutrukas, trompeta de más de dos metros de largo.


Tango universal

Sin dudas, el Tango que esta en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO, logró desde hace años transformarse en una verdadera identidad y miles de turistas llegan al país en su búsqueda. En el entramado urbano, centros culturales, antiguos salones, cafés y clubes albergan por las noches alguna propuesta relacionada con esta danza, donde las sensaciones brotan a flor de piel.

Sus letras están compuestas por el lunfardo característico de los suburbios,  incluso, como género fue tomando diversas formas en la actualidad con jóvenes músicos como Gotan Project, Bajo Fondo y Tanghetto, que revitalizan los clásicos y los fusionan con electrónica o rock.  Mezcla de milonga pampera, candombe rioplatense y habanera cubana, es uno de los espectáculos más pedidos.

En Buenos Aires, hay una amplia oferta entre exhibiciones en las calles y tentadoras cenas con show incluido, desde 100 dólares. En el barrio del Abasto, es posible ir tras los pasos de Carlos Gardel, un recorrido que incluye su antigua casa y el pasaje que lleva su nombre, donde hay un monumento. El tradicional bar El Progreso, la tanguería donde funcionaba el Chanta Cuatro, favorito del Zorzal; el Paseo del Fileteado (Juan Jaurés al 700); y, el Pasaje Zelaya, donde se exhiben en las paredes partituras, letras y retratos.

Salidas a elección

Entre las excursiones posibles para conectarse con el folklore además de las peñas que abundan en cada rincón del país, está el tour denominado Fiesta Gaucha de día completo que se realiza en estancias rurales, entre paisajes típicos pampeanos, donde los viajeros pueden degustar jugosas empanadas y un rico asado, ver un espectáculo de danza y una demostración de habilidades para montar y domar caballos.

En la ciudad cordobesa de Altagracia, se puede visitar el Museo Musical que lleva el nombre de Manuel de Falla, ilustre compositor español donde se exponen objetos personales, libros y fotografías del músico, y además suelen hacerse conciertos. Abierto diariamente de 9 a 20. (Pellegrini 1001).

En Buenos Aires, están las visitas guiadas al Teatro Colón, todos los días desde las 9 de la mañana. El coliseo totalmente refaccionado donde brillaron, entre otros, los tenores Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras, posee un interesante Centro de Experimentación con un Laboratorio Creativo y otros programas.

Por último, una tentadora propuesta patagónica es el Camping Musical de Bariloche, que funciona en temporada estival, donde grupos de cámara, solistas y coros se perfeccionan sin amplificación electrónica en medio del bosque. Y además de presentaciones existe una rica oferta académica.


Bares y salones 

El jazz que supo representar en siglos pasados a los esclavos estadounidenses, tuvo un importante eco en diversas partes del mundo y Argentina no fue la excepción. A principios de los '90 el fenómeno se desarrolló con todo esplendor en plena Capital y bares instalados en espacios poco convencionales empezaron de a poco a introducir este lenguaje. El circuito tiene espacios para todos los gustos y edades. La mayoría están en el barrio Palermo, como es el caso de Notorious o Thelonius, con más de una década de programación en su mayoría jazzera.

Otra de las opciones para escuchar buena música en vivo en pleno centro es el clásico Café Tortoni (Avenida de Mayo al 800) donde, en el sector denominado La Bodega, se ofrece tango y jazz. En El Viejo Almacén de San Telmo, es posible cenar al compás de un dos por cuatro, y en el Bar Sur (Estados Unidos al 200), el público puede participar del típico baile. Para blues o rock, están El Samovar de Rasputín o Del Valle Iberlucca, en La Boca.

Si de grandes mitos de este género se trata muchas son las bandas que se pueden escuchar en diversos bares o discos como Los Redonditos de Ricota, Los Piojos, La Bersuit, Los Fabulosos Cadillacs o Divididos, entre otros. Más cercanos al pop están Virus y Miranda, y entre los solistas infaltables Fito Páez, Andrés Calamaro y Charly García. Algunos de ellos, incluso, suelen hacer presentaciones habituales en teatros y estadios de fútbol.

Artículos Relacionados:

Tandil, un destino para disfrutar todo el año

A pocos kilómetros de la ciudad de Buenos Aires se ubica Tandil, ampliamente beneficiada por espacios naturales de mágica belleza, infraestructura hotelera de primera categoría, estancias donde refugiarse de todos los ruidos citadinos y entretenidos campings para quienes buscan opciones más económicas.


Más conocida por ser el lugar donde se consiguen los más ricos quesos y salamines destinados a la clásica picada argentina que precede a las carnes asadas, los historiadores aseveran que su nombre proviene de un antiguo cacique aborigen, aunque hay otras versiones que indican que en lengua mapuche o araucana significa “piedra que late”. Pujante y en pleno crecimiento, invita al turista a visitarla los 365 días del año con actividades para todas las edades y gustos.

Poseedora de la legendaria Piedra Movediza, con su clima húmedo y de bajas temperaturas en invierno, cuenta también con imperdibles cabalgatas entre las sierras, valles y arroyos, recorridos de trekking en los más destacados cerros y la posibilidad de respirar aire puro a menos de cuatro horas de Buenos Aires pero que también se conjuga con una completa actividad cultural y nocturna digna de una capital.

El Monte Calvario es una de las postales más famosas de esta ciudad, por ser el tercero en importancia a nivel mundial. Espacio dedicado al arte y la religión desde 1943, donde sorprenderse con 14 esculturas que ilustran las estaciones del Vía Crucis.

Una de las curiosidades geológicas más pintorescas de este lugar es el Cerro El Centinela, con su monumento granítico de extravagante aspecto colocado en posición vertical. Hasta allí se puede llegar en aerosilla y disfrutar en el camino de las mejores vistas de la ciudad. Una vez arriba hay espacios gastronómicos para tentarse con algún plato regional.


Otro de los sitios imperdibles para conocer en Tandil es la Reserva Natural Sierra del Tigre, unas 150 hectáreas de flora y fauna natural, con antiguas canteras, cavas y construcciones de piedra, senderos, casas y pircas pertenecientes a antiguos picapedreros.

Para la recreación el espacio ideal es el Lago del Fuerte, donde se pescan pejerreyes y hay un balneario con un complejo de piletas, parrillas, confitería y juegos infantiles. Dentro del predio, está el Mercado Artesanal para llevar algún recuerdo. Muy cerca está el Parque Soñado de los Niños y el Paseo Mapuche. Finalmente, el Paseo de los Pioneros, un espacio público con senderos vehiculares y peatonales que llevan hasta la cima de la Sierra de las Ánimas, donde es recomendable ir con un guía local.

Cómo llegar a Tandil

Desde Buenos Aires son 331 kilómetros. Se puede tomar la RN 3 hasta Las Flores donde se conecta con la RP 30 y una vez en el partido se cruza la RN 226, principal arteria de ingreso a la ciudad. Hay varias empresas que llegan hasta la Terminal de Ómnibus y también está el tren que sale desde Constitución.

Artículos Relacionados:

La Plata, ideal para una escapada de fin de semana


La “Ciudad de las diagonales” cuenta los 365 días del año con una cargada agenda de actividades entre cines, ferias artesanales y de diseño, teatros independientes y clásicos, espectáculos musicales internacionales y una gran cantidad de artistas callejeros que maravillan al público con acrobacia, magia y folclore.

Elogiada por los más destacados urbanistas del mundo, alberga entre sus tesoros imponentes edificios públicos como el Palacio Municipal, de estilo renacentista alemán; la Casa de Gobierno, con rasgos flamencos; y la Legislatura provincial, sobre la transitada Avenida 7.

Su creación data de 1880 cuando el entonces gobernador bonaerense Dardo Rocha impulsó lo que sería una perfección geométrica de avanzada para la época. Y este atributo se lo dio el ingeniero Pedro Benoit, quien delineó sobre un enorme cuadrado simétricas diagonales y una plaza cada seis cuadras. En esta “ciudad ideal”, dos años más tarde el presidente Julio Argentino Roca colocó la piedra fundamental en el centro mismo de la urbe, sobre la actual Plaza Moreno.

Postulada para ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, los especialistas aseguran que representa el pensamiento imperante de una época, con las primeras ideas republicanas y una incipiente concepción ambientalista sustentable.

Otra de las obras trascendentales es la Casa Curutchet, del arquitecto francés Le Corbusier, que puede visitarse de lunes a viernes de 10.30 a 14.30. Finalmente, en lo que fue la primera terminal de ferrocarril, se erige el famoso Pasaje Dardo Rocha, un centro cultural con salas de teatro y exposiciones, bajo un estilo clásico francés.

Uno de los circuitos más interesantes es el de los museos y espacios donde abundan diversas expresiones artísticas. Entre los ineludibles están el Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano y el Teatro Argentino. El más recomendado para familias es el tradicional Museo de Ciencias Naturales, en el Paseo del Bosque, donde se aprecian milenarios restos de enormes dinosaurios, el Museo de Arte y Memoria, espacio de reflexión por los derechos humanos, abierto de martes a viernes de 14 a 19, y los sábados de 16 a 20.

Por las noches, se disfruta de ballet y orquesta en el Teatro Coliseo Podestá, shows de tango y peñas folclóricas.

Cómo llegar a La Plata

Desde Buenos Aires por autopista son poco más de 40 minutos, y hay servicios de ómnibus cada media hora por menos de U$S 5. La opción más económica es el tren desde Constitución. Otras vías son la RN 36 y la RP 11.

Artículos Relacionados:

Isla Santiago un Pueblo Turístico


Isla Santiago es uno de las pequeñas localidades que forman parte del programa Pueblos Turísticos. Pertenece al partido de Ensenada, muy cerca de la ciudad de La Plata. Actualmente posee 150 habitantes.

Se destacan las casas típicas de estilo ribereño, levantadas sobre pilotes y revestidas en madera y chapa. Emplazadas en una traza irregular de senderos peatonales, le otorgan al lugar un encanto único. Se puede recorrer la isla y conocer su abundante vegetación autóctona y floridos jardines.

Como llegar

Desde la ciudad de Buenos Aires, tomar Autopista Buenos Aires La Plata, la misma termina en calles 32 y 120, desde ahí seguir hasta el cruce de 32 y 122 donde se toma el camino Rivadavia hacia Ensenada, a los 5 km doblar a la izquierda y tomar la Av. Bosinga (más adelante se convierte en el Camino Costanero Almte. Brown), a los 3,5 km aprox., luego de pasar el arroyo el Zanjón surge a mano derecha el camino de acceso a Isla Santiago.

Artículos Relacionados:

Guía verde para disfrutar Buenos Aires


La capital argentina está llena de cientos de plazas, parques y jardines que dan vida a sus calles. Con sus particularidades, son escenarios de actividades deportivas, culturales y de recreación. Caminando o en bicicleta, porteños y turistas visitan los espacios verdes cada fin de semana.

La primavera porteña se disfruta al aire libre. A pesar de los días de lluvia, los habitantes de Buenos Aires, así como los visitantes que llegan de todas partes del mundo, optan por las cientos de plazas y espacios verdes que se distribuyen en los 48 barrios que integran la ciudad capital. Con encanto propio, los parques sorprenden con espectáculos callejeros, ferias y visitas guiadas.

Se ubican en Buenos Aires  varios bosques de alisos y sauces criollos lagos artificiales, una Reserva Ecológica y dos Costaneras. Plazas, parques y jardines proponen al viajero una jornada al aire libre para disfrutar la naturaleza, dar un paseo en bote, alquilar una bicicleta o relajarse bajo los árboles.

Algunas plazas tienen mesas para juegos de cartas o ajedrez, y en algunos barrios hasta canchas de bochas (o bolas) de acceso gratuito. En ocasiones, son también sede de protestas sociales, políticas o vecinales.

En algunos paseos porteños existe infraestructura para la práctica de básquet, vóley, softball y tenis. En los complejos organizados hay piscinas, sombrillas, estacionamientos y parrillas para la realización de alguna típica carne asada. Y, en temporadas de clima agradable, sorprenden los shows gratuitos públicos.

El más diverso

El pulmón verde más importante de la Ciudad de Buenos Aires es el Parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo. Un área ideada por el paisajista francés Carlos Thays, en 1890, donde se aprecian esculturas, jardines y un gran lago.

Delimitado por las vías del Ferrocarril Mitre, las avenidas Del Libertador, Figueroa Alcorta y Leopoldo Lugones, el parque alberga en su interior más de 15 plazas diferentes, además del famoso Rosedal, el Patio Andaluz, el Jardín de los Poetas, el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori y una réplica de la escultura El Beso, de Rodin.

En los alrededores de los denominados “Bosques de Palermo”, hay cuatro lagos en los que se pescan tarariras, bagres, dientudos, mojarras y anguilas, entre otras especies. Una propuesta que disfrutan niños y familias cada fin de semana.

Dentro de los límites del Parque también funciona el Velódromo Municipal, el Centro de Investigaciones Aeroespaciales, el Campo de Equitación, el Club Harrods, el Buenos Aires Lawn Tenis, el Hipódromo Argentino de Palermo y el Campo Municipal de Golf, entre otros.

Para grandes y chicos

Otro de los espacios emblemáticos de Buenos Aires es el Jardín Botánico. Un espacio verde de casi siete hectáreas, inaugurado en 1898, con jardines de estilo y cinco invernaderos que se recorren en visitas guiadas.

Situado en Avenida Santa Fe y Las Heras, el Jardín Botánico desarrolla actividades educativas, culturales e infantiles. Para los más chicos, organiza visitas lúdicas, todos los sábados a las 15; hay una Biblioteca Infantil de la Naturaleza; y, talleres de huerta durante los meses de enero y febrero.

Otra de las singulares propuestas es el Jardín de los Sentidos, especialmente diseñado para grupos con capacidades limitadas, donde se descubren aromas, sonidos y texturas. El horario general del Jardín Botánico es de lunes a viernes de 8 a 19, y sábados, domingos y feriados a partir de las 9.30.

Dos imperdibles


  • En las hectáreas de los Bosques de Palermo está el Jardín Japonés, un pequeño paraíso oriental con un lago que concentra la mirada de los más pequeños por la presencia de peces carpa, traídos originalmente de ese país asiático. Una de las propuestas más tentadoras, es la degustación de sushi en algunos de sus bares y sus fascinantes actividades culturales. 
  • El Jardín Zoológico atrae las visitas con 350 especies diferentes, muchas de ellas nativas de Sudamérica. Situado en Las Heras y Sarmiento, abre de martes a viernes de 10 a 17.15, y sábados y domingos de 10 a 18.

Con la mirada al río


Beneficiada por un clima templado y días de sol, Buenos Aires invita a también disfrutar de las costas del Río de La Plata.

En la Costanera Norte (Av. Rafael Obligado) el viajero encuentra complejos recreativos con propuestas gastronómicas y deportivas, que incluyen la práctica de windsurf y navegación a vela. Y uno de sus principales atractivos lo constituye el Parque Temático Tierra Santa.

En la Costanera Sur se destaca la Reserva Ecológica, con senderos de trekking y bicisendas que conducen hasta el río (Tristán Achával 1550). Con ingreso gratuito de martes a domingo, entre las 8 y las 19, se ofrecen visitas guiadas los fines de semana y caminatas nocturnas una vez al mes.

Plazas y antigüedades

Muchas de las plazas y parques de la Ciudad son destino de ferias artesanales, gastronómicas o de antigüedades. Espacios ideales para los que buscan recuerdos autóctonos.
Entre las ferias artesanales más visitadas está la de San Telmo (Humberto Primo y Defensa) los domingos de 10 a 17. En la Plaza Dorrego se encuentran obras de arte y antigüedades, y el visitante descubre los secretos del tango con profesores que dan clases al aire libre.
Otra de las paradas obligadas es Plaza Francia los fines de semana, en el barrio Recoleta. El circuito incluye una visita al Buenos Aires Design, el Cementerio de La Recoleta y el Hard Rock Café.
Finalmente, para los que buscan objetos de arte y diseño, está Plaza Serrano, en Palermo.

Distinguidos de la Ciudad

Otros espacios particulares son:
  • El Parque de los Niños (Avenida Lugones casi General Paz), es reconocido por ser allí donde los más pequeños remontan barriletes (volantines), propios o alquilados en el lugar.
  • En el Bajo Belgrano, está el Jardín de las Esculturas (Avenida Monroe y Húsares), creado para acercar este arte al público, en un ambiente no convencional. Un museo a cielo abierto, con entrada gratuita, de 9 a 20.
  • Los espacios al aire libre con actividades organizadas son Parque Sarmiento; Parque Norte, sede de torneos deportivos en temporada estival; Parque Centenario, con un anfiteatro en el que se presentan espectáculos gratuitos; y Parque Avellaneda, unas 30 hectáreas que protegen un patrimonio natural, histórico y cultural.
  • El Parque Lezama, en el barrio porteño de San Telmo, está emplazado sobre una barranca natural, en el que tuvo lugar el primer asentamiento de la Ciudad. Un lote privado denominado “la quinta de los ingleses”, que recién paso a manos de la comuna en 1889.
  • Testimonio de la historia porteña es también la Plaza Libertad, en el barrio de Retiro, una manzana que sobre finales del siglo XVIII se conocía como “el hueco de doña Engracia” y era utilizado para estacionar las carretas que llegaban a la Ciudad.

Artículos Relacionados:

La Reserva de Nant y Falls: hermoso paraíso en Chubut


Si te gustan los paisajes naturales, entonces no debes perderte este pequeño rincón localizado a unos 17 kilómetros al oeste de la población de Trevelin. Allí, en 1994 fue creada la Reserva Natural Cascadas de Nant y Fall, cuya particularidad es que en unos 400 metros expone los cuatro saltos más importantes de ese arroyo.

Es una zona donde el curso de agua baja a diferentes velocidades, por una zona de bosque cerrado de altos cipreses y coihues; especies de menor tamaño, como lauras y maitenes, y un tupido y enmarañado sotobosque.

En un recorrido pedestre autoguiado y corto, aunque con mucho para observar y disfrutar, se pueden ver las cascadas "La Petisa", casi tan ancha como alta; "Las Mellizas", compuesta por dos saltos escalonados, y "La Larga", de 67 metros de altura, también conocida como el "Salto Grande".

En la zona más alta, con el cielo despejado se puede apreciar el Cerro Trono de las Nubes, frente de la reserva aunque distante, y buena parte del Valle 16 de Octubre.

Esta reserva es de fácil acceso desde el casco urbano de Trevelin, con sólo recorrer tres kilómetros hacia el sur por la ruta nacional 259 y luego desviar a la izquierda, otros 14, por un camino de ripio.
Las cascadas, formadas por el arroyo que es desagüe del lago Rosario, se encuentran a sólo 540 metros sobre el nivel del mar, pero parecieran estar todos en los últimos kilómetros, ya que el camino es en constante subida en ese tramo.

En la entrada, la reserva tiene un estacionamiento, un pequeño balneario sobre el arroyo bordeado de árboles, con espacio para picnics y fogones, y un puente sobre el cauce que lleva a la casilla de guardafaunas, que semioculta por la vegetación parece una cabaña de cuentos infantiles.

Allí comienza el sendero autoguiado, que siempre se realiza en compañía del rumor de las cascadas y del agua que corre veloz entre rocas, troncos caídos y otros obstáculos naturales, y el canto de numerosos pájaros, además del esporádico silbido del viento entre las hojas, ciertos días.
Así, las cascadas de Nant y Falls, resultan un lugar muy lindo para una excursión desde Trevelin.

Artículos Relacionados:

Turismo de montaña en Salta

El Volcán Llullaillaco, Tolar Grande, y el Nevado de Cachi forman parte de la iniciativa que pretende consolidar el turismo de montaña en Salta.  Además de altos picos, la provincia tiene zonas naturales de gran belleza que atrae a los turistas de todo el mundo. El deporte y la aventura son siempre protagonistas en el norte argentino.


En el marco del Plan Estratégico de Turismo Sustentable, la provincia de Salta, ubicada al norte de Argentina, fortalece el turismo en sus picos más altos. La gran novedad es que, en las cuatro cumbres más altas se construirán centrales meteorológicas que estarán interconectadas y aportarán datos esenciales para la ascensión a cualquiera de las montañas.

De fácil acceso aéreo y terrestre, Salta es una de las pocas provincias que por su extensión más bien alargada limita con otras seis y a la vez con tres países: Chile, Bolivia y Paraguay. A unos 1600 kilómetros de la cosmopolita Buenos Aires, es un destino que, junto a las nuevas y modernas construcciones, preserva edificaciones de paredes blancas, techos rojos y aljibes de la época colonial.

Es común los recorridos turísticos por sus pueblos y sus valles. Ahora se suma el turismo de montaña que se concentrará, en principio, en el Volcán Llullaillaco en Tolar Grande, y en el Nevado de Cachi en Cachi.

En Tolar Grande se prevé la construcción de un centro integral que incluirá un museo, un área de rescate y otra de información; en el Llullaillaco se construirán dos refugios con todo el equipamiento necesario (cuatriciclos, camionetas, teléfonos satelitales), uno para la ruta deportiva y otro para proteger el camino arqueológico. Especialistas trabajarán en un plan de manejo para la reserva de Los Andes y en Cachi se prevé levantar otro refugio para los deportistas.

Un paseo por las nubes

El Tren de las Nubes es el atractivo por excelencia de las alturas salteñas. Desde los 4200 metros de altura  por donde se desliza, se observan la imponencia de los valles y la puna. Y si de lugares de ensueño se habla basta visitar los pueblitos de Cachi e Iruya.

El primero, a 160 kilómetros de la ciudad capital, y el segundo cercano a la Quebrada de Humahuaca. Ambos constituyen destinos elegidos por los amantes de la naturaleza. Para pasar unos días en plena montaña, entre calles adoquinadas y de tierra, paredes de adobe y techos de cardón cubiertos de barro.

Montañas y algo más


En sintonía con el turismo de naturaleza, Salta posee escenarios de extravagantes belleza. Algunos son:

Parque Nacional Baritú, unas 72 mil hectáreas casi secretas, en el límite con Bolivia. Se trata del único parque tropical, atravesado por numerosos cursos de agua. Un territorio denso, que constituye el reservorio de selva de montaña más septentrional del país, donde se podrán observar varias especies que se encuentran a resguardo por el peligro de extinción, como el yaguareté, el águila poma y el huemul del norte. Para su acceso, es recomendable partir de San Ramón de la Nueva Orán, transitar por la Ruta Nacional 50, cruzar el puente internacional El Condado-La Maroma y al pasar por Los Toldos quedarán ya sólo 26 kilómetros para llegar.

En el Parque Nacional Los Cardones, los cactus abren las puertas de un hábitat único por las formaciones silvestres más preciadas del noroeste. Abarca unas 70 mil hectáreas al sur de Cachi, que se adentran en las raíces mismas del Antiguo Imperio Incaico y el Valle Encantado. También se puede viajar hasta el Parque Nacional El Rey, en el centro provincial, donde desde 1948 se protegen cinco pisos de vegetación diferenciada y los animales más representativos del territorio.

Los Valles Calchaquíes. Ofrece un paisaje repleto de colores, viñedos y bodegas. Pasa por ciudades como Cerrillos, La Merced, El Carril y Alemania, donde se destacan casitas de adobe y paja, así como las costumbres preincaicas. Un sinuoso camino lleva a la Quebrada del Río Las Conchas, donde se pueden apreciar extrañas formaciones rojizas erosionadas por la naturaleza, para llegar finalmente a la meca de la Ruta del Vino salteña, Cafayate.

Otro de los imperdibles es el recorrido por la inmensidad del altiplano con escenarios a más de 5000 metros de altura. En San Antonio de los Cobres y Tolar Grande se hacen homenajes a la Pachamama, y los tejidos aún se realizan con agujas de espinas de cardón y peines de hueso.

En el Dique Cabra Corral, uno de los atractivos cercanos a la capital salteña, pueden practicarse rafting, kayak, avistaje de aves, de fósiles marinos y pinturas rupestres. También puede hacerse rappel, 4x4 extreme, cabalgatas, bungee-jumping, entre otras actividades que se realizan en el dique y sus alrededores.

Cultura salteña

La mayoría de las ciudades salteñas ofrece un amplio itinerario cultural repleto de museos, iglesias y antiguas casas, así como las más tentadoras excursiones para todas las edades y gustos. Hay actividades campestres para los que buscan mayor relax y propuestas activas por bodegas y viñedos, trecking de altura, cabalgatas, rafting o parapente.

Si se va en dirección al oeste, Salta ofrece al viajero la aridez del desierto, pasando por fértiles valles en el centro, hasta llegar a la húmeda y verde selva en el este. Productora de un excelente vino Torrontés y de las clásicas empanadas, es una provincia ideal para reencontrarse con la naturaleza y las costumbres más típicas del Norte argentino.

En la ciudad Capital, el turista puede conocer los principales atractivos mediante un sistema de ticket diario. Entre las paradas infaltables están la Iglesia y el Convento de San Francisco; el Cabildo con sus anécdotas sobre la Independencia argentina, y la Catedral Basílica, uno de los templos más bellos del país.

El Museo de Arqueología de Alta Montaña atesora uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años: los “Niños del Llullaillaco”, dos momias de la época incaica encontradas en la cima del volcán Llullaillaco, a 6.700 metros de altura, junto a ciento cuarenta y seis objetos que los acompañaron en su viaje al más allá. El Primer Mercado Artesanal del país abre sus puertas todos los días de 9 a 21. Una vista imperdible de la ciudad y del Valle de Lerma se obtiene desde el teleférico. Por las noches, múltiples peñas folclóricas reúnen la mejor gastronomía y música locales.

Cómo llegar


  • Es posible llegar desde cualquier punto al Aeropuerto Internacional Martín Miguel de Güemes, a unos 15 minutos de la ciudad.
  • Por vía terrestre, desde Buenos Aires el acceso es por Ruta Nacional 34 y Ruta Nacional 9.
  • Desde Bolivia, los pasos fronterizos Yacuiba-Salvador Mazza o Bermejo-Aguas Blancas; desde Chile, Sico o Jama; y desde Paraguay, la Ruta Nacional 81. Fuente Turnoticias


Artículos Relacionados:

Vacaciones de verano en los lagos patagónicos


El Corredor de los Lagos abarca parte de las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, en el noroeste de la Patagonia argentina, y las Regiones IX y X de Chile.

El paisaje compuesto por imponentes montañas, majestuosos lagos de aguas prístinas y mágicos bosques milenarios, enriquecen esta zona del sur de Argentina. Bariloche, Villa la Angostura, San Martin de los Andes y otras localidades forman parte del Corredor de los Lagos.

Allí nos esperan miradores naturales para contemplar tan bello paisaje, donde además podremos disfrutar de caminatas por bosques y costas de lagos, hacer actividades relacionadas con el turismo de aventura, el ecoturismo, safari fotográfico, entre otras.

Los Parques Nacionales Lanín y Nahuel Huapi atraen por su imperturbable e increíble belleza. De noviembre a abril, los protagonistas son los amantes de la pesca deportiva, que encuentran en los numerosos ríos, arroyos y lagos, verdaderos paraísos.

Artículos Relacionados:

29° Fiesta Nacional de Colectividades-Rosario


Del 15 al 24 de noviembre Rosario será sede de uno de los acontecimientos culturales más populares de Argentina: el Encuentro y Fiesta Nacional de Colectividades. Durante diez noches medio centenar de colectividades expondrá tradiciones, danzas y música junto a la más variada gastronomía en el Parque Nacional a la Bandera de la hermosa ciudad de Rosario.

El domingo 17 llegará uno de los momentos más emotivos con la elección de la Reina Nacional de Colectividades, quien en los días siguientes participará de los diferentes eventos que acompañan al Encuentro. Este año serán 22 las candidatas que representarán a sus respectivas colectividades y competirán por el reinado que hoy detenta Camila Brigante, del Club Argentino Sirio, junto a las 1º y 2º princesas, Laila Salúm de la Sociedad Libanesa y Sofía Álvarez de la Biblioteca Cultural Rusa Alejandro Pushkin.

Además de disfrutar de las propuestas artísticas que se darán cita en el escenario mayor, durante los diez días de la fiesta será posible recorrer un gran número de stands, los cuales, entre coloridos y aromas típicos, invitarán a renovar los estrechos lazos de la Argentina con las distintas regiones del mundo.

Sobre el Parque Nacional a la Bandera se desplegarán colectividades de España, Italia, Alemania, Austria, Suiza, Croacia, Polonia, Grecia, Checoslovaquia, Eslovenia, Rusia, Irlanda, Japón, Israel, Líbano, Irán, Siria, Palestina, Yemen, Irak, Paraguay, Brasil, Perú, Uruguay y Chile.

El evento de cierre está previsto para el domingo 24 de noviembre, integrándose a un fin de semana largo que renovará las excusas para visitar la ciudad de Rosario y disfrutar de uno de los acontecimientos más convocantes del país.

Artículos Relacionados:

Parque Provincial Laguna de Pintascayo-Salta


Si te gustan los espacios naturales y con gran belleza paisajística, en la provincia de Salta podrás conocer el Parque Provincial Laguna de Pintascayo, localizado en el departamento de Oran.  El lugar es una de las zonas núcleo de la reserva de biosfera de las Yungas, junto al parque nacional Baritú -del cual se encuentra separado por solo 7 km de distancia.

Allí, la Laguna Pintascayo principal atractivo turístico de la zona, está rodeada por bosques muy particulares de aliso de río o bobadales y sauce. De acuerdo a la observación de la laguna en imágenes satelitales y a los conocimientos de la región podría tratarse de la laguna más grande y mejor conservada de las Yungas en Argentina.

Este espejo de agua contiene abundante avifauna, destacándose el pato real o pato criollo, garzas, espátula rosada, etc. También viven en la laguna carpinchos, lobitos de rio y caimanes, además de otras especies de animales en la zona como el yaguareté, ocelote, tapir, pumas, etc.

Así, el Parque Provincial Laguna que comprende unas 12.139 hectáreas, es un rincón ideal para el ecoturismo, la observación de vida silvestre y el contacto con la naturaleza. Imagen El Tribunio

Artículos Relacionados:

Los Miradores de Darwin, Santa Cruz


La inmensidad del desierto patagónico se extiende casi anodino bajo un azul impecable a unos 40 kilómetros al oeste de Puerto Deseado, hasta que el camino de tierra pasa unas suaves lomas y termina en un abrupto y ancho cañón rojizo de cientos de metros de altura, con un hilo de agua que serpentea en su fondo amarillento: Son los Miradores de Darwin.

Los promontorios que se elevan a unos 42 kilómetros de esa comuna de la costa norte de Santa Cruz, donde la ría se convierte en río Deseado, brindan unas vistas inigualables panorámicas del cañón.
Desde la altura, la quietud y un silencio primordial semejan un mundo en formación, una vuelta al Génesis todavía sin presencia humana, en el que el visitante puede sentirse como un invasor de ese lugar detenido en los tiempos geológicos.

El científico inglés llegó a ese sitio en 1833, a bordo del Beagle, tras remontar la ría Deseado y entrar al agua dulce del río, un circuito que hoy se hace en botes semirígidos, más un trecho de caminata de baja dificultad.

Se puede llegar a los miradores por el agua, en una excursión náutica de siete horas en total, o por tierra, en cuatro horas ida y vuelta. La segunda opción implica pasar a través de la estancia La Aurora, a 70 km de Puerto Deseado; en el trayecto se pueden ver guanacos, choiques, piches y otros ejemplares de la fauna patagónica. Como la estancia es propiedad privada y es imprescindible pedir permiso, se recomienda contratar una excursión guiada en la ciudad.

Artículos Relacionados:

Neuquén: paraíso patagónico para la pesca deportiva

Enmarcadas al pie de blanquecinos picos cordilleranos, las aldeas de Neuquén invitan a vivir el misticismo de lagos, valles y bosques. La provincia patagónica es uno de los sitios más destacados para la pesca deportiva que se inicia en noviembre.


Entre la primavera y el verano argentino, noviembre es el mes más esperado por los amantes de la pesca, especialmente en la infinita Patagonia. En Neuquén, Aluminé, Villa la Angostura y Junín de los Andes, por ejemplo, ofician para el turista como un portal mágico que da inicio a un viaje por la región. Rodeadas por ríos, lagos y montañas ofrecen un sinfín de postales dignas de las más pintorescas fotografías.

Neuquén cuenta con una larga tradición en la pesca deportiva, siendo uno de los productos turísticos emblemáticos en sus diferentes modalidades, donde las distintas especies ictícolas y sus ambientes, la posicionan en uno de los sitios más destacados a nivel mundial para la práctica de la actividad.

En este marco se reconoce a la pesca deportiva como generadora de un movimiento económico diversificado y de gran atractivo comercial que favorece de manera directa, tanto a prestadores de servicios turísticos: guías, permisos, alojamiento y gastronomía, como indirectamente a la comunidad en general en el consumo de combustible, insumos de pesca, permisos y otros rubros comerciales.

La provincia patagónica posee una gran variedad de ámbitos que permiten la práctica de la pesca deportiva en todas sus modalidades: spinning, trolling o fly casting. En general las especies que atraen y seducen a los pescadores son las exóticas como la trucha arco iris, marrón, trucha de arroyo o fontinalis y salmón encerrado. Mientras que entre las especies autóctonas son buscadas el pejerrey patagónico y la perca.

Las localidades más destacadas en cuanto a variedad de ambientes pesqueros, se encuentran la de San Martín de los Andes, Villa La Angostura, Aluminé, Junín de los Andes, Piedra del Águila, Picún Leufú y Villa El Chocón.

Cronograma por ciudad


  • El 9 de noviembre se realizará el lanzamiento oficial de la Temporada para la Provincia de Neuquén en la localidad de Aluminé, día en que habilita la pesca para ríos y arroyos. En este marco la Municipalidad propone un nutrido calendario de actividades para la primera semana de noviembre, entre las que se destacan las jornadas denominadas "El Ecosistema Acuático", dirigido a los niños y jóvenes de la localidad.
  • En Villa La Angostura los pescadores se reunieron para disfrutar de las primeras piezas de la temporada en la desembocadura del Río Correntoso. Durante esta jornada, el histórico Hotel Correntoso ofreció a los primeros pescadores un típico agasajo con chocolate caliente y medialunas; se realizaron sorteos de productos de pesca, en lo que implicó el lanzamiento de la Temporada de Pesca local.
  • Junín de los Andes se prepara realizar el lanzamiento local el día 8 de noviembre a las 11 horas, en la Avenida de los Pescadores José Julián, entre las calles Lamadrid y Olavarría.

Diversidad de ambientes


  • La diversidad de ambientes, donde se pueden encontrar las especies mencionadas, son las cuencas hídricas del río Limay y la del río Neuquén.
  • La cuenca del Limay, presenta espacios pesqueros reconocidos mundialmente, como por ejemplo la boca del río Chimehuín, los ríos Correntoso, Limay, Malleo, Collón Cura, Aluminé, Caleufú, Quilquihué; y los lagos Huechulafquén, Lolog, Paimún, y los embalses Alicurá, Piedra del Águila y Ramos Mexía, entre otros.
  • Otros ambientes no tan nombrados como los del sur, son los de la zona centro y norte de la Provincia. En estas zonas resaltan los ríos Agrio, Trocomán, Nahueve, lagunas Varvarco Campo y Tapia, Huaraco, Epulauquen, y Hualcupén, por mencionar algunos.
  • En tanto las localidades que tienen un mayor potencial para el desarrollo de la actividad son las de El Cholar, Andacollo, Las Ovejas, Manzano Amargo y Loncopué.


Capital Nacional de la Trucha

Junín de los Andes es un centro turístico elegido habitualmente por los amantes del pique y quienes buscan renovar el espíritu. Siendo la ciudad más antigua de la provincia, está prácticamente rodeada por el río Chimehuín, en cuya costanera es posible disfrutar de un entretenido picnic los días más soleados. Con una importante presencia mapuche entre sus tierras, ofrece circuitos para conocer sus costumbres y adquirir algunas de las maravillosas artesanías que realizan en madera, lanas y metales. Situada a pocos kilómetros del Paso Internacional Tromen que va a Chile, posee entre sus encantos numerosos santuarios y museos.

Para empezar, en el Cerro La Cruz, encontrará el parque escultórico Vía Christi que llama al silencio y la reflexión. El Santuario Nuestra Señora de las Nieves y Beata Laura Vicuña, se sitúa sobre la base de un antiguo templo neogótico, cuyo estilo revaloriza a las comunidades originarias. Y un poco más alejado, está El Santuario Ceferino Namuncurá, en el paraje San Ignacio, a unos 60 kilómetros de la ciudad y a la vera de la RN 40.

Las actividades al aire libre conducen en dirección al Parque Nacional Lanin, donde encontrar áreas de acampe desde donde contemplar el encantador Volcán Lanin, de unos 3776 metros de altura que desafía -más cerca de fin de año- a realizar una inolvidable travesía. Por el valle del río Chimehuin se ven playas de arenas volcánicas a orillas del imponente Lago Huechulafquen, meca de los mochileros cada verano. En la zona se practica senderismo, cabalgatas, observación de flora y fauna, pesca deportiva y navegación lacustre, entre otras actividades. Ya cerca de Puerto Canoa, hay hosterías, cabañas y campings organizados.

De interés


  • Dentro del territorio provincial y al igual que en las restantes provincias patagónicas, la temporada de pesca, cantidad de capturas y regímenes de devolución de cada ambiente se encuentran reguladas por el Reglamento de Pesca Deportiva Continental Patagónico, el cual establece distintas categorías de permisos para desarrollar la pesca deportiva.

Cómo llegar


  • Para llegar a Junín de los Andes desde Neuquén puede tomarse la RN 22 hasta Zapala donde se conecta con la RN 40 hasta La Rinconada y una vez que se cruza el río Aluminé se accede a la RP 234 que ingresa a la ciudad. También se puede ir por la RP 237 que pasa por Piedra del Águila hasta empalmar la 234, misma vía que llega hasta San Martín de los Andes.
  • Los pasos fronterizos a Chile son Tromen, Carirriñe y Hua Hum. Desde Buenos Aires son unos 1700 kilómetros.
  • Hay vuelos charter a Chapelco con precios especiales para agosto y septiembre.

Artículos Relacionados:

Cordero patagónico: un típico sabor argentino


Si de clásicos de la gastronomía se trata, el Cordero Patagónico y el sinfín de recetas que se pueden elaborar con él, entre guisados y cazuelas representan para todo turista un plato principal imperdible para degustar. Acompañado siempre con una copa de buen vino tinto nacional, aparece en el menú de todo restaurante argentino.

Con una tierna carne para el paladar, sus crocantes costillas son las preferidas de todos. El animal, que no supera los 13 kilos, habitualmente se asa a la cruz o al palo para conseguir un mejor desgrase con salmuera. Esta forma de cocción es lenta y puede llevar más de tres, pero de seguro vale la pena esperar y probar un pedazo de esta codiciada carne de la Patagonia.

Introducido a la geografía argentina desde el otro lado del continente, supo adaptarse a estas tierras con gran éxito para convertirse en uno de los protagonistas de todo encuentro familiar o con amigos. Un ritual entorno al fogón, que es recomendado presenciar en algunas de las estancias turísticas del Sur.

Artículos Relacionados: