Noche de los Museos 2013

El próximo 9 de noviembre se celebra la edición 2013 de La Noche d los Museos en la Ciudad de Buenos Aires. Más de 750 mil personas asisten a los diferentes espacios que abren sus puertas a hasta las 3 de la madrugada. Celebrado desde el año 1977, el Día Internacional de los Museos es una oportunidad para destacar el trabajo de la conservación histórica, concepto inherente a valores tan relevantes como memoria e identidad. El lema de este año será “Museos en un mundo cambiante. Nuevos retos, nuevas inspiraciones”, un análisis del rol que cumplen estas instituciones en la dinámica sociedad moderna.


Como cada año, La Noche de los Museos llena de alegría el fin de semana porteño, ya que cientos de oriundos y turistas se aproximan a los 190 diferentes espacios artísticos de la ciudad para disfrutar de lo mejor del arte, sumando música, espectáculos de calle y más.

Más de 750 mil personas recorren los distintos espacios pensados para que vecinos, familias y turistas disfruten de los distintos paseos que forman parte de la agenda cultural diseñada, barrio por barrio, por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

El objetivo es cultivar la memoria artística y mostrar lo novedoso. Los museos temáticos, como los arqueológicos, automovilísticos, o los especializados en tango y personajes, son un invaluable registro de una cultura en constante movimiento, y una excelente oportunidad para conocer la historia desde adentro.

La primera Noche de los Museos del mundo tuvo lugar en Berlín en el año 1997, desde entonces la celebración se esparció por más de 120 ciudades a lo largo de Europa. El concepto también se afianzó en otros continentes y Argentina lo asumió  en el año 2004 cuando realiza su primera edición con la participación de 29 museos.

De  norte a sur

Organizada por el Ministerio de Cultura porteño y la Dirección General de Museos, la gran noche de este año se llevará a cabo el próximo sábado 9 de noviembre, desde las 20 horas.

Durante las siete horas que dura esta noche artística, el público podrá acercarse al Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMbA); el Museo Casa Carlos Gardel; el Museo Xul Solar, el Malba o el Museo del Bicentenario (museo de la Casa Rosada), entre otros tantos museos que participan, con entrada única que permite acceder a todas las exhibiciones y el acceso al transporte público disponible para el evento.

Además de los museos tradicionales, Buenos Aires cuenta con espacios únicos abiertos a los más curiosos:

- Si de fanatismos argentinos se trata, en el colorido barrio porteño de La Boca, se erige el Museo de la Pasión Boquense. Ubicado dentro del estadio del Club Boca Juniors, sorprende al visitante con una experiencia en 360 grados que recrea una ruidosa salida a la cancha.

- En el barrio de San Telmo, el Museo Argentino del Títere, creado en 1983, muestra muñecos en madera, goma espuma, papel maché y cartón.

- En la Academia Nacional del Tango (Rivadavia al 800), una especial galería hace honor al clásico 2x4, con módulos que van siguiendo el desarrollo de este arrabalero estilo musical y llamativos objetos, que van desde un sombrero de Gardel, hasta el piano de Agustín Bardi.

- Para quienes gustan de descubrir una Buenos Aires misteriosa e histórica, el Museo de los Túneles y el Templo Escondido Santa Felicitas están ubicados en la calle Pinzón 1480, barrio de Barracas. Además de una feria artesanal mientras se hace la cola, permite entrar en los túneles de un viejo convento cuyo máximo exponente es un templo escondido, único por su arquitectura y tamaño.

Eventos y diversión

La Noche de los Museos ofrece además conciertos y espectáculos que celebran la tradicional noche de la ciudad porteña. Algunas actividades recomendadas son:

- En el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori (Avenida Infanta Isabel 555 / Palermo) se exhibe “Ida y Vuelta”, de César López Osornio.
- En el Museo Nacional de Arte Decorativo (Av. del Libertador 1902 / Retiro) se proyectarán videos sobre  “Restauración de una Pagoda. Museo Nacional de Arte Oriental”, a las 20.00 a 02.00 (cada hora)
- En La Boca, el Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín (Av. Pedro de Mendoza 1843) presenta un Concierto Barroco con Daniel Guzmán, Victoria Sambuelli y Leticia, Marisa y Gastón Corral.
- En el MACBA. Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires (Av. San Juan 328 / San Telmo) se expone “Percezione e Illusione: Arte Programmata e cinetica italiana”, artistas clave del arte óptico y cinético italiano desde los años 50 hasta los 80 más diseñadores de moda.
- Y en el barrio tanguero de Boedo, el Centro Educativo del Tango de Buenos Aires Universidad del Tango (Agrelo 3231)  tendrá la Radio abierta: Las voces del Tango en la Uni (20.00 a 22.30, en continuado) y a las 23, La Fray Pimiento Orquesta.

Datos útiles


  • Los barrios más visitados de Buenos Aires son Abasto, Puerto Madero, San Telmo, Recoleta, Palermo, La Boca, y en el centro, los circuitos por Avenida de Mayo, Corrientes y 9 de Julio.
  • Para movilizarse dentro de la Ciudad existe un completo sistema de transporte: taxis y remises, seis líneas de metro, más de cien líneas de colectivos y trenes interurbanos.
  • Los alojamientos de primera categoría cuestan entre U$S 170 y 460; hay hoteles tres estrellas alrededor de los U$S 100, y alternativas más económicas con tarifas entre U$S 36 y 45.
  • Buenos Aires posee 175 salas de teatro, 189 cines y 3.500 restaurantes.

Artículos Relacionados:

Temporada de verano 2014 en Caviahue


El Centro Integrado de Montaña Caviahue ubicado al noroeste de Neuquén, ofrece su destino para disfrutar también en verano. Trekking, cabalgatas, pesca deportiva, aventuras, salud, belleza y relax conforman la propuesta turística para estas próximas vacaciones de verano.

Caminatas y travesías por arenas volcánicas y pedregosas y mallines entre bosques de araucarias milenarias permiten visitar La Cascada Escondida, el paseo de las Siete Cascadas del Agrio y la Laguna Escondida que ofrecen paisajes inmensos en el interior del Parque Provincial Copahue.

Es posible conocer tierras mapuches, sus costumbres y cultura, las Lagunas del Cacique y Hualcupén. Existen diversos itinerarios: las cascadas del río Agrio, del Basalto, La Cabellera de la Virgen, La Culebra, del Gigante y Escondida. Tras ascender por bosques de lengas araucarias, se alcanza el hito Pucón-Mahuida, en el límite con Chile. La visita al volcán Copahue también se realiza a caballo atravesando el centro de esquí Caviahue. A un kilómetro del cráter del volcán, comienza un ascenso a pie.

Quienes buscan la calma que proporciona la pesca deportiva podrán practicar las modalidades Spinning, Trolling y Fly Casting en las innumerables lagunas del Parque Provincial Copahue. Cerca de Caviahue es posible pescar interesantes truchas con mosca.

A partir de Diciembre, turistas de todo el mundo llegan a las termas de Copahue, únicas en América por la variedad y calidad de sus aguas, fangos y algas, aplicados en diferentes programas personalizados que combinan salud, relax y belleza.

Artículos Relacionados:

Fiesta Nacional del Torrontes Riojano en Chilecito

La provincia de La Rioja constituye un excelente destino para el enoturismo o turismo del vino en Argentina, donde la Ruta del Vino está integrada por más de 35 bodegas; siendo Chilecito el polo vitivinícola de la provincia, con el 75% de las bodegas, contando unas 35 bodegas altamente tecnificadas. El resto están emplazadas en Anillaco, Villa Unión y Famatina.


Dentro de ese marco, los turistas amantes de los buenos vinos podrán disfrutar de la V Edición de la Fiesta Nacional Del Torrontés Riojano, que se va a realizar durante los días 8 y 9 de noviembre en el Club Atlético Independiente.

Serán dos días especiales para que visitantes disfruten del turismo del vino, donde habrá degustaciones de la emblemática cepa que cuenta con gran reconocimiento mundial. La participación especial del Chaqueño Palavecino, de Abel Pintos, Los del Fuego, artistas locales y provinciales, acompañarán la fiesta con lo mejor del folclore.

Artículos Relacionados:

Turismo de verano por la Patagonia

En época de verano la Patagonia argentina también puede ser disfrutada a pleno. En el Parque Nacional Lago Puelo se albergan el bosque andino patagónico y la selva valdiviana, un lugar donde los turistas pueden disfrutar una temporada estival mágica. Es un área protegida que se destaca, en particular, por su especial microclima, como así también por una flora y fauna de características únicas.


Creada en 1937 como anexo al Parque Nacional Los Alerces, la reserva Lago Puelo tardó poco más de 30 años para convertirse en un área protegida independiente. Con 27.674 hectáreas, se sitúa sobre el extremo noroeste de la provincia de Chubut y limita con el vecino país de Chile. Un destino de verano imperdible para la práctica de actividades de aventura en plena naturaleza, como pesca deportiva, trekking y cabalgatas.

Entre los faldeos del cerro Currumahuida, el Parque Nacional Lago Pueblo se distingue de sus pares por estar en una zona de transición que lo llevó a ser reconocido como “laboratorio genético”. Un área que protege tanto los bosques y estepa patagónicos, así como los altos Andes. Una zona que resguarda la cuenca del río homónimo y la flora valdiviana que ingresa desde suelo extranjero.

De particulares características, el Parque Nacional Lago Puelo es el más pequeño y bajo de la Patagonia. Y si bien posee un clima frío de lluvias y nevadas en invierno, cada temporada estival se convierte en uno de los irresistibles de la región Norte de Chubut por su microclima. En el área, el visitante encuentra desde playas de arena con aguas cálidas, hasta zonas de acampe a muy bajo costo.

Especial geografía

Los cerros Tres Picos y Vanguardia son los que dan contención a uno de los protagonistas del parque nacional, el lago Puelo, del cual el parque sacó su denominación. La particularidad de este espejo -que desagua en el Pacífico- es la tonalidad de sus aguas turquesa por el sedimento glaciario que reciben.

Por el variado ecosistema que la reserva Lago Puelo alberga, el visitante aprecia ejemplares únicos de vegetación que mutan al pasar de una zona a otra.
Además, en los alrededores del lago, habitan especies animales en peligro de extinción como el pudú y el huemul. La baja altura de este valle que apenas supera los 200 metros de altura sobre el nivel del mar en un 30 por ciento del territorio provoca una alta incidencia sobre la biodiversidad.

Recursos naturales

En esta región de la provincia de Chubut habitaron hace miles de años grupos de cazadores y recolectores que se alimentaban de guanacos y huevos de ñandú durante la primavera. El dato queda de manifiesto ante el visitante en los senderos de trekking, donde se aprecian representaciones de arte rupestre.

En el límite este del Parque Nacional Lago Puelo habitan también comunidades mapuches, descendientes de los primeros pobladores de estas tierras patagónicas. Y en la zona sur residen productores con permisos especiales para los cultivos.

En cuanto a las especies vegetales de la selva valdiviana, el viajero encontrará avellanos, tiques y ulmos. Se suma la flora autóctona del bosque andino como el ciprés, el coihue, la lenga, el radal y el arrayán. Una de las más comunes es la rosa mosqueta y, entre las originales, aparece la pitra.

Entre los animales propios de la región chubutense se aprecian zorros colorados, pumas, hualas, bandurrias y el zorzal patagónico, entre otros. En el lago, existen peces nativos como la perca, la peladilla y el puyén grande, y otros exóticos como la trucha arco iris y trucha marrón.

Paseos en el Parque

A orillas del lago Puelo existen dos campamentos, uno organizado con todos los servicios y otro agreste. Es allí, donde permanece abierta durante el verano un área de recreación denominada “La Playita”, con aguas bajas que alcanzan temperaturas agradables para los que gustan de un chapuzón. También se ofrecen paseos lacustres, cabalgatas y salidas de pesca.

Los protagonistas dentro del Parque Nacional Lago Puelo son los senderos de trekking. Algunos de ellos son de baja dificultad y duran unas pocas horas, y otros están destinados a grupos de expedicionarios que buscan travesías más complejas y de mayor tiempo.

En el primer grupo de caminos, se encuentra Pitranto Grande, un circuito que atraviesa un bosque de pitras y arrayanes centenarios; el Sendero de Interpretación Bosque de las Sombras, con poco más de 400 metros mediante una pasarela con estaciones explicativas; y, el ascenso al Mirador del Lago, hasta un punto panorámico que alcanza los 150 metros sobre el nivel del agua.

En el segundo grupo, uno de los más visitados es el Sendero a Los Hitos en el límite entre Argentina y Chile que requiere ocho horas de caminata ida y vuelta, con posibilidad de acampe. De similares características es el ascenso al cerro Currumahuida y el circuito que arranca en el río Turbio por el Cordón Derrumbe. Por último, está el acceso a la laguna Huemul, ubicada fuera del Parque.

Adicionales al itinerario

La localidad más cercana al Parque Nacional Lago Puelo es la que lleva este mismo nombre, con destacada infraestructura gastronómica y hotelera. También en los alrededores se visitan destinos turísticos entre valles, montañas y lagos.

La ciudad de El Bolsón, se encuentra a 19 kilómetros del área protegida, pero sobre el margen sur de la provincia de Río Negro. Más conocida como el “refugio de los artesanos”, ofrece exquisitas cervezas artesanales y caminatas por el cerro Piltriquitrón, donde hay esculturas realizadas sobre troncos quemados.

En la mítica RN 40 se erige Bariloche, protagonista de unos de los centros de esquí más importantes de Latinoamérica, a orillas del lago Nahuel Huapi. Un destino con áreas protegidas y con una importante movida nocturna para los más jóvenes.

Se suman localidades agrícolas como Cholila, El Hoyo y Epuyén, que forman parte de la Comarca Andina del Paralelo 42 que integra Lago Puelo. Otro de los imperdibles es Esquel y el Parque Nacional Los Alerces.

Datos útiles

- La tarifa de ingreso al Parque Nacional Lago Puelo es de U$S 5. E-mail: puelo@apn.gov.ar.

- Por tratarse de un área protegida es importante salir del Parque con los residuos generados; no realizar zanjas; evitar el corte de ramas; y acampar sólo en los lugares habilitados.

Cómo llegar

Existen dos accesos al Parque Nacional Lago Puelo. El primero se hace desde San Carlos de Bariloche por RN 40 hasta El Bolsón, donde se toma la RP 16 hasta la localidad destino, y desde allí un camino de ripio que llega hasta el lago. El otro recorrido se hace a través de El Hoyo, por un camino vecinal de ripio que llega hasta el Brazo Epuyén, más conocido como El Desemboque.

Dónde dormir

Los hospedajes de lujo alcanzan los U$S 180, y existen alternativas en 3 estrellas entre U$S 100 y U$S 127. También hay hostels y campings para los que buscan opciones económicas por menos de U$S 30. Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Ría de Puerto Deseado imperdible destino turístico

Un paseo por la ría de Puerto Deseado es entrar a un mundo de pájaros que sobrevuelan o se zambullen en sus aguas verde esmeralda y de mamíferos que emergen y desaparecen a cada instante, sin alterarse por la visita humana.


Más de un centenar de especies avícolas habitan en la única ría de Sudamérica,  en Santa Cruz, desde la casi omnisciente gaviota cocinera hasta la tímida y poco visible garza bruja, además de pingüinos de magallanes, ostreros, gaviotines, palomas, patos vapor y variedades de cormoranes.

Las excursiones, en gomones semirígidos parten de la zona del puerto y hacen un circuito que generalmente va hasta la boca de la ría en el mar abierto y luego recorre islas y la margen sur, con avistaje de fauna marina en las islas Elena, Larga y de Los Pájaros, en la que se desembarca y se recorre la playa norte.
Desde la partida, son numerosas las gaviotas y biguás que acompañan el bote desde el aire, en tanto es común que desde el agua lo hagan toninas overas con su típico nadar de ágiles saltos que dejan ver sus lomos blanco y negro.

En el extremo sur de la ría, a poco más de un kilómetro del punto de partida, está isla Chaffers, que con marea baja se convierte en península y queda unida al continente  (aunque en todas las cartas marinas figura como isla).

En las rocas de su costa hay una pequeña colonia de lobos marinos de un pelo, y en su interior otra de pingüinos de Magallanes con unos 15 mil nidos, lo que implica unos 30 mil ejemplares, a los que en verano se suman otros 15 mil juveniles.

El paseo continúa hacia el interior de la ría y se llega a la isla Elena, cuyo atractivo es la Barranca de los Cormoranes, donde hay una colonia de los de cuello negro, que hacen sus nidos en las rocas, por lo que también son llamados "roqueros".
En la misma barranca viven cormoranes grises, que además del color del plumaje que les da el nombre se caracterizan por la patas naranjas, y en Argentina son una especie endémica de Santa Cruz, con unas 1.200 parejas en su colonia de Deseado, que es la segunda en tamaño del país, después de la de San Julián.
El cormorán imperial, con cabeza y lomo negro y pecho, vientre y patas blancas, no es característico de esta barranca, pero con frecuencia se ven ejemplares en algunos puntos de la ría.


Después se pasa por Isla Negra, donde se halla otro grupo de lobos marinos de un pelo.
El plato fuerte del paseo es el desembarco en la Isla de los Pájaros, donde se puede caminar cerca y entre numerosas especies, en especial de pingüinos magallánicos, cuya característica es el doble collar que separa el negro de su cabeza, alas y lomo del blanco del pecho y vientre.

Chantal Torlaschi, bióloga y guía de estas excursiones, advirtió que los visitantes sólo pueden caminar por la franja de guijarros de la playa, sin ingresar al sector de vegetación, donde predomina la zampa, un pequeño arbusto de tallo retorcido, bajo el cual anidan los pingüinos. La restricción obedece a que toda la ría es un área protegida y entre esos bajos arbustos patagónicos los pingüinos ya ha comenzado a empollar sus dos huevos anuales.

De todos modos, los visitantes se cruzan constantemente con pingüinos que entran y salen del mar y ven de cerca ostreros negros de largos picos rojos, gaviotas cocineras y australes, gaviotines, patos vapor que levantan vuelo casi corriendo sobre el agua y hasta alguna paloma antártica de plumaje totalmente blanco.
Entre el canto de numerosas aves se destaca el de los pingüinos, ya que tiene un sonido diferente y se asemeja a un rebuzno, que emiten estirando su cuello con el pico muy abierto hacia el cielo. Fuente Telam

Artículos Relacionados:

De turismo por el norte de San Luis

En el norte de la provincia de San Luis los turistas podrán encontrar un circuito alternativo que recorre disímiles parajes, acompañados todos por las serranías de esta región cuyana. Entre pinturas rupestres y vanguardistas edificaciones, se conjugan la historia y la modernidad puntana.  


Reconocida mundialmente por las bondades de su microclima, la provincia de San Luis, ubicada en el cuyo argentino, tiene un interesante recorrido por la denominada Zona Norte. El circuito propone al turista descubrir los rasgos de un territorio que conserva su pasado y de manera paralela se mantiene en constante crecimiento. Así lo demostrarán cada uno de los parajes que se transitan por la Ruta Nacional 146 que tiene sus orígenes en la ciudad Capital y la Ruta Nacional 20, a la que se accede a la altura de Luján.

Allí el turismo disfrutará en el paseo jornadas de relax en plena naturaleza. Una salida que atraviesa zonas de vegetación, arroyos, diques, cascadas y balnearios, siempre acompañados por las sierras que caracterizan a estas tierras. En casi todos los parajes encontrará platos regionales y la hospitalidad que caracteriza a los puntanos, con una completa prestación de servicios.

Conexión, relax y aventura

Una de las primeras localidades que transita esta Región Norte de la provincia de San Luis es Suyuque, donde en plena sierra se encuentra el Monasterio de Nuestra Señora de la Fidelidad. En este sitio resultan imperdibles los dulces caseros de leche, frutas y miel, así como las artesanías que elaboran las religiosas.

La RN 146 sigue camino y llega hasta la ciudad de Nogolí, más conocida como Hipólito Irigoyen. Situada sobre la falda occidental de las sierras, nos recibe con un particular microclima ideal para la práctica de actividades náuticas y salidas de aventura.

Escenario habitual de competencias deportivas, la urbe alberga en su interior un Balneario Municipal con zonas de acampe y una variada infraestructura hotelera. Como protagonista, está el Dique Embalse Nogolí, un espacio exclusivo para los amantes del pique y los deportes de agua sin motor.


Unos pocos kilómetros más adelante, la Villa de la Quebrada se constituye como uno de los sitios de San Luis más acorde para los retiros espirituales. Es allí donde se adora un crucifijo milagroso que perteneció a Don Tomás Alcaraz, quien lo encontró en el hueco de un algarrobo.  En el mismo lugar del hallazgo fue erigida una capilla y un Vía Crucis de 14 esculturas de tamaño natural realizadas en mármol de carrara por el artista italiano Nicolás Arrighini.

El camino de los próceres

En Villa General Roca todavía sobre la RN 146, el viajero podrá acceder a un embalse construido sobre el Río Amieva, que es apto para la pesca y ofrece como atractivo visual unos manantiales utilizados para oxigenar el agua. En el acceso a la represa podremos descubrir el Monumento de Reivindicación Histórica al General Manuel Belgrano, creador de la Bandera Nacional, con el mástil más alto del país.

La siguiente parada de este circuito por la Región Norte de San Luis conduce al turista hasta San Francisco del Monte de Oro. Allí, se conserva la “Escuela Rancho” en la que Domingo Faustino Sarmiento, autor de Civilización y Barbarie, inició su carrera como educador cuando apenas tenía 15 años.

Las alternativas para elegir en esta localidad puntana, son el Salto Escondido, una cascada de 50 metros; la Quebrada de López; un bosque de palmeras Caranday; pinturas rupestres en Rodeo de Cadenas; el museo de Rosenda Quiroga; y el Río San Francisco, que divide al pueblo en dos.

Aires modernos

A escasos 20 kilómetros de la ciudad Capital está La Punta. Se trata del primer centro urbano fundado en el siglo XXI. Con escasos años, surgió rodeada de última tecnología. Inmersa en el desierto, nos ofrece disfrutar de un cielo nocturno constante en el Parque Astronómico. Y en el Solar de las Miradas: la primera colección de instrumentos pre-telescópicos, así como herramientas de última generación.


Este novato eje turístico, alberga uno de los sets de cine más vanguardistas de todo el país; uno de los centros tecnológicos más modernos de Sudamérica; y, el espacio educativo Planeta de los Niños.

Desde el Bicentenario de Argentina, también se encuentra allí una réplica del Cabildo de 1810, frente una hipotética Plaza de Mayo. Un monumento con las dimensiones originales del histórico edificio porteño, en cuyo interior se aprecian figuras de tamaño natural de los patriotas de la Primera Junta.

Punto de intersección

La última ciudad que compone este circuito norteño para disfrutar del turismo en San Luis, sobre la RN 146 es Luján, rodeada por la Sierra de Michilingües. Un sitio también impregnado de espiritualidad, con actividades recreativas y excursiones de aventura a orillas del río Seco.

Entre los atractivos destacados de esta urbe aparece el Dique Luján construido en 1958, y las parroquias Nuestra Señora de Luján y San Juan Bautista, ambas del siglo XIX. En la primera de ellas, existe un Vía Crucis de vital importancia para los lugareños.

Fin del recorrido

Una de las últimas ciudades de este circuito puntano por la Región Norte es Quines. Una urbe que se sitúa sobre la RN 20, luego de haber dejado atrás la 146 a la altura de Luján. Contiene diferentes balnearios, espacios culturales y las huellas de un pasado que se mantiene en el presente.

Los días soleados, la ciudad ofrece como alternativas el balneario El Muro, un dique nivelador, con playas y espacios forestados; El Zapallar, famoso por sus aguas templadas; Los Cocos; La Cascada; y, El Telarillo, con actividades recreativas y zonas de acampe.

En Quines, uno de los símbolos espirituales más importantes es la Parroquia Nuestra del Rosario. En el recorrido cultural se incluyen el Centro de Artesanos; y la Chimenea, que hace 50 años se transformó en una postal distintiva de la localidad, al igual que la Fiesta Provincial del Mate cada enero.

El final del recorrido por la Ruta Nacional 20 pasa por el poblado de Las Chacras, atravesado por el río homónimo. Destino de partida para llegar hasta el Salto de El Chispiadero -luego de 19 kilómetros, una cascada con 60 metros de altura encajonada entre paredones serranos.

Sabores puntanos

La gastronomía también es un infaltable al conocer un destino. Por eso no puede faltarle la degustación de algún plato típico de la región, como locro, chivito a la chanfaina, mote, humita o mazamorra. Para la tarde: tortas fritas, pastelitos y arrope. Como bebida la añapa, refrescante y dulce, y los clásicos vinos nacionales.

Dónde dormir

En cuatro estrellas los precios varían entre U$S 105 y U$S 140, hay opciones en tres estrellas por U$S 80 y hosterías más económicas por U$S 30. Las cabañas con pensión completa y excursiones rondan los U$S 170. Y también existen múltiples opciones de camping por U$S 20 para dos personas por carpa, quincho y pileta. Fuente Turnoticias.com.ar

Artículos Relacionados:

Chaco: viaje a las raíces ancestrales de Argentina

A través de su música, la gastronomía típica y sus creencias, la provincia del Chaco invita al turista a vivir una travesía turística alternativa. Descubrir la maravilla de las etnias aborígenes y culturas criollas al Nordeste de la Argentina.

Ubicada en pleno Litoral argentino, la provincia del Chaco es una de las más jóvenes del país. Si bien fue conformada hace poco más de 60 años, sus raíces se extienden en el tiempo. Allí reside una de las mayores poblaciones aborígenes del territorio nacional, integrada por comunidades wichis, tobas y mocovíes que, junto a descendientes de inmigrantes europeos y criollos, conforman una colorida gama cultural.


Las tradiciones y costumbres de estos pueblos originarios representan un atractivo circuito de Turismo Comunitario. La iniciativa exhibe al viajero el patrimonio intangible del Chaco, y apunta a compartir hábitos idiosincráticos de estas comunidades, ya sea desde el punto de vista cultural -a través de la música, el arte, la gastronomía, las creencias- o de sus actividades cotidianas.

La Red Federal de Turismo Comunitario fue diseñada por la Dirección Nacional de Desarrollo Turístico, que se enmarca en el Programa de Conservación de Patrimonio. En la provincia litoraleña, el recorrido temático se concentra en las localidades del Impenetrable Chaqueño y otras urbes como Sáenz Peña, Charata y Villa Ángela.

Tradiciones ancestrales

La experiencia es autogestionada y organizada por las comunidades originarias y campesinas; propone el respeto por tradiciones, saberes y cosmovisiones; y genera ingresos complementarios y equitativos para los pobladores. El circuito se vivencia durante todo el año y acerca al viajero al quehacer diario de culturas que mantienen vivas sus raíces ancestrales.

Durante la travesía comunitaria, que se aleja de la agitada vida que caracteriza a las grandes urbes, se comparten actividades de caza y pesca, así como elaboración de comidas y artesanías. La mayoría de estas comunidades rechaza todo tipo de tecnología y transmiten oralmente los ritos y costumbres que trascienden de una generación a otra.

Una propuesta ideal para los que buscan un auténtico encuentro con los lugareños y su cultura, frente a una cálida fogata, al resguardo de las estrellas, en medio de la selva o a bordo de una canoa. Este tipo de viaje cultural nos enseña sobre el sentido comunitario de la vida; y valoriza la naturaleza en una relación distinta con la tierra y los astros.

Comunidades en primera persona

Si bien las palabras no son necesarias para transmitir bondades y valores, durante la travesía comunitaria es recomendable la contratación de un guía que interprete diferentes lenguas. En el Impenetrable Chaqueño, un grupo de 3 mil integrantes y 1.500 artesanos recibe visitas mediante asociaciones privadas o agencias especializadas que se contactan en la Ciudad de Buenos Aires.


La región, constituida por más de 4 millones de hectáreas, posee sectores que logran mantenerse alejados de toda depredación y conservan una gran riqueza cultural y ambiental. Un destino recomendado para renovar el espíritu y recargar energías, con la posibilidad de aventurarse en actividades que sabrán despertar la adrenalina.

Si bien es aconsejable acceder en vehículos 4x4, en el lugar se contratan travesías náuticas por los ríos Bermejo, Bermejito y Teuco; pero también pueden realizarse caminatas por estrechos senderos que exigirán llevar machete en mano. Los turistas tienen la posibilidad de pasar una noche de campamento en medio de un entorno salvaje y participar de safaris fotográficos y visitas a comunidades aborígenes que aún construyen sus casas con paja, barro y troncos.

El Impenetrable Chaqueño, situado unos 450 kilómetros al norte de Resistencia, capital de la provincia de Chaco, es un extravagante escenario al que llegan también a diario los amantes del ecoturismo. Hace algunos años se produjo allí una de las más graves destrucciones del medio ambiente, y pese a que existen organismos y leyes que protegen a las comunidades de la región, la situación aún es extremadamente delicada.

- En el recorrido, se visita la Reserva Ecológica Privada Tantanacuy, que lengua quechua significa "reunión de personas". Un sitio que permite el avistaje de tatúes carretas, osos mieleros, zorros y yararás; además, ofrece infraestructura hotelera y gastronomía típica, con tablas de quesos y estofados de cabrito.
- En dirección norte, se llega hasta Juan José Castelli, donde la mayoría de los habitantes son de origen ruso alemán y abundan las cooperativas agrícolas.
- Más adelante se erige Villa Río Bermejito, en el cruce de los ríos Teuco y Bermejito; y Misión Nueva Pompeya, destacada por artesanías a base de plantas autóctonas y tejidos en lana.

Apartados chaqueños

- Uno de los destinos imperdibles en la provincia del Chaco es Campo del Cielo, a 350 kilómetros de Resistencia, un área regada de meteoritos producto de un fenómeno cósmico ocurrido hace 6 mil años. Allí se encuentra el bólido más grande caído en la Argentina y el segundo a nivel mundial, de 37,4 toneladas.
- También es recomendada una visita al Parque Nacional Chaco, creado en 1954 para la preservación de 15 mil hectáreas de monte, en las que se avistan quebrachos colorados, pumas, hurones, monos, culebras y urracas.

Datos útiles

- Travesía étnica en El Sauzalito por cuatro días, traslados en 4x4 por El Impenetrable y alojamiento en Tantanacuy, con pensión completa, desde U$S 225.
- En Resistencia, hay propuestas de alojamiento en alta gama desde U$S 112, y otras en dos y tres estrellas desde U$S 50, con pensión completa.
- En Villa Río Bermejito hay camping municipal por menos de U$S 2 el fin de semana, y otros privados que incluyen bungalows desde U$S 15.

Cómo llegar


  • Desde Buenos Aires el acceso a Resistencia se realiza a través de las Rutas Nacionales 9 y 11. En total, son 954 kilómetros.
  • En la ciudad Capital también está el Aeropuerto José de San Martín, con vuelos directos a distintas provincias de la Argentina; y la Terminal de Ómnibus, con conexiones a todo el país.
  • Para llegar al Impenetrable desde Resistencia, se toma la Ruta Nacional 16 hasta Roque Sáenz Peña, luego la Ruta Nacional 95 que conduce hasta la Ruta Provincial 9 que va a Castelli; y, desde allí, restan 150 kilómetros que son aconsejables en vehículos 4x4. Fuente Turnoticias.com.ar


Artículos Relacionados:

Turismo cultural: Tres casas que son refugio de la historia argentina

Buenos Aires alberga una vasta riqueza cultural y patrimonial, y justamente en sus alrededores, en este caso al norte, se esconden una cantidad significativa de quintas y villas que engalanan los pueblos apostados a orillas del Río de la Plata. A continuación: tres de estos tesoros que todo turista debe conocer.

Villa Ocampo

Quinta Los Ombúes


En esta casona enclavada en las barrancas de San Isidro, orientada hacia el Río de la Plata, sonó por primera vez el Himno Nacional Argentino. La anfitriona, Mariquita Sánchez de Thompson, fue la primera en entonar los veinte minutos de la canción patriótica original. En la vacuidad de los salones de la Quinta Los Ombúes, sonó la música que 200 años después sigue representando a los argentinos. Aunque, claro, para llegar a esta época sufrió una breve edición: de los veinte minutos primigenios, quedaron menos de cuatro.

La Quinta Los Ombúes también fue lugar de reunión de muchos de los protagonistas de la historia argentina, y epicentro de las tertulias aristocráticas de principios del siglo XIX. Los apellidos de sus antiguos moradores dan una idea precisa del contexto social: además de Marquita Sánchez de Thompson, también la habitaron Pascuala Beláustegui de Arana, Rosa Azcuénaga de Santa Coloma, Eduardo Lahitte, y la familia Beccar Varela. Aún hoy se conserva la biblioteca, que cuenta con más de 12 mil títulos.

Quinta Pueyrredón


La Quinta Pueyrredón se erige entre las Lomas de San Isidro. Esta construcción de dos siglos de antigüedad es un exponente de la arquitectura colonial rioplatense y la historia primigenia de la Argentina, Entre sus pasillos circularon personajes de la talla de José de San Martín, Domingo Faustino Sarmiento, Dalmacio Vélez Sarsfield y Roque Sáenz Peña, todos próceres argentinos. No es extraño: en su época, supo ser la casa de Juan Martín de Pueyrredón, el “Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata”.

Así, mientras el país, en plena conformación, se debatía en batallas vernáculas, don Juan Martín de Pueyrredón se refugiaba en la paz del jardín de su chacra, dedicado a pleno a la horticultura. Uno de sus frutos, un algarrobo, declarado árbol histórico, sigue siendo hoy el único testigo presencial de la reunión entre Pueyrredón y José de San Martín, donde planearon la Campaña Libertadora que luego San Martín llevó adelante por toda América.

Villa Ocampo


Villa Ocampo es la histórica casa de Victoria Ocampo en San Isidro. Su morada, una casa que a simple vista se confunde con un palacete, albergó a muchos de los principales intelectuales de la primera mitad del siglo XX, como Jorge Luis Borges, García Lorca, Gabriela Mistral, Albert Camus, Stravinsky, Graham Greene, André Malraux, y funcionó como trinchera de la Revista Sur, la publicación literaria más importante en la historia de este país.

Villa Ocampo no es otra cosa que un reducto aristocrático que ostenta la suntuosidad de la arquitectura de finales del siglo XIX, mezcla de diversas influencias, épocas y regiones europeas, aunque de un claro sesgo franco-victoriano. Lo que en principio fue la casa de verano familiar, hoy es un museo que rememora las tertulias en donde confluían los más importantes hacedores artísticos de esos tiempos.

En sus largos pasillos y amplios cuartos de techos altos alberga exposiciones, muestras de arte, obras teatrales, y principalmente, la biblioteca, con más de 12 mil títulos en francés, inglés y español. Solo hace falta mirar una de las 200 fotografías que hay expuestas para notar la importancia que tuvo esta Villa en el ámbito cultural de la época: sentados en las escalinatas de la casa descansan, jóvenes y distendidos, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, su esposa, Silvina Ocampo, hermana menor de Victoria y una de las escritoras más importantes de la Argentina, y claro, la propia Victoria, con lentes oscuros y sombrero blanco de ala ancha. Así, estos lugares resultan sitios imperdibles para todo viajero amante del turismo cultural. Fuente Turnoticias.com

Artículos Relacionados:

Nuevo recorrido turístico en Tigre

Previo al inicio de la temporada veraniega, la ciudad de Tigre incorporó un servicio de bus turístico que cuenta con nuevos paseos, como Camino de los Remeros, Nordelta, y Villa La Ñata, que tendrán acceso con este único servicio. Funcionará los sábados y domingos cuatro veces al día saliendo desde la Estación de Trenes Tigre. 


A partir de ahora Tigre contará con dos recorridos en el Partido, ya que hasta el momento en el centro de la ciudad funciona pasando por puntos estratégicos como el Puerto de Frutos, la Estación Fluvial, el Paseo Victorica, el Museo del Mate, el Museo de Arte Tigre y Av. Liniers.

"Este tour tiene como finalidad acercar a los turistas, mediante un solo circuito, a nuevos atractivos que existen en todo Tigre. Este bus cuenta con mayor comodidad y audioguías en tres idiomas", señaló Jorge Sturla, socio gerente de la empresa Sturla, encargada de proveer este nuevo recorrido turístico.

El valor del pasaje será de $35 y se podrá abonar en la parada cero de estación Trenes Tigre o en el mismo bus. El ticket se puede usar durante todo el día ilimitadamente. Los pasajeros pueden descender en cada una de las paradas (que se encuentran perfectamente señalizadas), visitar los alrededores y luego volver a subir, para descubrir los atractivos de la próxima estación.

El bus tendrá cinco paradas: Camino de los Remeros, Hotel Intercontinental, Centro Comercial Nordelta, Parque de juegos en altura EUCA y Villa La Ñata.

Con respecto a cada una de las paradas, Camino de los Remeros es un largo paseo vehicular y peatonal con miradores a la vera de la Pista Nacional de Remo. Tanto la parada del Hotel Intercontinental como la del Nordelta Centro Comercial son espacios comerciales y gastronómicos abiertos al público. Por su parte, en la parada del Parque EUCA es el único en Sudamérica con más de 150 juegos en altura ubicado en Benavídez. Finalmente, Villa La Ñata es una zona con alma de pueblo con senderos para caminar a orillas del Canal Villanueva.

"Creemos que este tipo de servicios favorece a que se conozcan otras zonas en pleno crecimiento y es un apoyo para que los atractivos gastronómicos y hoteleros continúen desarrollándose", mencionó Roberto Romero, Director de la Agencia de Turismo del Municipio de Tigre. Más información en www.busturisticotigre.com.ar

Artículos Relacionados:

Disfrutar de la Ruta a Cafayate

El destino y el viaje se integran en la ruta a Cafayate,  un destino turístico  en el que el turista puede sentir que lo mejor es el viaje, ya que su plato fuerte está antes de arribar si se llega desde la ciudad de Salta, en las curiosas geoformas de la colorida Quebrada de Las Conchas, por donde corre la Ruta 68.


Esta apacible ciudad de los Valles Calchaquíes, a 1.700 metros de altura es un importante centro turístico salteño, con un microclima estable todo el año, museos y paseos arqueológicos. Además de su famoso vino  torrontés surgido de bodegas y viñedos de altura, acequias arboladas, artesanías propias y comidas típicas.

Sin embargo, uno de sus principales atractivos está fuera de su zona urbana: en los últimos 50 kilómetros del recorrido desde Salta capital, en la Quebrada de Las Conchas o de Cafayate.
En los primeros 100 kilómetros desde la capital salteña, la Ruta Nacional 68 atraviesa el verde Valle de Lerma y sus pequeños pueblos cargados de historia y zonas de intensa actividad económica agrícola, como Cerrillos, La Merced, El Carril, Coronel Moldes, La Viña y Alemania.
A partir de este último poblado, que recuerda a los alemanes que trabajaron en la construcción del ferrocarril Belgrano, corre junto al río Las Conchas y entra a la quebrada del mismo nombre, y el paisaje comienza a teñirse de variedades de rojo y terracota, en tanto clima pierde humedad y el cielo toma un azul fuerte.


Altos paredones con estratos sedimentarios y afloramientos rocosos se elevan sobre la izquierda, donde pronto aparece el primero de los atractivos, la Garganta  del Diablo, un embudo de decenas de metros, semejante a una faringe gigante, con escalones naturales en los que todos se sienten montañistas.

Cerca de un kilómetro adelante, también de rocas erosionadas por el agua de cataratas que existieron hace millones de años al retirarse el mar de lo que luego fue el Valle de Guachiras, está El Anfiteatro que se caracteriza por sus rocas sedimentarias rojizas. Se trata de un inmenso patio interno descubierto, con paredes de un centenar de metros de altura, al que se entra por una estrecha abertura y cuya especial acústica se puede disfrutar gracias a intérpretes espontáneos del lugar, quienes sacan melodías de instrumentos autóctonos como sikuris y quenas.

La siguiente parada obligada es en el mirador de Tres Cruces, un promontorio sobre la derecha que ofrece una visión panorámica de la quebrada con toda su policromía, con la ruta que corre en cornisa contra los altos paredones rojizos, el angosto río bordeado de arenas amarillas y cerros azulados al fondo.


Después aparece El Sapo, con su decena de metros de altura a la derecha del camino y cada vez más cerca de la barranca, que cada año es erosionada por las crecientes del río en verano que obliga a "correr" la ruta, por lo que las autoridades comenzaron a colocar defensas para evitar el derrumbe de esta figura.
Luego le siguen El Fraile y El Obelisco, apodo generoso éste  para una roca baja y cónica, casi piramidal, pero a unos tres kilómetros, el otro lado del río surge un impresionante bloque rojizo, que parece un barco de perfil remontando olas, pero al verlo de frente desde el sur justifica su nombre: Los Castillos.

En un badén, el cauce seco de un río tienta a salir de la ruta y remontarlo por la arena blanda hasta que asfalto se pierde a las espaldas a lo lejos y el rojo se alterna con amarillos, violetas, blancos y azules, en contraste con el cielo claro y algunas rápidas y blancas nubes.
Allí está la famosa Ventana Grande, a la que se puede subir con una rápida trepada y a través de ella, contemplar el panorama a ambos lados: para algunos una vista superior a la de Tres Cruces, aunque menos visitada debido a su distancia del camino.


En los últimos kilómetros por el Valle de Guachiras una presencia constante es el cerro El Zorrito, siempre con una bufanda de nubes apoyadas en sus laderas de azul oscuro.
Después de Los Médanos, un espacio de gran acumulación de arena blanca y fina con bajas crestas que parecen extenderse hasta el horizonte, se entra en el cinturón de verdes viñedos, donde se percibe nuevamente la humedad en el aire y, tras una última curva, la ruta nos lleva hacia la hermosa Cafayate, bordeada de álamos.

Tras descansar en la ciudad y recorrer sus atractivos turísticos urbanos y alrededores, la Quebrada mantiene otra opción: paseos nocturnos pueden ser cabalgatas bajo el cielo despejado, especialmente en Los Médanos, cuya composición de mica calcárea refleja la claridad lunar y parece iluminar la  noche desde el suelo. Fuente Telam

Artículos Relacionados:

Turismo por las Altas Cumbres cordobesas

Al oeste de la provincia de Córdoba, se sitúa una de las zonas turísticas más agrestes del territorio argentino donde entre modestas elevaciones montañosas y extensos y cálidos ríos pueden disfrutarse los mejores días de sol durante todo el año. Con la mejor hospitalidad y esa tonada inconfundible, las tierras más conocidas por el cuarteto y el fernet, atesoran tras el Camino de las Altas Cumbres poblados que encantarán al viajero.


Es una ruta argentina que une a la Ciudad de Córdoba, mediando la ciudad de Carlos Paz en el Valle de Punilla con la aún pequeña ciudad de Mina Clavero en el Valle de Traslasierra. Es decir comunica el área central de la provincia argentina de Córdoba con el área oeste de dicha provincia a través de las Sierras de Córdoba.

Diversos caminos nos permiten llegar a Traslasierra. Pero uno de los que resulta prácticamente imperdible es el de las Altas Cumbres, mediante una ruta directa y segura que funciona de telón para uno de los escenarios más bellos y naturales que puedan encontrarse en la provincia de Córdoba.

Luego de atravesar uno de los cordones montañosos más antiguos del país y ascender casi 2 mil metros sobre el nivel del mar, el viaje nos llevará hacia un entorno de encanto y bienestar donde podemos  disfrutar desde una auténtica picada serrana hasta un paseo por los cielos en parapente o el salto a una de las profundas ollas que se forman en los codos de los ríos.

Sin grandes construcciones o vistas imponentes, este lugar práctico y de muy fácil acceso es ideal para escapadas de fin de semana en familia, grupos de jóvenes o personas mayores. Además del casino, cine, teatros, bares, boliches y restaurantes; se pueden practicar divertidos deportes acuáticos, pesca de truchas y pejerrey o cabalgatas.


A menos de 200 kilómetros de Córdoba capital, la zona es elegida por miles de turistas cada año. La conexión puede ser área o vía terrestre, y una vez allí es amplia y variada la oferta hotelera y gastronómica para todos los niveles.

Imperdibles alternativas

La gran cantidad de poblados que conforman la ruta de Traslasierra poseen características propias y estilos bien diferenciados.

Uno de los centros turísticos más elegidos y con mayores opciones para alojamiento, gastronomía y diversión es Mina Clavero. Además de las hermosas playas para pasar el día, cuenta con una intensa vida nocturna por las confiterías, locales bailables, teatros, cines, bingo y el nuevo Casino.

La mayoría de los balnearios aquí se sitúan sobre el río Mina Clavero, que luego de unirse con el Panaholma, forman el río Los Sauces. Entre los más visitados, se encuentran Los Elefantes, denominado así por dos grandes rocas; La Toma, con toboganes naturales para el deleite de grandes y chicos; Nido del Águila, donde los más osados se arrojan desde piedras muy altas; y, Baño de los Dioses, un singular escenario ubicado sobre el arroyo Niña Paula, donde se pueden disfrutar ollas naturales y caídas de agua.

Además de recorrer museos y conectarse con la cultura del lugar, cada visitante de acuerdo a su apetencia podrá encontrar la actividad que más le guste.


En el punto más alto de Traslasierra se sitúa un pequeño poblado denominado Los Hornillos, ideal para el montañismo y cabalgatas guiadas que pueden durar desde algunas horas hasta varios días, haciendo noche en refugios u hosterías de montaña.

Este pueblo no sólo es considerado el tercer microclima del mundo, sino que también se trata de la capital provincial del Ecoturismo, donde se puede acceder al balneario Comechingón y ascender a los cerros La Ventana, La Totora y La Repetidora.

Por el denominado Camino de la Costa Verde hoy otros pueblitos también llenos de balnearios como Nono, Yacanto, San Javier y Villa Cura Brochero. En Las Rabonas, las hermosas aguas del Lago La Viña; en Villa Dolores, es muy atractivo el festejo de los Carnavales durante el mes de febrero y en la tranquila aldea de Villa de Las Rosas es posible encontrar el acceso más corto para al Cerro Champaquí.

Actividades


  • Turismo Salud: tratamientos revitalizantes, SPA, terapias para el cuidado del cuerpo y la mente, clases de yoga y meditación, entre muchas otras alternativas para volver renovado.
  • Aventura: para los turistas más atrevidos, el balneario Nido de Águila a menos de 2 km de Mina Clavero es ideal para hacer clavados porque allí el río se encajona entre paredones de granito de hasta ocho metros de altura que forman piletas naturales de hasta tres metros de profundidad.
  • Paseos extremos: los parapentes biplaza permiten recorrer los hermosos paisajes desde el aire. Con la mayor seguridad basta pesar entre 30 y 110 kilos para hacerlo. Fuente Turnoticias


Artículos Relacionados:

Festival Nacional de Gastronomía: una cita imperdible en Tecnópolis

Del 17 al 20 de octubre, la diversidad de los sabores del país se darán cita en la Feria de Tecnópolis, en el Primer Festival Nacional de Gastronomía: ‘Raíz’,  donde se podrán encontrar todas las comidas que conforman la cultura culinaria de la Argentina en sus distintas vertientes. Será un viaje gastronómico desde Ushuaia a la Quiaca y por los sabores de Latinoamérica.


Los visitantes, con entrada libre y gratuita, tendrán la posibilidad de degustar las especialidades de los mejores restaurantes de la geografía nacional y podrán optar por recorrer cualquiera de las seis ferias o paseos en que se divide Raíz: Natural; Regional; de los Inmigrantes; Latinoamericana; Popular; y Argentina Tierra de Vinos.  

En cada una de las ferias se podrán encontrar puestos de productos y puestos de comidas,  todos seleccionados por el comité organizador con un riguroso criterio culinario.

La denominada Feria Natural incluye propuestas conformadas por alimentos naturales y orgánicos, es decir, productos que han sido cultivados, procesados, empaquetados y almacenados sin emplear aditivos químicos.

En tanto, la Feria Regional incluye propuestas integradas por productos típicos y tradicionales de las diferentes provincias y regiones argentinas. Su principal característica es el vínculo con la identidad de una región del país.

La  Feria de los Inmigrantes incluye las tradiciones culinarias de los abuelos italianos, españoles, alemanes, polacos, sirios, libaneses, armenios, entre otras, y también las tradiciones de las nuevas corrientes inmigratorias provenientes de Asia y África.

Mientras tanto, la Feria Latinoamericana incluye productos y propuestas gastronómicas de Colombia, Brasil, Perú, México, Bolivia, Uruguay, Chile, Paraguay, entre otros, que se puede combinar con un recorrido por la Feria Popular, en donde la propuesta incluye las fondas y bodegones históricos de la Argentina, gastronomía peronista y pizzerías emblemáticas.

Finalmente, los vinos y bebidas boutique, de autor y orgánicos, con fuerte énfasis en la calidad y la personalidad del producto, estarán presentes en el paseo: Argentina Tierra de Vinos. Este segmento incluye también cervezas artesanales y coctelería.

En “Raíz” se van a encontrar los productos alimenticios más novedosos, saludables y deliciosos de la Argentina, elaborados y comercializados por sus propios productores, se podrán degustar las especialidades de los mejores restaurantes, aprender de los nuevos cocineros argentinos que realizarán demostraciones, se realizarán presentaciones de fiestas culturales de las provincias, se elegirá al Gran Cocinero Argentino 2013.

Además, se dictarán clases de perfeccionamiento culinario, se abordarán temas como nutrición y salud en casa, alimentación y deporte, cocina para principiantes, taller de huertas urbanas y de balcón, plan de negocios para emprendimientos gastronómicos, ciclo de clínicas de cocina para profesionales; contará con un espacio especialmente pensado para los chicos, entre otras actividades y alternativas.

También  los expositores además de comercializar sus productos alimenticios entre el público visitante, serán parte de una agenda de Ronda de Negocios de la que participarán mayoristas, distribuidores, minoristas, exportadores e inversionistas, entre otros. Fuente Telam

Artículos Relacionados:

Castillo de San Carlos en Concordia

En Concordia, Entre Ríos, los turistas ya pueden visitar el Castillo de San Carlos, puesto en valor y abierto al público


El castillo fue construido en el año 1888 por un noble francés, el conde Eduardo De Machy, quien llegó a la Argentina acompañado por una bella actriz. Tras instalar una fábrica de conservas, una de hielo (la primera de la Argentina), y un taller de herrería, la pareja, que vivía en el castillo, desapareció, sin que nunca se volviera a saber de ellos.

La familia también francesa  Coulón  se hizo cargo del castillo  hasta que en 1893 deciden regresar a Francia. En 1916 contrabandistas sustrajeron todas las máquinas del lugar. En 1926 una apreciada familia de Concordia fue a vivir allí: los Fuchs Valon, con sus tres hijos, dos mujeres y un varón.

La construcción de ésta casona de campo era de estilo señorial. Las iniciales de su propietario y la fecha de construcción se leen en el portón de acceso al patio posterior. Cuenta con dos plantas y un subsuelo, siendo la parte superior la que ocupara la familia como vivienda y la inferior sobre la derecha estaba destinada a las habitaciones de servicio. Sobre la izquierda está ubicada la biblioteca y la sala de conferencia. El ingreso posterior presenta un puente, y debajo del mismo se hallaban las caballerizas y el taller de herrería artística. En el subsuelo está la caldera, y en el mismo lugar se observa la entrada a los túneles de salida de emergencia hacia la costa del Río Uruguay.

En septiembre de 1938 fué incendiado y se convirtió en lo que es hoy Las Ruinas del Castillo de San Carlos.
El proceso de reconstrucción comenzó a fines de los ‘90, cuando se realizó una consulta popular para conocer el destino que los vecinos de la ciudad le querían dar al Castillo. Las alternativas eran dos: restauración o puesta en valor de sus ruinas. Votaron más de 6.000 personas y la mayoría, por amplio margen, se inclinó por la segunda opción.

En el 2011, por decisión del gobernador Sergio Urribarri,  la obra comenzó a realizarse a través de CAFESG, con participación del Colegio de Arquitectos en el proceso de llamado a concurso de proyectos, y acompañamiento del municipio local.

En el concurso original de proyectos se cotejaron propuestas y trabajos de diferentes estudios de arquitectura del país. Finalmente resultó ganadora la iniciativa de un grupo de arquitectos concordienses. Esa propuesta se plasmó en un proyecto ejecutivo de obra que hoy está prácticamente terminado y que ha transformado al Castillo San Carlos en un Centro de Representación Histórica con un criterio de atracción turística.

Artículos Relacionados:

Mar del Plata tendrá un Museo de Arte Contemporáneo


Dentro de pocos meses, la ciudad de Mar del Plata contará con un nuevo museo, el Museo de Arte Contemporáneo, que se está construyendo frente al mar, en un predio de cuatro hectáreas.

Este nuevo espacio tendrá como objetivo generar un nuevo espacio cultural para la Provincia y el mundo, donde se puedan jerarquizar las obras de arte y los principales valores identitarios de la comunidad provincial.

El edificio está compuesto por estructuras cúbicas, en dos plantas. En el nivel superior, vinculado por escaleras fijas y mecánicas, se encuentran las tres salas de exposición. La más importante tiene casi 600 metros cuadrados y las otras unos 400 cada una, en todos los casos con una altura superior a los 9 metros y con una gran luminosidad.

Artículos Relacionados:

La Pampa, tierra de gauchos

Situada estratégicamente en el centro mismo del país, la provincia de La Pampa oficia como puerta de entrada a la encantadora Patagonia. Un destino donde aprender las prácticas rurales, disfrutar el verdadero silencio, así como disponerse a la aventura.


La Pampa es una extensa y joven provincia argentina que en los últimos años logró posicionarse en cuanto a promoción del turismo sustentable, apuntado a la preservación y apreciación del medio ambiente. Es por ello que, a lo largo de todo el año, invita a sus visitantes a ser parte de las costumbres y tradiciones gauchescas..

Su principal atractivo turísticos es alojarse en pintorescas estancias en las que el turista podrá sentir la verdadera vida de campo, ya sea arreando ganado, participando de las yerras y ordeñando vacas durante el día, o con un chirriante asado con cuero y una guitarreada alrededor del fogón al caer de la noche.

Ideal para una escapada donde encontrarse con la naturaleza virgen, desconectarse de las ocupaciones, y pasar unos días de paz y absoluta tranquilidad. Despertarse con el sonido de los pájaros, salir a caminar por senderos y lomadas, y conocer ámbitos únicos que ofrecen estas tierras áridas, desde un monte de jarrillas, pasando por el Valle Argentino, los salitrales y el exclusivo bosque de caldenes. Un viaje con la posibilidad de hacer travesías 4x4, camping, avistaje de aves y fauna, y un desafiante vuelo en parapente.

Cabecera de la hermosa Patagonia

Como puerta de la Patagonia comprende un radio de 700 kilómetros. La zona este de la provincia es la más poblada y productiva, sede de los más importantes centros turísticos por la que cruzan rutas pavimentadas en buen estado con un amplio acceso aéreo.

Caracterizada por una geografía muy particular, posee entre sus encantos el Parque Nacional Lihue Calel, histórico reservorio de flora y fauna autóctona, cuyo nombre mapuche significa “sierras de la vida”. De acceso totalmente gratuito las 24 horas, combina leyendas, religión y naturaleza. Se trata de casi 10 mil hectáreas con un sorprendente microclima, que hace millones de años fueron arrasadas por lava volcánica.

La vegetación es semidesértica y de estepa, entre cactus, gramíneas y líquenes. También hay maras, ñandúes, vizcachas y unas 150 especies de aves. Uno de los circuitos lleva a la cima del Cerro de la Sociedad Científica y otro al Valle de las Pinturas, último refugio del cacique Namuncurá, en el que se pueden admirar antiguos grabados rupestres.

Allí, también se realizan actividades de trecking, mountain bike, escaladas y safaris fotográficos, entre otros.

Su ingreso es por la RN 152 y dista unos 220 kilómetros de Santa Rosa, capital de la provincia. Cerca de la entrada está la hostería Zapata, con bungalows y restaurante.

Turismo de estancias


Para vivir experiencias totalmente auténticas en un entorno rural, tanto la ciudad de General Acha como Santa Rosa ofrecen propuestas atractivas para desconectarse de la cotidianeidad y disfrutar sin culpas de un extenso paseo a caballo, un día de picnic, degustar platos típicos, observar domas e intercambiar historias con los peones para desentrañar la verdadera idiosincrasia local.

Son muchas las estancias que ofrecen estos servicios, cada una con su particularidad. Sólo por mencionar algunas están: A Puro Campo, enclavada en el Valle Argentino; Don Justo, instalada en el desierto pampeano; La Blanca, zona que hasta 1900 fue asentamiento indígena del que aún quedan huellas; La Holanda, sobre un bosque de caldenes y donde se puede visitar un importante museo histórico y artístico; La Julia, entre lagunas y salitres; La Marianita, dedicada a la agroganadería; y Santa Domingo, donde aprender actividades rurales.

Dos grandes centros turísticos

En los alrededores de General Acha, se encuentra un área donde se hacen recorridos alternativos por la Laguna de Utracán; los bosques y montes de Quehué, paraíso de los cazadores aficionados; la recuperada Pulpería de Chacharramendi; el complejo Parque Manuel Campos; y la Colonia Menonita.

En Santa Rosa, hay circuitos culturales y religiosos, complejos termales como Larroudé y Guatraché y paisajes que describen la verdadera cultura criolla. Para quienes deseen más actividades: teatros, museos, artesanías, exposiciones y un majestuoso casino. Preparada con 1.300 plazas hoteleras y una prestigiosa gastronomía.

Único en el mundo

La Reserva Natural Parque Luro protege en toda su extensión un bosque único de caldenes, además de otras especies de flora y avifauna, donde encontrará un Centro de Interpretación y tres senderos peatonales.
Ubicado a unos 35 kilómetros de San Rosa, en el predio es posible conocer el casco de la antigua Estancia San Huberto, denominado El Castillo, declarado Monumento Histórico Nacional. Además, el Tanque del Millón, la Ermita de la Virgen de Luján, la sala de carruajes, las caballerizas y el tambo.

Tentadoras actividades de tierra, agua y aire

Entre las actividades más extremas que se pueden practicar están los vuelos libres y a vela en la zona de Toay con excelentes térmicas. Travesías en 4x4 y cabalgatas por mágicos senderos. Deportes náuticos y salidas de pesca en las aguas del río Colorado o diversas lagunas. Resultará imperdible una visita a la nueva Villa Turística Casa de Piedra.

Sabores para el deleite

La comida casera tienta a todos con el tradicional asado criollo y con cuero, la carbonada y los infaltables pucheros. Otras especialidades son el asado de potranca, el piche al rescoldo y la vizcacha en escabeche.  Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Nueva Estación de Embarque Turística en la ciudad de Santa Fe


La ciudad de Santa Fe, capital de la provincia homónima, ya cuenta con una nueva Estación de Embarque Turística en el Dique 2 del Puerto de Santa Fe, a partir de la cual se podrán realizar paseos náuticos a la zona de islas en horarios regulares.

El objetivo de esta obra es promover el turismo náutico en consonancia con el resultado del Plan Estratégico de Turismo Santa Fe 2020, que define al turismo de naturaleza como uno de sus ejes principales. Además, la estación de embarque pretende constituirse en una alternativa a los servicios de turismo náutico que ya se prestan en la ciudad de Santa Fe.

De ahora en más los paseos hacia la zona de islas partirán desde el atracadero de la nueva Estación de Embarque, con horarios regulares, durante los días de semana y de manera especial los fines semana, fortaleciendo las propuestas turísticas y recreativas de la ciudad para sus visitantes.

El punto de embarque cuenta con un refugio en el que se podrá esperar la llegada de las lanchas ubicado en el espacio verde que corre paralelo al dique y un pontón flotante, desde donde partirán y arribarán las embarcaciones.

La embarcación que se utilizará para los paseos cuenta con asientos y todas las medidas de seguridad exigidas por la Prefectura Naval Argentina para navegar sobre el río.

Artículos Relacionados:

Escenarios de películas en Argentina

Las condiciones climáticas y la diversidad de escenarios, convirtieron a la Argentina en uno de los destinos más buscados para el rodaje de comerciales y películas. Una de las principales ventajas son los bajos costos y los cada vez más profesionales capacitados para las grandes producciones.


Ciudades, campos y paisajes argentinos fueron protagonistas de la pantalla grande desde comienzos del siglo XX. Basta recordar la película Evita que fue interpretada por la cantante Madonna, con una famosa escena en la Casa Rosada; también una Buenos Aires que sirvió de telón para Highlander II; y la cordillera mendocina donde se filmó Siete Años en el Tíbet.

Lo más interesante es que en Argentina se filman películas los 12 meses al año, bien sea cine nacional o internacional, ya que las temporadas son opuestas a los Estados Unidos y Europa.

En la actualidad, más de 14 mil estudiantes cursan la carrera cinematográfica en Argentina, y ello genera también una ventaja diferencial en cuanto a calidad de filmación. Este factor, junto a la facilidad estética de parecerse a cualquier ciudad o territorio ubicado en cualquier continente, coloca al país a la altura de las mejores plazas del mundo.

Como una alternativa para el turismo, recorremos los principales escenarios y películas que han logrado fama en el mundo.

Ciudad de Buenos Aires

Buenos Aires ha sido siempre la preferida de los realizadores nacionales y extranjeros. Su arquitectura tanto urbana como rural, y sus escenarios en tierra y mar son la gran ventaja. Las pulperías y los antiguos almacenes son los más buscados para películas de otra época. Estos espacios fueron elegidos para Don Segundo Sombra de Manuel Antón y Juan Moreira de Leonardo Favio.

Los barrios de La Boca y San Telmo aparecen en Teatro, la última película de Francis Ford Coppola. Además, se convirtió en Barcelona cuando sus calles protagonizaron el thriller Carne de Neón, y la producción dinamarquesa Superclásico, dirigida por Ole Christian Madsen, en la que aparece un mediocampista del equipo de Boca Juniors. También, en 1997, el director chino  Wong Kar Wai filmó Happy together en los conventillos de La Boca.

En los alrededores de la Ciudad de Buenos Aires, se ubica el Parque Pereyra Iraola, protagonista del spot Las piernas de Maradona, con espacios verdes y una casona neocolonial del siglo XIX; y Campanopolis, íntegramente construida con material de demoliciones, descartes y derrumbes.

Escenario en la provincia de Buenos Aires


Una mención aparte merece La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, cuya estación de trenes, ataviada con banderas y uniformes nazis, fue escenario de las primeras imágenes de Siete Años en el Tíbet. Entre los sitios destacados para locaciones aparecen la Casa Curuchet, del arquitecto Le Corbusier, llevada a la pantalla grande en El hombre de al lado, de Mariano Cohn; el Observatorio Astronómico; y, el Museo de Ciencias Naturales, donde se rodó El Aura.

El poblado de Uribelarrea, intacto desde fines del siglo XIX, fue locación de Evita de Alan Parker, Felicitas de Alexis Puig, Nueces para el amor de Alberto Lecchi y Dos amigos y un ladrón de Jaime Lozano, entre muchas otras. Chascomús, con sus castillos y su cementerio presbiteriano y castillos, apareció en las proyecciones de El santo de la Espada de Leopoldo Torre Nilsson, Mujer Conejo de Verónica Chen y Camila de María Luisa Bemberg.

Villa Lía, al noroeste bonaerense, es una pequeña ciudad fundada en 1803. Elegida por el británico Christopher Hampton, fue escenario de rodaje para Imagining Argentina, con la participación de Antonio Banderas. Una película ambientada en la última dictadura militar, que luego de filmar en este poblado trasladó su equipo a la Capital Federal.

La ciudad de Luján se ambientó para una de las batallas de la Guerra Civil Española en There Be Dragons. Una película dirigida por el inglés Roland Joffé, que cuenta la historia de Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. A escasos kilómetros, Don Torcuato sirvió como tierra medieval para Deathstalker hace 20 años. Un escenario que inspiró el director Héctor Olivera a rodar años más tarde El Mural, sobre una obra de Siqueiros pintada en el sótano de una estancia.

Otras locaciones que ofrecen estas tierras bonaerenses son el Puerto de Mar del Plata, con vista al Atlántico; el Partido de la Costa y sus 300 kilómetros de playas; el Autódromo Juan Manuel Fangio, en las afueras de Balcarce; y la Salina de Villarino ubicada en las cercanías de Bahía Blanca.

Naturaleza viva

- La Patagonia Argentina es otra de las preferidas para escenarios con diferentes relieves, nieve, vegetación y lagos. En la ciudad de Ushuaia de Tierra del Fuego, se filmaron al menos 14 producciones. Las míticas son: la alemana Silberkondor über Feuerland en 1929, la italiana Terre Magellaniche en 1933, y la argentina Todas las Azafatas van al Cielo, de 2002.
- Dentro del Parque Nacional Los Glaciares en Santa Cruz, fueron varias las películas de buceo que se filmaron, entre ellas, Remolino azul, en cercanías del Perito Moreno.
- Otros escenarios como Comodoro Rivadavia en Chubut y Bariloche en Río Negro, protagonizaron El Aura, la segunda película de Fabián Bielinsky. Esta última ciudad -sede del Cerro Catedral- también aparece en algunas escenas de En el camino, del brasileño Walter Salles.

En el Cuyo

- En la zona de Cuyo, se destaca como escenario para locaciones la provincia de Mendoza, gran parte de Siete Años en el Tíbet fue rodada entre Malargüe y Uspallata.
- Al Norte del país, el director Fernando Spiner logró interactuar con comunidades aborígenes en Aballay, el hombre sin miedo, film argentino que compitió con otras 63 producciones para lograr una candidatura al Oscar en categoría habla no inglesa. La película gira en torno a una pulpería de Amaicha del Valle en Tucumán, que luego fue convertida en centro cultural para los lugareños.
- En San Luis, existe una ley que promociona la industria del cine. Esta herramienta atrajo producciones como La patria equivocada de Carlos Galettini y La revolución es un sueño eterno de Nemesio Juárez. En esta provincia y muchos otros lugares del país, también se crearon organismos que ofician como facilitadores para otorgar los permisos de filmación. Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Fiesta del Caballo en Tucumán

Un concurso de Caballos Peruanos, espectáculos de Doma, agrupaciones gauchas, artesanías y comidas regionales serán las actividades que se sumarán a la gran Fiesta Provincial del Caballo de Tucumán, que este año celebra su XVI edición.


La cita es del 11 al 13 de octubre en  la localidad de Trancas, ubicado a 73 km de la ciudad de San Miguel de Tucumán, al norte de la provincia.

El evento, característico de la más pura argentinidad es organizado por el municipio de Trancas. Por su trayectoria se convirtió en uno de los festivales de mayor convocatoria del norte del país con una concurrencia de 60.000 personas, número que se busca superar este año.

Durante tres noches desfilan por su escenario reconocidos folkloristas, junto a las tropillas y jinetes del país, lo que hacen de la Fiesta del Caballo, un evento para la familia.

Este año la fiesta ofrecerá como es costumbre, un espectáculo de primera categoría con la actuación de: El Chaqueño Palavecino, Abel Pintos, Luciano Pereyra, Sergio Galleguillo y Los Amigos, Los Guitarreros, Soledad, Los Tekis, Los Carabajal, Los Huayras, entre otros.

Trancas es una villa que se destaca por ser el lugar de nacimiento de la famosa artista tucumana Lola Mora; además de Luís Lobo de la Vega y Ramón Duran, destacados pintores. También es un punto de valor histórico cultural para los cristianos, ya que la histórica ciudad  fue testigo de los pasos de San Francisco Solano, quien según dicen clavó su bastón e hizo brotar agua para saciar la sed de sus seguidores y de los primeros habitantes de Trancas, este lugar es llamado por los lugareños como Pozo del Pescador.

Artículos Relacionados:

La Costa Riojana, otra postal de Cuyo

Un conjunto de poblados, en pleno corazón de la región de Cuyo, componen este itinerario turístico en el que se visitan centenarias iglesias y un castillo. El recorrido incluye la degustación de dulces caseros y vinos de elaboración artesanal. Como atractivos ineludibles se ubican granjas, museos y aventuras en la montaña.


Al este de la provincia de La Rioja, al noroeste de Argentina, el corredor de la Costa se posiciona cada fin de semana como uno de los destinos turísticos de primavera más visitados en la región de Cuyo. El circuito tiene su puntapié inicial en la ciudad Capital, y se adentra en una serie de pequeñas urbes que aún conservan sus tradiciones y costumbres. Una excursión que transita la Ruta Principal 75 hacia el norte, en paralelo a las Sierras de Velasco.

Según Turnoticias- El recorrido costero propone contemplar la naturaleza y disfrutar junto al grupo familiar salidas a caballo, trecking en la montaña y pesca de truchas en los arroyos de las quebradas riojanas. Se suman al itinerario propuestas culturales y fiestas que organizan los lugareños en diversas épocas del año. Además, bodegas artesanales, guitarreadas por las noches y mercados en los que se ofrecen dulces, quesos y tapices.

Detenidos en el tiempo

La primera parada de la Costa Riojana la constituye el poblado de Sanagasta, nombre en lengua aborigen que le fue otorgado por comunidades que en el pasado habitaron la región. Distante 30 kilómetros de la ciudad de La Rioja, se ubica a unos 1015 metros, en el interior de un valle que atraviesa el río Huaco.

En esta ciudad que supo dedicar sus días a la agricultura, los principales atractivos turísticos son hoy la Iglesia de la Virgen de la Morenita, el Parque Geológico y la denominada Casa de Cultura. En este último espacio de artesanías, funcionó en tiempos coloniales una casona de familia que fue donada al pueblo.

Una vez que el viajero ingresa en el Departamento de Castro Barros, el primer poblado es Las Peñas, destacado por realizar cada mes de enero el Festival del Quesillo. Una de las visitas obligadas allí es La Calera, un sitio donde se encuentran hornos de barro que eran utilizados para quemar la cal que luego se comercializaba en la provincia.

El próximo destino de la Costa Riojana es Aguas Blancas, pueblo en el que abundan los dulces elaborados por los lugareños con los frutales que crecen en la región. El paseo cultural llega hasta la Iglesia San Isidro Labrador. Y como opción recomendada para los niños aparece el Bosquecillo, con pileta y juegos.

Recuerdos y souvenirs

Unos pocos kilómetros más adelante está Pinchas, uno de los centros folclóricos de la doma más visitados de La Rioja durante el mes de febrero. En este pueblo se constituyen como destinos ineludibles el Dique; el Algarrobo Histórico, donde los lugareños aseguran que descansó Manuel Belgrano, creador de la bandera argentina.

Para quienes buscan objetos representativos de la región de Cuyo, el sitio recomendado en este Corredor Costero es la casa de Doña Frescura. Es allí donde se encuentran tapices que combinan vivos colores. En los puestos de feria también hay mantas de llama o vicuña, trabajos en cestería y dulces.

La siguiente localidad es Chuquis, donde está el solar de Pedro de Castro Barros, quien representó a La Rioja en el Congreso de Tucumán de 1816, cuando se declaró la independencia nacional. Otro de los atractivos culturales de esta urbe, es el Complejo Rupestre “Piedra Pintada”.

Turismo rural

La cabecera del Departamento de Castro Barros, es Aminga, unos kilómetros más al norte de Chuquis. Una urbe que se constituye como punto intermedio en este itinerario por la Costa Riojana, y posee como distintivo una granja ecológica, en la que se ordeñan vacas y cepillan caballos.

En pleno centro, se encuentra la plaza con un mercado artesanal, y enfrente, la Iglesia de La Merced que aún conserva los ladrillos de su capilla original. Además, en Aminga cada 31 de diciembre se celebra el denominado Tinkunaco, un encuentro de diferentes pueblos en el que se desarrollan domas y exposiciones.

La Rosadita, casa del ex-presidente Menem

El recorrido por la Costa Riojana lleva al viajero hasta la ciudad de Anillaco, el único pueblo de esta ruta que tiene la mayoría de sus calles asfaltadas y una mínima infraestructura hotelera. Durante los años '90, esta urbe tomó cierta relevancia en suelo argentino por ser la cuna del entonces presidente Carlos Menem. Un sitio en el que resulta imperdible una visita a la casa del ex mandatario más conocida como “la Rosadita”.

Al igual que en otras provincias cuyanas, como Mendoza y San Juan, estas tierras riojanas son sede de importantes bodegas, como la de San Huberto. Algunos de estos emprendimientos vitivinícolas ofrecen degustaciones de vinos cocidos y pateros dulces, elaborados de manera artesanal.

Para quienes buscan propuestas de fe religiosa esta ciudad es también el paraje que da inicio a la formación rocosa conocida como el Señor de la Peña. Un lugar en el que la misma naturaleza esculpió sobre las piedras el perfil de Jesucristo, razón por cual es visitado por miles de fieles en Semana Santa.

Fin del recorrido

A unos cinco kilómetros de Anillaco está Los Molinos, urbe que conserva en pleno centro los restos de dos molinos harineros que datan del siglo XVIII. Y entre los últimos pueblos del itinerario aparece Anjullón, sede de festivales y guitarreadas nocturnas cuando comienza la temporada estival.

El patrimonio de la ciudad de Anjullón está constituido por la Iglesia de San Vicente Ferrer, originaria de 1896, con un museo sacro de libros y objetos litúrgicos. Como oferta gastronómica se destacan los quesos de cabra, alfajores y turrones producidos por los lugareños. Y en el camping Cóndor Cuna se contratan excursiones en 4x4, salidas de motocross, pesca, trecking y cabalgatas por las sierras.

El último destino de la Costa es Santa Vera Cruz, que alberga entre sus riquezas el castillo de Dionisio Aizcorbe, octogenario santafesino que llegó para hacer realidad un sueño. Al frente del edificio, el viajero encontrará un portón de hierro en el que fueron erigidas unas aspas de molino que recuerdan la obra del artista Vincent Van Gogh. En el jardín interno, también se exhiben un conjunto de esculturas, entre las que sobresale la representación del Vía Crucis.

Apartados


  • En la ciudad de La Rioja se construyó una plaza en honor al nacimiento de Jesús y eso convirtió a la urbe en Capital Nacional del Pesebre.
  • Entre los destinos más visitados están Chilecito, al pie del macizo de Famatina; Nonogasta, en el valle del río Grande; y Villa Unión, desde donde se accede al Parque Nacional Talampaya.

Cómo llegar

Desde Buenos Aires en auto son 1.167 kilómetros hasta la ciudad Capital de La Rioja. Se accede por Ruta Nacional  9 hasta la provincia de Córdoba y desde allí se toma la Ruta Nacional 38 hasta destino.

Dónde dormir


  • En cinco estrellas las opciones en La Rioja alcanzan los U$S 140 y en cuatro estrellas es posible encontrar hospedajes desde U$S 88.
  • Para opciones más económicas hay dos y tres estrellas que rondan los U$S 50.
  • En campings los valores son menores a U$S 15 por persona.


Artículos Relacionados: