Disfrutar del turismo en Argentina todo el año

La República Argentina, es sin lugar a dudas, uno de los territorios más espectaculares de Sudamérica para disfrutar del turismo durante todo el año, ya que debido al espacio geográfico con que cuenta y las varias regiones turísticas que lo componen y el clima que acompañan a estas, mas los variados paisajes y atractivos naturales que posee, convierten al país es un destino imperdible para todo turista que quiera conocer las playas, el mar, termas, sierras, nieve, lagos, desiertos y mucho mas…todo eso en un mismo lugar.

Es decir, que podes viajar hasta Argentina en cualquier época del año, ya sea en vacaciones de invierno, en verano, en primavera u otoño, que siempre hay mucho para ver y hacer en nuestro país.


Además, en los últimos años, se esta especializando cada vez mas al personal que se emplea en los servicios turísticos para una mejor atención al cliente, ha incrementado las plazas hoteleras debido a su crecimiento en cuanto al turismo internacional se refiere, ya que la gran mayoría de viajeros llegan motivados por la buena experiencia que han tenido otros.

Así, se han inaugurado muchos hoteles bonitos en Argentina, de varias categorías y hasta de cinco estrellas, varios especializados en turismo de congresos y convenciones, hoteles con encanto, hoteles boutique, estancias rurales, hoteles de campo, hoteles en centros termales que ofrecen servicios de belleza y salud, etc, cubriendo así todos los destinos turísticos y gustos de los turistas que visitan el país.

Al ser un país que tiene una gran extensión de superficie y gran cantidad de localidades y ciudades turísticas, para tener una idea, entre los destinos más solicitados por los turistas, tanto locales como extranjeros, están la ciudad de Buenos Aires además de la provincia propiamente dicha debido a la posibilidad de actividades de campo que ofrece a los amantes de turismo rural. Puerto Iguazú en la provincia de Misiones, donde la magia de la naturaleza se hace presente con las increíbles Cataratas del Iguazú.


Ushuaia en Tierra del Fuego, la zona mas austral del Mundo y famosa ruta de cruceros turísticos que recorren la zona contemplando este privilegiado paraíso del sur de Argentina, en un marco imponente de mar, bosques, lagos y montañas. La provincia de Córdoba con sus sierras, buen clima y balnearios, además del buen humor de su gente, es otro popular destino muy solicitado por el turismo.

El Parque Nacional los Glaciares en Santa Cruz, donde el protagonista indudable el Perito Moreno, atrae la atención de gran cantidad de turistas que quedan impactados ante el rompimiento que se produce cada tanto. Salta, Jujuy, en el Noroeste Argentino, nos sorprende con sus impactantes paisajes de colores, el Cerro de Siete Colores, la Quebrada de Humahuaca, Cafayate y otras tantas localidades y encantadores pueblitos detenidos en el tiempo.

Artículos Relacionados:

La Rioja, imperdible destino turístico de Argentina

Tierra de gracia y hermosos paisajes, la provincia de La Rioja nos ofrece una mezcla colorida de aventuras y la tradición de sus pueblos. Cinco corredores turísticos esperan por los visitantes en estas vacaciones de invierno. Destacándose las aventuras extremas por tierra o aire.


La provincia de La Rioja, al noreste argentino, invita a redescubrir sus paisajes en un viaje a los orígenes de la tierra, donde la esencia de la vida dejó un legado patrimonial que hacen de la arqueología, historia y cultura, un lugar a disfrutar cualquier época del año.

Para estas vacaciones de invierno, fecha en la que llega una multitud de turistas extranjeros, un viaje a estas tierras es ideal para conocer lugares y sitios de extraordinaria belleza, sentir la amabilidad y cordialidad de su gente en cada comunidad y degustar de la gastronomía casera y popular acompañada de un torrontés, que identifica al vino riojano en todo el mundo.

A propósito de la temporada, la Secretaría de Turismo potencia los cinco corredores turísticos y sus diferentes alternativas, resaltando paisajes en los que existe una herencia cultural milenaria y donde sus tradiciones marcan el comienzo de un viaje a los orígenes.

La Rioja es también tierra fiestera y religiosa, de tradiciones populares muy arraigadas que se alegra en la tradición popular de sus rezos, se emociona ante el Niño Alcalde en el Tinkunaco, peregrina a las Padercitas, exulta con corazón de niño en sus Navidades, canta, vibra y ríe en la Chaya riojana.

Tierra ancestral de buenos vinos argentinos

El imponente Valle del Bermejo es el corazón de una importante y variada producción. Aquí la fecundidad de la tierra no sólo se refleja en la historia de la identidad riojana, sino que en una conjunción sutil de colores, texturas y aromas, la representan como uno de los mejores exponentes de viñedos y olivares. Un torrontés cuyo varietal es único y privilegiado, y una olivicultura que traspasa las fronteras posicionando a la Provincia entre los mayores y mejores exportadores al mundo.

El cultivo de la uva llegó a la provincia de la mano del conquistador español Ramírez de Velasco en el año 1591. Los sacerdotes dominicos y jesuitas que acompañaron al fundador de La Rioja fueron quienes comenzaron con la actividad en el Valle de Antinaco, actual Departamento de Chilecito. El Corredor de la Producción atraviesa además las localidades de Nonogasta, Felipe Varela, Villa Castelli, Vinchina, Castro Barros, Anillaco, San Blas de los Sauces, Sanagasta y Famatina donde la  producción y diversificación varietal encuentran las mejores y mayores condiciones para su desarrollo.

Resulta interesante hacer un recorrido por la historia y el presente de estas producciones que han ganado fama y se convirtieron en los mejores embajadores del orgullo productivo de la zona. La calidad de los productos hace  hoy que tanto los vinos como las aceitunas posean Denominación de Origen Controlado e Identificación Geográfica,  que certifican no sólo su origen sino también su exquisita degustación.

Destinos tradicionales que invitan al turismo

En La Rioja se ubica un gigante de 250 millones de años declarado Patrimonio de la Humanidad como el Parque Nacional Talampaya donde sus farallones te relatan el paso de los dinosaurios y el hombre primitivo; una Laguna Brava donde el azul zafiro te transporta a sentirte parte de la Cordillera de los Andes en suelo riojano.

En la Quebrada del Cóndor, el turista podrá conectarse con la naturaleza en su máximo esplendor en Vuelta al Pique; Parque Provincial El Chiflón y Los Colorados donde la herencia de sus rocas lo identifican con la cultura originaria; sitios donde la lucha por la identidad federal marcaron vida y obra de caudillos en los llanos del sur; así como vientos que atesoran energía y que sirven para convivir con la adrenalina a flor de piel en Vientos del Señor.

A la hora de un merecido relax, las aguas termales de Santa Teresita, en el Departamento Arauco, no sólo ofrecen sus propiedades terapéuticas o curativas en el marco de un paisaje único y privilegiado, sino el equilibrio que esta zona de montaña propone como ecuación perfecta  de pasividad y remanso, a tan sólo 106 km de la capital provincial. Surgentes de aguas dulces y con temperatura de hasta 42º. Escénica natural entre colores terrosos de una región de microclima ideal cualquier época del año, lo que permite integrarse a los circuitos termales más importantes del país y único en la región.

Turismo de aventura en La Rioja


La Provincia de La Rioja se encuentra a 498 m.s.n.m. Pertenecer al cordón montañoso del Cerro del Velasco le impregna singular atractivo. La particularidad caprichosa de sus figuras montañosas, se conjugan con una paleta escénica de colores  distinta a cualquier otro atractivo.

Por ello su geografía es el escenario ideal, para los que conjugan adrenalina y deporte, ya que cada rincón complace todas y cada una de las exigencias de profesionales y principiantes de un turismo de aventura, aquel que permanentemente se fija el desafío de llegar al récord.  Trekking, tirolesa, canotaje, kitebuggy y parapentes son algunas de las tantas opciones a la hora de practicar deportes en la provincia.

Cuatro destinos de altitud y belleza inigualable esperan a los que eligen ser dueños del aire, con sus pistas que durante los 365 días del año ofrecen óptimas condiciones para desplegar alas de parapentes y sentir el aire ante la inmensidad del entorno.  Dique Los Sauces de Capital, Famatina, Villa Mazán en Arauco y Ambil, en el departamento Ortiz de Ocampo, son los sitios recomendados por su excelencia al momento de elegir por la aventura de volar.

Imperdibles

- Vuelos en trike surcando cielos riojanos es el nuevo producto al servicio de un turismo diferente que permite disfrutar de postales únicas  de la Capital riojana y sus alrededores, mediante vuelos que conjugan la extraordinaria sensación de atravesar una ruta sólo hecha de nubes en una ínfima barrera entre la tierra y el cielo.
- Viento y adrenalina es sinónimo de Vientos del Señor, donde un barreal de 7 km de extensión permite atravesar el páramo del lugar subido a un carrovela. La jornada ofrece disfrutar de descanso, vértigo y el sabor a la brasas de un exquisito asado riojano, ya que el complejo allí ubicado aguarda con cabañas y asadores dispuestos para cualquier momento.

Cómo llegar

- Desde Buenos Aires hasta La Rioja Capital en auto son 1.167 kilómetros, a través de las Rutas Nacionales 9 y 60, y la Ruta Provincial 5.
- En la ciudad Capital hay un aeropuerto internacional que opera vuelos directos desde Buenos Aires. Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Ocho Patrimonios de la Humanidad en Argentina

Se trata de parques nacionales, refugios de arte rupestre, ruinas coloniales y albergues de una exclusiva biodiversidad. El itinerario se extiende de norte a sur y suma también al Tango más arrabalero de Buenos Aires.


En Argentina ya contamos con ocho espacios naturales y culturales de características únicas que fueron declarados por UNESCO como Patrimonios de la Humanidad.

Cada uno de ellos con un encanto particular, y en su conjunto conforman un itinerario turístico recomendado especialmente para turistas extranjeros que visitan por primera vez nuestro país.  Y muy pronto se sumará la reserva natural mendocina de La Payunia que contiene el mayor parque volcánico del mundo, con unos 800 conos en 450 mil hectáreas, además de su inigualable laguna salada, ubicada a 2.200 metros de altura, que alberga un sin fin de aves migratorias.

La propuesta incluye desde paseos culturales, arqueológicos e históricos, hasta las aventuras más extremas para los que buscan unas vacaciones repletas de desafíos. El circuito recorre casi todo el territorio nacional y convoca al descubrimiento de selvas tropicales, parques nacionales, grandes escenarios de hielo, ruinas de la época colonial, rastros de milenarios dinosaurios y cerros multicolores.

El primero de los sitios que recibió el reconocimiento de Patrimonio Mundial fue el Parque Nacional Los Glaciares, en la provincia de Santa Cruz, en 1981. Y entre los más recientes se encuentra el Tango, inscripto en 2009 en la lista de Patrimonios Culturales Inmateriales de la Humanidad. A lo largo de tres décadas recibieron la mención muchos otros atractivos turísticos de las provincias de Chubut, Córdoba, Misiones, San Juan, Jujuy y La Rioja.

Maravillas del Norte argentino

El circuito argentino por los sitios declarados Patrimonios de la Humanidad tiene su inicio en la provincia de Misiones, región del Litoral, donde se encuentran dos de ellos.  El primer escenario a recorrer lo constituyen las ruinas de las Misiones Jesuíticas Guaraníes, reconocidas por UNESCO en 1984, las cuales sobrevivieron a feroces enfrentamientos hace más de cuatro siglos. Un recorrido para vivenciar la cotidianeidad que compartían misioneros y grupos aborígenes a los que enseñaron desde el arte y la ciencia, hasta la organización en comunidad.

En total, el circuito alcanza unos 296 kilómetros a la vera del río Paraná y la visita a las ruinas de San Ignacio Miní, Loreto, Santa Ana y Santa María. Según la UNESCO, en su conjunto representan una experiencia económica y socio-cultural sin precedentes en la historia de los pueblos. Las reducciones jesuíticas establecidas en la primera mitad del siglo XVII, formaron parte de los 33 pueblos que componían la antigua Provincia Jesuítica del Paraguay.


El segundo escenario de la provincia de Misiones es el Parque Nacional Iguazú, que preserva las famosas Cataratas de Iguazú, no sólo declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984, por su belleza y gran biodiversidad, sino también elegidas como una de las Siete Maravillas del Mundo. Creado en 1934, el parque se constituye dentro de una gran selva subtropical y abarca unas 67 mil hectáreas, cuyos orígenes se remontan miles de años atrás. Allí, el río Iguazú es el principal brazo de agua que alimenta los más de 250 saltos. Los principales atractivos son el Tren Ecológico, la Garganta del Diablo, la Isla Martín García y el Sendero Macuco.

Viajando en dirección al Noroeste del país, se encuentra el tercer sitio protegido como Patrimonio Mundial, en la provincia de Jujuy. Se trata de la Quebrada de Humahuaca, seleccionada por la UNESCO en 2003, un extenso valle que se extiende por 170 kilómetros, entre los 2 mil y 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar. Situado a poco menos de una hora de viaje desde San Salvador de Jujuy, el recorrido cultural y arqueológico transita por pequeños poblados de montaña con casas de adobe, antiguas iglesias y ruinas de fortalezas que resisten  al paso de miles de años de historia.

Entre los atractivos más importantes se encuentran Purmamarca y su Cerro de los Siete Colores, cuyos estratos reflejan diversas edades geológicas; Maimará y su Paleta del Pintor; el Pucará de Tilcara, una población fortificada construida por los nativos omaguacas; el monolito que marca el Trópico de Capricornio, donde cada 21 de junio se celebra el Inti Raymi (Fiesta del Sol); y Humahuaca, fundada por los españoles a fines del siglo XVI.

Rastros milenarios del Cuyo argentino

El circuito argentino por sitios declarados Patrimonio Mundial continúa por la región de Cuyo, concentrado en el límite de las provincias de San Juan y La Rioja. Allí, se encuentran el Parque Provincial Ischigualasto y el Parque Nacional Talampaya, los cuales abarcan en total casi 280 mil hectáreas desérticas. El valor más importante de estas áreas es la evidencia fósil continental que conservan, considerada entre las más completas que se conozcan del Período Triásico, hace más de 200 millones de años.

Ischigualasto en la provincia de San Juan, conocido popularmente como Valle de la Luna, es uno de los principales yacimientos paleontológicos del mundo, donde se avistan restos de vertebrados que habitaron el lugar, rastros de pisadas de saurios y troncos de araucarias petrificadas. El acceso al parque es exclusivamente terrestre, el recorrido es guiado y se extiende entre tres y cuatro horas.

Talampaya en la provincia de La Rioja, se destaca por sus fuertes contrastes orográficos que conforman desiertos blancos, murallones y extravagantes formas pétreas en color rojizo talladas por la erosión del viento y el agua. Los recorridos visitan El Murallón, con restos de morteros cavados en la piedra y figuras como La Chimenea, Los Reyes Magos, La Catedral y El Monje; Los Cajones; y la Ciudad Perdida, a la que se accede desde un mirador natural a una especie de cráter.

En el corazón del país

El quinto Patrimonio Mundial que recorre el circuito por sitios reconocido por la UNESCO se sitúa en la región del Centro, por diversos puntos de la provincia de Córdoba.

Protegidas desde hace más de una década, se trata de la Manzana Jesuítica y el Camino de las Estancias que pertenecieron a la Compañía de Jesús, entre las que se distinguen Jesús María, Caroya, Santa Catalina, La Candelaria y Altagracia. El recorrido se extiende por unos 250 kilómetros de serranías y custodia las históricas obras dirigidas por los misioneros y construidas por las etnias aborígenes que habitaban la zona a principios del siglo XVII.

La Manzana Jesuítica, situada en la ciudad Capital cordobesa, concentra en un solo bloque la Iglesia de la Compañía de Jesús, la Capilla Doméstica, la Residencia de los jesuitas y el Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba, antiguo Colegio Máximo de la Misión. Y las estancias están distribuidas en el interior provincial, donde se cosechaban alimentos y criaban animales.

Camino al sur argentino

En plena Patagonia argentina se encuentran tres de los ocho Patrimonios Naturales de la Humanidad que existen en el país. Allí, el circuito se extiende por las provincias de Chubut y Santa Cruz, donde se descubren algunos de los más visitados destinos turísticos del territorio.

El primer atractivo es Península de Valdés, en la provincia de Chubut, a escasos kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn. Unas 400 mil hectáreas de tierra y otras 176 mil de mar sobre el Océano Atlántico, en las que se encuentran una biodiversidad de características únicas en el mundo. El itinerario incluye playas con acantilados de gran valor geológico, cuevas, paseos en mountain bike, navegaciones, buceo y kayak. Uno de los principales atractivos es la fauna marina, cuya población abarca desde ballenas hasta pingüinos magallánicos que se avistan entre junio y diciembre.

Unos cuantos kilómetros más el Sur, aparece la Cueva de las Manos, el segundo Patrimonio Mundial patagónico reconocido por UNESCO en 1999, dentro de la provincia de Santa Cruz. Un lugar de gran importancia arqueológica y paleontológica, cuyas figuras de manos y animales son consideradas las expresiones más antiguas de los pueblos Sudamericanos. Ubicada sobre el río Pinturas, muy cerca de la localidad de Perito Moreno, la cueva mide 170 metros de profundidad y conserva más de 10 mil años de historia.


El tercero, a escasos kilómetros del confín del mundo, es el Parque Nacional Los Glaciares, al sudoeste de la provincia de Santa Cruz. Unas 700 mil hectáreas destinadas a la preservación de una extensa área de hielos continentales y más de 40 glaciares del bosque andino-patagónico austral. En su interior, se encuentra uno de los destinos turísticos más visitados por extranjeros: el Glaciar Perito Moreno, a unos 78 kilómetros de El Calafate, reconocido por el fenómeno de rompimiento que protagoniza cada tres o cuatro años.

El último Patrimonio Mundial

Finalmente, el circuito por los ocho lugares naturales y culturales de la Argentina reconocidos por UNESCO incluye al Tango, declarado en 2009 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Un género musical y una danza popular que tiene sus raíces en Buenos Aires (Capital Federal), durante las últimas décadas del siglo XIX, y sorprende hoy en cada esquina porteña.

Con gran influencia de la inmigración europea, el Tango logró transformarse en una verdadera identidad cultural. Por ello, miles de turistas llegan al país en busca de este símbolo nacional, protagonista del entramado urbano en los principales barrios de Buenos Aires. Centros culturales, antiguos salones, cafés y clubes albergan por las noches alguna propuesta tanguera, donde las sensaciones brotan a flor de piel entre pasos, abrazos, miradas y firuletes. Hay milongas, exhibiciones a cielo abierto y cenas con show incluido, por entre 100 y 250 dólares.

Datos útiles para el turismo extranjero que visita Argentina


- Los viajeros americanos y europeos entran con pasaporte y no necesitan visado para estadías menores a 90 días.
- La moneda oficial en todo el país es el peso argentino, y se cambia en agencias de viaje, casas de cambio, bancos, hoteles y hasta en la calle.
- Los transportes hacia los aeropuertos o terminales deben contratarse con anticipación, y ser abordados con tiempo suficiente. En caso de alquilar vehículos se conduce por la derecha y las rutas permiten recorrer todo el país.
- En verano (de diciembre a marzo) se recomienda el uso de prendas ligeras, claras y de algodón porque las temperaturas superan los 30 grados. En primavera y otoño, hay que estar preparado para la lluvia. Y en invierno (de junio a septiembre) se necesita bastante abrigo.
- El horario comercial en Buenos Aires es de lunes a viernes de 9hs a 20hs, y los sábados de 9hs a 13hs. Los grandes centros comerciales y supermercados se extienden hasta las 22hs. En el interior del país, se duerme la siesta y los locales cierran de 13hs a 16hs. Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Recorrido turístico por museos temáticos de Argentina

Conocer a fondo un pueblo y su historia es uno de los primeros desafíos para todo viajero. Para lograrlo con éxito, nada mejor que un entretenido circuito por los más fieles testimonios del pasado. Cuidadosamente conservados y expuestos con gran orgullo, los museos temáticos son invaluables registros de una cultura en constante movimiento. En el extenso territorio argentino, cada región ofrece sus variantes. Creativas iniciativas privadas y estatales, cuentan la historia de algún mágico y atrapante destino.

Museo de la Pachamama
Algunos museos se ubican en escenarios de impactante belleza natural, otros destacan entre cosmopolitas urbes. Se trata de pequeñas salas construidas a base de grandes esfuerzos, antiguas casas pueblerinas que fueron cuna de famosos personajes y modernas edificaciones dotadas con equipamientos de última tecnología.
Un amplio abanico de opciones, por las más variadas propuestas temáticas llevan a caminar entre barricas de roble, pistas de baile, hielos continentales y viejos autos. En general las entradas son menores a U$S 10 y suelen organizar de vez cuando cursos y talleres, así como charlas y ciclos especiales.

De norte a sur, hacemos un recorrido  por algunos de los cientos museos de la Argentina:

Raíces ancestrales

Albergue de milenarias tradiciones y sede de culturas precolombinas, en Tafí del Valle, provincia de Tucumán, se ubica el Museo de Mitos y Leyendas, para descubrir la profunda relación que los hombres mantenían con el viento, la tierra y las estrellas. Está compuesto por numerosas esculturas, pinturas y relatos vinculados a creencias populares, y posee extravagantes imágenes como la de Yastay -padre de los animales- representado por un ser humano con patas de guanaco. Además, libros, un fogón de cuento, sala de proyecciones y una enorme vasija con artesanías locales para la venta.

En Amaicha de Valle, el principal culto se hace a la Pachamama y por eso -a cielo abierto- tiene un espacio que la homenajea. Impulsado por el artista Héctor Cruz, invita a recorrer grandes construcciones en piedra y llamativos dibujos.

En Salta, otros de los imperdibles es el Museo de Arqueología de Alta Montaña, protagonista de un invalorable hallazgo en las cumbres del volcán Llullaillaco, donde la cultura inca realizaba ceremonias rituales. Situado en la calle Mitre 77, abre sus puertas de martes a domingos, de 9 a 13 y de 16 a 21. Con seis salas permanentes, espacios temporales, un auditorio y un café, resguarda como sagrado tesoro  los cuerpos momificados de tres niños ofrendados a más de 6 mil metros de altura para intermediar entre el pueblo y los dioses.

Sierras cordobesas

En la provincia de Córdoba, aparece uno de los refugios que cuenta la vida de Ernesto “Che” Guevara. Fue allí donde vivió desde los 4 a los 16 años, en una humilde vivienda de la localidad de Alta Gracia.  Sitio que desde 2001 fue convertido en Museo, en honor a quien fuera uno de los protagonistas de la Revolución Cubana. Ahí se encuentran fotos, documentos, fragmentos de discursos y hasta un busto, realizado por el artista plástico Luis Hourgras. También algunas pertenencias, como un juego de ajedrez, los primeros palos de golf y una réplica de la bicicleta con la que recorrió 4 mil kilómetros.

Por el Camino de Traslasierra, en el poblado de Mina Clavero, Eduardo Gilardi exhibe la verdadera historia de las campanas, en una exposición compuesta por más de 600 ejemplares que pertenecen a distintas épocas, abierta de jueves a domingos de 10 a 20.

En Villa Carlos Paz, otra galería exhibe la pasión de una vida. El Museo de Clásicos es una vasta colección que comenzó con pequeños juguetes y hoy exhibe más de 2 mil piezas a escala, que incluyen autos de calle y competición, camiones, motos y hasta tanques de guerra. A escasos minutos, en la localidad de San Antonio de Arredondo, se ubica el Museo de Resina con las más diversas formas que puede tomar el material, un lugar donde aprender la técnica artesanal de modelado y adquirir llamativas piezas todo el año.

De vinos y más

La región de Cuyo, famosa por sus extensas plantaciones de uvas y centenarias bodegas, no podía más que ofrecer un exclusivo Museo del Vino, único en Sudamérica, que permite conocer las originales formas de elaboración de finales del siglo XIX hasta la actualidad.

La muestra se sitúa en el departamento mendocino de Maipú, a 16 kilómetros de la ciudad Capital de Mendoza. Ahí el turista puede disfrutar de degustaciones, secretos y un moderno winebar.

Museo de Boca

Tesoros patagónicos

En San Martín de los Andes, provincia de Neuquén, una de las sorpresas es el original Museo de Patentes Argentinas, al que se accede de manera totalmente gratuita organizando una cita previa con el arquitecto Daniel Rubinger. Chapas de autos, motos y bicicletas, ordenadas por regiones y poblados, entre las que sobresalen vistosas imágenes como la del Volcán Lanin o la ciudad de Tilcara, en plena Quebrada de Humahuaca.

En la provincia de Chubut, Comodoro Rivadavia es la sede del Museo del Petróleo, por encontrarse allí el pozo desde donde salió el primer chorro de oro negro en el país. Creado por el directorio de YPF en 1987, pasó a manos de la Universidad de la Patagonia cuando la firma se privatizó. En él se ven antiguas maquinarias y la evolución que la industria fue desarrollando.

Entre los museos temáticos más recientes, aparece en El Calafate (Santa Cruz), el primer Museo del Hielo, con un cine 3D y un innovador glacio-bar. Creado para concientizar sobre la importancia de los glaciares, ofrece una arquitectura de vanguardia frente al imponente Lago Argentino. A diferencia de la mayoría de los museos del país, tiene un costo de U$S 18.

En la región más austral, el Museo del Fin del Mundo, con valiosas piezas de expediciones y naufragios. El edificio fueguino funcionó hasta 1976 como sede del Banco Nación. Y entre las salas se ven los elementos de un auténtico almacén de ramos generales, lo que fue una cárcel construida por los mismos presos en 1902, y una amplia colección de fauna autóctona con más de 180 especies de aves.

Grandes pasiones en Buenos Aires

- En tierras bonaerenses, uno de los más atractivos museos está dedicado al Automovilismo, en la ciudad de Balcarce, cuna de Juan Manuel Fangio, quíntuple campeón mundial de Fórmula 1. Entre grandes copas, trofeos y especiales vestimentas, el recorrido atraviesa rampas que emulan pistas de carrera hasta seis diferentes niveles. Como complemento, una biblioteca, un microcine y una boutique donde comprar todo tipo de recuerdos.

- Si de fanatismos argentinos se trata, en el colorido barrio porteño de La Boca, se erige el Museo de la Pasión Boquense. Ubicado dentro del estadio del Club Boca Juniors, sorprende al visitante con una experiencia en 360 grados que recrea una ruidosa salida a la cancha.

- En el barrio de San Telmo, el Museo Argentino del Títere, creado en 1983, muestra muñecos en madera, goma espuma, papel maché y cartón.

- En la Academia Nacional del Tango (Rivadavia al 800), una especial galería hace honor al clásico 2x4, con módulos que van siguiendo el desarrollo de este arrabalero estilo musical y llamativos objetos, que van desde un sombrero de Gardel, hasta el piano de Agustín Bardi.

- En el Tigre existe un circuito por la historia del Mate, una costumbre nacional que se lleva a todas partes. En diferentes salas se ven colecciones en calabaza, madera y porcelana, se proyectan videos de las cosechas y, para las degustaciones, hay un bar.

- Finalmente, en la balnearia Mar del Plata, un original espacio dedicado al mundo submarino. Situado en la cima de la loma Stella Maris, es una propuesta didáctica, con más de 30 mil caracoles y diversos acuarios.

Los museos clásicos

El Museo Nacional de Bellas Artes, ubicado en la capital argentina, es el principal museo del país. Asimismo, en cada capital de provincia se ubica su museo particular, con variadas propuestas y dignas muestras de las culturas locales.  Fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

Rosario será una fiesta de sabores cordobeses


Con promociones en la vía pública, degustación de productos cordobeses, acciones en restaurantes, cocina en vivo y espectáculos artísticos en la costanera de Rosario, la Agencia Córdoba Turismo concretará la Semana de Córdoba en Rosario, del miércoles 12 al jueves 20 de junio.

Un equipo conformado por representantes de todas las regiones de la provincia, promotoras e informantes de la Agencia Córdoba Turismo, realizará acciones de promoción en la peatonal Córdoba, en pleno centro de Rosario, con degustación de productos cordobeses.

Asimismo habrá una original promoción en varios restaurantes de la ciudad con sorteos de estadías y canastas de productos cordobeses entre los ocasionales comensales. Esta actividad tendrá lugar en los establecimientos La Estancia, El Cairo, Chicharra, Don Ferro y Pobla del Mercat. fuente Turnoticias

Artículos Relacionados:

De turismo por Tucumán

Ciudades llenas de cultura y magia esperan por turistas de todo el mundo. La zona vitivinícola se ha convertido en una de las más visitadas por su propuesta de servicios y productos. Parajes naturales, como las famosas Yungas, son escenarios predilectos para el turismo de aventura o relax.


Las vacaciones de invierno en Argentina, representan una fecha clave para el turismo nacional e internacional que aprovecha días frescos de temporada para unas vacaciones inolvidables. Y en Tucumán están dadas las condiciones para vivir un gran periodo, porque el llamado “Jardín de la República” lo tiene todo: paisajes, historia, cultura, gastronomía, además de más hoteles, mayor conectividad, mejores servicios.

Todo complementado con ese gran valor agregado que es su gente, un ejemplo de superación en base a fuerza para sobreponerse a las adversidades y lograr poner en marcha una provincia que hoy vuelve a ser cabecera económica y política del norte argentino, donde el turismo no es la excepción.

Para esta temporada 2013, la provincia potenció una serie de circuitos que prometen ser los principales atractivos para los visitantes, además de un sin fin de actividades culturales y recreativas  que se sumarán para completar la agenda de los que pisen suelo tucumano.

Tras las huellas del artesano

La naturaleza generosa se transforma gracias a las técnicas milenarias que los artesanos heredan y transmiten de generación en generación. Las artesanías de Tucumán hablan de un espíritu hacendoso, de tradiciones que se preservan de generación en generación y de la eternamente homenajeada Pachamama que todo lo da y lo quita.

- Estos trabajos manuales invitan a redescubrir una cultura que no se entierra, sino más bien se esculpe en cuero, lana, arcilla, piedra y tantos otros materiales ancestrales.

- Cuando en Tafí del Valle los hornos alcanzan los 800 °C - o más - la arcilla toma un color rojizo y es tiempo de retirar las brasas. Pero eso no es todo, la técnica de las atmósfera saturada fija dos días de reposo antes de sacar la pieza del horno para luego cubrirla con cera y anticipar los motivos que adornarán su figura irrepetible.

- El tejido es otra de las artesanías típicas. En su entramado realizado con lana de oveja y pelo de llama, se utilizan variados tintes como el molle, el nogal, el tuibarbo y el hollín, los cuales provienen de la flora autóctona.

- Los artesanos imprimen sus motivos sobre los tapices, mantas e indumentaria. Los telares (de cintura, pala, peine o pedales) rescatan tradiciones hispanas y americanas. Imposible irse sin adquirir un proverbial poncho tucumano, en borravino y beige.

Turismo del vino en Tucumán


En la aérea central del imponente valle calchaquí, al noroeste de la provincia, se extiende la zona vitivinícola tucumana. De clima frío en invierno, caluroso en verano y mayormente seco, es favorecida con una alta exposición al sol, ya que 350 días del año son soleados con vientos suaves permanentes de norte a sur, propiciando un desarrollo sanitario optimo de las uvas su suelo es franco arenoso a pedregoso, permeable suelto, limpio y profundo en toda su extensión, alcalino pero no salino.

Es una de las zonas de producción vitivinícola más altas del mundo. La calidad y abundancia del agua de deshielo para el riego también es digna de ser subrayada. La zona vitivinícola es unificada por la Ruta Nacional 40 y la Ruta Provincia 307 recorre los 180 Km. que la separa de la ciudad capital de la provincia, San Miguel de Tucumán.

Los viñedos en el valle se plantan desde el siglo XVI y a partir de fines del siglo XIX se elaboran vinos para el mercado. La tradición vitivinícola tiene más de 130 años en los valles calchaquíes y se inició principalmente con la variedad criolla chica. A partir de 1910, Baltazar Chico amplió la superficie de viñedos gracias a canales de riego y represas llegando así, en el año 1934, a una superficie cultivada de 83 ha registradas en Colalao del Valle.

En la actualidad, las variedades implantadas en Tucumán, son: Torrontes, Malbec, Cabernet Sauvignon, Bonarda, Syrah y Tannat que dan vinos de alta calidad y muy concentrados. Son vinos fuertes, estructurados y con buen aporte de alcohol.

- Los viñedos se trabajan con una modalidad orgánica, con abonos naturales de guano y aporte de residuos orgánicos de otras producciones agrarias.
- Las conducciones son en parrales para las variedades blancas, para evitar la exposición directa al sol, y en espalderos para las tintas.
- Trabajan en la actividad vitivinícola el Instituto de Desarrollo Productivo (IDEP), la Cámara de Bodegueros de Tucumán y el Ente Autárquico Tucumán Turismo (EATT).
- Las bodegas tucumanas durante toda la temporada de invierno reciben a los visitantes que pueden recorrer los viñedos y degustar las producciones.
- Algunas para visitar son: Bodega Posse, Las Mojarras, Arcas de Tolombón, Alto La Ciénaga, Chico Zossi y  Bodega Río de Arena.  

Imperdibles circuitos turísticos en Tucumán

San Miguel de Tucumán

Protagonista indiscutible de Independencia Argentina, la historia de la capital tucumana ofrece mucho para ver y vivir: Museos, edificios emblemáticos, iglesias y conventos teatro y salas culturales, galerías y centro comerciales, peñas folklóricas, gastronomía y vida nocturna. Imperdible son las actividades en los Teatros y las actividades artísticas en las peatonales y plazas públicas.

Las Yungas

Cerca de la capital, es posible deslumbrarse con los paisajes y la exuberante vegetación de la selva de Yungas o selva subtropical, en uno de los recorridos más pintorescos de la provincia. El visitante conocerá lugares paradisiacos en este circuito y disfrutará de la paz y la infidelidad de actividades en Yerba Buena, de las lomas y quebradas soñadas de Villa Nougués, de los cerros y la vista panorámica única de la ciudad desde San Javier y de los bosques verdes y tupidos de Raco y El Siambón. Además descubrirá el testimonio de una de las fábricas azucareras más destacadas de la provincia en el ex ingenio San Pablo y podrá relajarse en un atardecer frente al dique El Cadillal.

Valle Calchaquíes

Paisajes que quitan el aliento, una herencia cultural milenaria, tradiciones que perduran a través de los tiempos, son algunas de las particulares que hacen inigualable este recorrido. Un camino que cambia constantemente en un abrir y cerrar de ojos. Por las tupidas yungas se atraviesan valles encerrados por las frondosas montañas y se llega a la aridez que caracteriza a la región. Tierra extraordinaria que ofrece miles de sorpresas, con un encanto antiguo, donde historia, naturaleza, tradiciones, arqueología y mitos, forman una alianza excepcional, razonas que la constituyen en una región turística de inevitable asombro. Recorrido turístico por excelencia, que busca el acceso al Norte Argentino a través de las montañas.

Valle de Choromoro

Lugares donde el tiempo parece detenerse y las preocupaciones cotidianas no tienen acceso. El típico aire de pueblo se da cita en este recorrido que se convierte en el marco ideal para un descanso en familia. El clima moderado, el valle rodeado de cerros, ríos y paisajes, convierten a esta villa en un destino óptimo para disfrutar de gratos momentos. El recorrido invita a realizar todo tipo de deportes, desde una reconfortante caminata hasta un motivador paseo a caballo descubriendo las riquezas arqueológicas y naturales de la zona. Otro de los paseos de los cuales el turista se enamorará es el valle de Choromoro, con sus culturas precolombinas, monumentos coloniales y yacimientos arqueológicos en San Pedro de Colalao y legados históricos de los aborígenes que merecen ser explotados.

Circuito Sur

Festejos tradiciones y destrezas criollas acompañan este recorrido. El sur tucumano invita al turista a conocer algunas de las ciudades más pujantes de la provincia y a empaparse de las historia de los pueblos que conservan sus sellos distintivos, como Lules, Concepción, Las Ruinas de la Ciudacita, el parque de Cochuna y nada menos que la Capital Nacional del Sulky: Simoca. Famaillá, espera a los visitantes, la Capital Nacional de la Empanada. Más adelante en Acheral podes visitar la muestra de Atahualpa Yupanqui y en Monteros se alza un importante sitio histórico Ibatín, lugar de la primera fundación de Tucumán. En  Concepción está el acceso al Parque Nacional los Alisos, donde se hallan el acceso al Parque Nacional los Alisos, donde se hallan las míticas ruinas de la Ciudacita. Llegando a la Ciudad de Alberdi, se puede acceder al dique Escaba, un espejo de lagua rodeado de montañas.

Apartado cultural

En la ciudad de Raco, cuna del célebre Atahualpa Yupanqui, es donde el visitante podrá descubrir costumbres y antiguas raíces, en un cálido intercambio con los lugareños. Cada calle recuerda una canción de este mítico cantante tucumano al que se le dedicó incluso un Monumento. Y en la casa conocida como La Calladita es donde se erige la Fundación Cultu Raco que se dedica a preservar el arte local.

Hospedajes en Tucumán

En hoteles 4 estrellas las tarifas rondan los U$S 140, en 2 y 3 estrellas varían entre U$S 35 y U$S 75, mientras que para opciones más económicas hay varios hostels desde U$S 10 en habitaciones compartidas.

Artículos Relacionados:

Primer sendero étnico-turístico y salvaje en Misiones

La Huella Guaraní es el primer sendero étnico-turístico y salvaje, cuyo recorrido será de 60 km, de los cuales 32 serán en la selva virgen dentro de tres áreas protegidas con selva de gran nivel de conservación. Estas áreas son la Reserva Natural y Cultural de Papel Misionero, la Reserva Guaraní y la Caá Yary.

“Es un producto innovador que viene a reformar la región del Moconá y las comunidades originarias instaladas a lo largo del sendero como las aldeas y las colonias rurales de Fracrán y Colonia La Flor.” dijo Fabio Zappelli, subsecretario de Ecoturismo de Misiones.

La Huella Guaraní incluye la presencia de tres comunidades de pueblos originarios los Jejy, Pindó Poty y Caramelito.

Es el primer sendero de largo aliento y recorrido de Misiones; abarcará la ruta provincial 15 que atraviesa Papel Misionero y la Unam, con aldeas originarias en su recorrido, para hacer experiencia salvaje y el intercambio permanente con comunidades, con senderos de chachíes, centro de atención al visitante, avistajes de aves y especies nativas, museo en selva, visita a saltos, etc. Fuente Turnoticias.com.ar

Artículos Relacionados:

La Ruta de Los Seismiles: un tesoro argentino

19 volcanes de más de 6 mil metros de altura son los protagonistas de este recorrido de Los Seismiles. Los volcanes y salares fueron integrados a las deidades andinas, se consideraban lugares sagrados y de orígenes míticos. Esta condición los convertía en Santuarios de Altura, y hoy es una valorada ruta de gran interés para el turismo de aventura y paisajístico en la provincia de Catamarca.


La cordillera de Catamarca, al noroeste argentino, ofrece un recorrido de ensueño por casi 200 kilómetros que van desde el noroeste de la provincia hasta el Paso San Francisco, límite con Chile. Se trata de un camino sinuoso en constante ascenso, donde a cada paso podrán verse las más variadas escenografías, por sus colores y texturas cuasi desérticas. Además de encontrarse allí 19 volcanes de más de 6 mil metros de altura, se suman innumerables picos, lagunas de firmes colores rojizos y turquesas, aguas termales, una escasa vegetación y algunos extravagantes animales.

Hay diversas opciones para hacer este paseo por una de las zonas más importantes en altura del mundo. Ante la extensa y deslumbrante siempre Cordillera de los Andes, se extiende un sinuoso camino en ascenso por 197 kilómetros que conecta a Chile por la Ruta Nacional 60. Allí, reposan los 19 volcanes que crean uno de los escenarios más particulares y tentadores para ávidos de la naturaleza, la aventura y la fotografía.

El paisaje cuasi desértico ofrece una paleta de colores y texturas interminables que varían a medida que se avanza desde los casi 1500 metros de altura hasta los 4.700 que alcanza el hito fronterizo. En todo ese transcurso -que se puede hacer en un día- se visualizan algunos de los picos que pelean por ser los más altos del mundo y no tienen nada que envidiarle al Aconcagua, en la provincia de Mendoza, o el Himalaya. Es meca también de aficionados escaladores que encuentran cada tanto modestos refugios donde guarecerse y pasar ocasionales tormentas.

Un camino de ida y vuelta

Para subirse a esta propuesta y disfrutar a pleno se puede viajar en auto propio, o contratar una excursión con guía que pueda ir explicando el desarrollo que tuvo la zona hace millones de años, cuando estaba en plena erupción y dejó marcas que hoy generan un ambiente más que particular.

El viajero encontrará una vegetación muy escasa, así como extravagantes animales como grupos de pintorescos flamencos, hasta burros salvajes y guanacos. También cada tanto, se ven algunos espejos de aguas que dependiendo de la intensidad y posición de sol despiertan una fiebre de colores verdes, azules y rojizos por el reflejo.

Entre los picos más altos se visualizan claramente el Inca Huasi de 6.640 metros, que es el primero de Los Seismiles, el Pissis que alcanza los 6.882 metros y el Ojo del Salado, que con sus 6.864 metros es el volcán activo más alto del mundo. Desperdigados en el horizonte también se suman el Walter Penk, Nacimiento y Aguas Calientes, entre otros. Ya cercanos al final del recorrido se encuentra el paraje La Gruta, a 4100 metros, donde hay un campamento de Vialidad Nacional y están las oficinas de Migraciones, a unos 21 kilómetros del Paso San Francisco.

Encanto y aventura para todos los gustos

- A unos 50 kilómetros de este mágico recorrido es posible hospedarse en alguno de los pueblitos de Catamarca que se caracterizan por su encanto y la hospitalidad de su gente, y en el último tiempo lograron convertirse en la puerta que trasporta a los viajeros al tesoro que esconden Los Seismiles.

- Una de las opciones es Tinogasta y otras es Fiambalá, famoso por los buenos vinos, y también conocido por ser sede de un complejo termal totalmente preparado para ofrecer unos días de descanso, relax y renovación de energías. Los piletones de diversas temperaturas que van de los 38 a los 54, están rodeadas de altas paredes de granito.

- Si de cultura se trata, resulta imperdible una pasada por el Museo del Hombre de Fiambalá, donde se exhiben momias de más de 500 años, que fueron encontradas cerca de Loro Huasi, un poblado cercano.
- En caso de buscar una aventura más extrema, unos 25 kilómetros al norte, viajando por la ruta 34, se llega a las extensas Dunas de Tatón, altísimas montañas de arena que se pueden recorrer en 4x4, cuatriciclos o tablas de sandboard.

Paisajes imperdibles

El Mirador del Pissis, es una alternativa fuera de la ruta de Los Seismiles, se llega por un desvío de tierra que nace pasando el Paraje Pastor Largo. Esta excursión requiere de un día extra y una camioneta 4x4, desde donde se podrá apreciar una panorámica asombrosa de un sistema de lagunas llamadas Azul, Negra, Verde y Aparejos.

Datos de interés

- En las entrañas del volcán Galán, se encuentra la laguna Diamante, un espejo de agua que es tan transparente y atractivo como enigmático en su composición. De acuerdo a una investigación científica reciente se trata del ambiente más extremo que se haya conocido hasta ahora y que mejor recrearía las características inhóspitas de nuestro planeta hace más de 3500 millones de años.

- Para los interesados en la arqueología catamarqueña está la excursión a Real Grande, desde donde se avistan paredes de lava volcánica de hasta 50 metros de altura con pictografías antiguas. En el camino se agrega también una caminata por el campo volcánico Los Negros que llega hasta unas ruinas y permite el acceso al volcán Antofagasta.

- Los volcanes y salares fueron integrados a las deidades andinas, se consideraban lugares sagrados y de orígenes míticos. Esta condición los convertía en Santuarios de Altura.

Artículos Relacionados: