Visitar el Parque Nacional Chaco


El inmenso verde desbordante de una variada y particular biodiversidad del Parque Nacional Chaco constituye una opción turística que merece ser visitada, tanto por su reserva de quebrachos como por ser refugio de especies animales en extinción.

Así, los amantes del ecoturismo y la naturaleza tienen para explorar a unos 120 kilómetros de Resistencia, esa área natural protegida que se puede recorrer en medio de una nutrida selva en la que también se destacan lapachos y guayacanes gigantes, algunos de más de 400 años.

En sus 14.981 hectáreas se despliegan los diferentes ambientes del Chaco Húmedo, desde el "monte fuerte", constituido fundamentalmente por bosques de quebrachos colorado y blanco, a las sabanas de palmeras caranday, además de la selva en galería y los esteros.

Uno de los principales motivos de la creación de este parque en 1954, fue proteger de la extinción a un bosque puro de quebracho colorado chaqueño, a tal punto que su nombre original iba a ser "Parque Nacional del Quebrachal".

El parque es también refugio de 353 especies de aves silvestres, según registros de la Administración de Parques Nacionales, además de mamíferos como monos carayá, coatíes, zorro de monte, carpincho y pumas, más reptiles como tortugas acuáticas y yacarés overos, peces e insectos, entre éstos últimos variadas y coloridas mariposas.
Entre las especies amenazadas que habitan esta reserva natural figuran el oso hormiguero grande, el lobito de río, el aguará guazú y el tapir.


El Parque cuenta con circuitos pedestres y vehiculares, de distinta duración y fácil acceso, que se pueden recorrer también en bicicleta, y realizar avistaje de aves y reconocimiento de flora y fauna.
El lugar invita tanto a la aventura como al descanso, atrae a viajeros y amantes de la fotografía de todo el mundo y es ideal para paseos en pareja, en familia, con amigos y excursiones escolares, que pueden ser de un día o mucho más.

El ingreso al parque es gratuito y en su acceso hay un área de camping, con espacio para un gran fogón y juegos infantiles sobre el río Negro, donde la presencia de los guardaparques es permanente,  y cuenta con un Centro de Visitantes y servicio de guías.

La temporada de visita sugerida es entre abril y octubre, por cuestiones climáticas, aunque esto no es excluyente, ya que se lo puede disfrutar todo el año.

Para llegar al parque hay que ir primero a Capitán Solari, cabecera del municipio donde se encuentra, en cuya plaza principal está la  oficina de información turística, que atiende de lunes a viernes de 8.30 a 19.30, y sábados domingos y feriados de 9 a 12 y de 16 a 19.


Para llegar en automóvil desde Resistencia se debe tomar la Ruta Nacional 16 hacia el oeste y, tras 56 kilómetros, desde su cruce con la Ruta Provincial 9 recorrer otros 19 kilómetros hasta La Escondida, y entonces avanzar otros 40 kilómetros hacia el norte hasta Capitán Solari.
Desde esta comuna hay que tomar un camino vecinal mejorado y transitar 5 kilómetros para arribar a la entrada del Parque Nacional Chaco, en un camino señalizado y en buen estado, aunque es recomendable no iniciar este último trayecto si llueve.

El “Campamento Educativo”, el predio para acampar en el parque, tiene capacidad para entre 50 y 60 carpas y dispone de sanitarios con agua fría y caliente, duchas, lavatorios, luz eléctrica, leña, mesas y parrillas, además de conexión wifi y señal de telefonía celular. fuente Telam

Artículos Relacionados:

Los Colosos de Siemens


Al caminar por las calles de la city porteña y si miramos con atención hacia arriba, podremos descubrir lindos rincones secretos para muchos que guarda la linda Buenos Aires en su arquitectura.

Por ejemplo, si nos paramos en la esquina de Diagonal Sur y Bolívar podremos ver el edificio Siemens y sobre su techo que da a la esquina, un importante reloj con dos colosos de más de tres metros de altura que congrega la atención de cientos de turistas curiosos a diario, convirtiéndola en una de las construcciones porteñas más retratadas de los alrededores de la Plaza de Mayo, justo al lado del Cabildo.

Una de las características fuera de lo común que tiene el edificio Siemens llamado así porque anteriormente estaba ocupado por esa empresa alemana, son el reloj y los dos gigantes móviles de bronce que miran hacia la plaza y que cada vez que se cumplía una nueva hora, los colosos con sus movimientos hacían sonar la campana.

Si bien ahora ya no se mueven ni hacen sonar la campana, los Colosos de Siemens, siguen acaparando las miradas de los turistas y visitantes que recorren esta zona de Buenos Aires.

Artículos Relacionados:

Turismo de termas en San Luis


Las termas de Balde y de San Gerónimo, con sus saludables propiedades terapéuticas y en el marco del paisaje de salinas, se convirtieron en el atractivo preferido de los turistas que llegan a territorio puntano en estas vacaciones de invierno.

Las aguas termales de Balde y de San Gerónimo se encuentran a poca distancia de la capital provincial y son muy recomendables para combatir el estrés y mejorar la salud.
Estas propiedades resultan un atractivo importante no sólo para los visitantes, sino también por los habitantes de esta provincia.

- La localidad termal de Balde, a 33 kilómetros de la capital puntana, posee aguas termales de características alcalinas, cloruradas, bicarbonatadas y sulfatadas, estériles, no contaminadas que emergen de una meseta subterránea, desde una profundidad de 600 metros.

Estas aguas, cuya particularidad es que se pueden beber, surgen a 43 grados durante todo el año y son recomendadas para el tratamiento de afecciones dermatológicas y nutricionales, reumatismo, diabetes y trastornos hepáticos.

Balde cuenta con un complejo termal municipal, dos hoteles, un complejo de cabañas y camping, en los que el visitante puede alojarse o ir sólo a disfrutar de los baños termales.

- Las termas de San Gerónimo, que le dan notoriedad a esta pequeña localidad, tienen una temperatura de 39 grados, surgen desde 451 metros de profundidad, y poseen efectivas acciones terapéuticas, tónicas, reconstituyentes y revitalizantes, que aumentan positivamente el bienestar personal.

También, por sus propiedades, es visitada por familias con niños que padecen enfermedades linfáticas, diatésicos o de endebles constitución física.

Este centro termal, ubicado a 26 kilómetros de la capital de San Luis,  posee hostería, cabañas y balnearios, con piletas al aire libre y piletas cubiertas, para que los visitantes disfruten y se relajen en sus aguas revitalizantes.

Artículos Relacionados:

El hermoso Lago Frías


El Lago Frías es uno de los especiales atractivos que nos ofrece el Parque  Nacional Nahuel Huapi en Río Negro.

Este espejo de agua es alimentado por varios arroyos que aportan agua de deshielo y de las precipitaciones producidas en la zona, donde el principal es el arroyo Frías, que aporta agua de deshielo de los glaciares del cerro Tronador.

El aporte de los sedimentos transportados por los arroyos, le otorga al lago su característico y hermoso color turquesa, lo que lo convierte en uno de los puntos de atracción más visitados del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Artículos Relacionados:

Hoy 1 de agosto; Día de la Pachamama


Como todos los 1 de agosto, se celebra el Día de la Pachamama o el día de la Gran Madre Tierra, la diosa suprema honrada por los pueblos aborígenes que habitan el Noroeste Argentino, Bolivia y Perú.
Aunque se celebra cada 1 de agosto, sus fiestas se extienden durante todo el mes, que está consagrado enteramente a la Pachamama.

Ella es considerada la madre (Mama) que engendra la vida, la nutre y la protege. Su nombre es popularmente traducido como "Madre Tierra", aunque el significado arcaico de "Pacha" no estaba solamente referido a la tierra, sino al universo y al tiempo.

La Pachamama o Madre Tierra, es la diosa femenina de la tierra y la fertilidad, una divinidad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. En la tradición incaica, es la deidad de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización y el Estado Andino. Es la más popular de las creencias mitológicas del ámbito incaico que aún sobrevive con fuerza en las provincias del noroeste argentino.

Fiesta de la Pachamama

El 1° de agosto es cuando se alimenta a la Pachamama, para lo cual se entierra una olla de barro con comida cocida, junto a hojas de coca, alcohol, vino, cigarros y chicha, entre otras cosas que sirvan como ofrenda.


El rito supone que ese día debemos entregarle a la Madre Tierra todo lo que no quisiéramos que a nuestra familia le faltara durante el año y agradecerle por los favores recibidos durante el año pasado. Así, en los pueblos del noroeste argentina, familias y vecinos se reúnen para abrir un pozo en la tierra, el cual será adornado con serpentina y papel picado. A continuación, se alimenta a la Tierra con maíz, quinoa, chalona, cordero, cabrito, distintas papas, habas, mazorcas, vino, cerveza, gaseosas, coca y otras comidas típicas. Luego se cierra el pozo con las manos y se le da de fumar.

Varias localidades del noroeste son sede de esta celebración. Entre ellas se destaca San Antonio de los Cobres, en Salta, donde desde 1995 se organiza la Fiesta Nacional de la Pachamama de los Pueblos Originarios.  Aquí la festividad incluye, además de la ceremonia central del entierro de ofrendas a las 15 hs., ferias artesanales, comidas de diferentes comunidades collas, festival de música y danza. Durante todo agosto, San Antonio de los Cobres cuenta con un circuito turístico para conocer el poblado, visitar el increíble Museo de Arqueología de Alta Montaña y asistir a otros rituales de la Pachamama.

Jujuy es un importante centro de adoración a la Pachamama. En toda la provincia se le rinde culto mediante la realización de una ceremonia milenaria, en la que se dan ofrendas a la tierra, de comidas, bebidas y hojas de coca. La celebración adquiere mayor relevancia en Purmamarca, Tumbaya, Valle Grande y en toda la Puna jujeña.

Artículos Relacionados: