Turismo de aventura en La Rioja: 12 caminos de trekking

Si te gustan las actividades relacionados con el turismo aventura, la contemplación de paisajes, entonces no debes perderte de hacer una escapada por el norte argentino que goza de paisajes de inigualable belleza, especialmente en La Rioja, con varias opciones para unas inolvidables caminatas.

En los campos de La Rioja la naturaleza se muestra frágil y salvaje. Esta provincia del norte de la Argentina, posee muchos lugares aptos para ser visitados por viajeros y caminantes, especialmente, un conjunto de sendas y recorridos de diferentes dificultades que se distribuyen por toda la geografía provincial. Cada sendero cuenta con características singulares que lo hacen imperdible para el turista aventurero.

Los diferentes paisajes y lugares que se transitan están cargados de historia, leyendas, vivencias y experiencias inolvidables en la naturaleza. A continuación, presentamos un recorrido por los principales destinos de trekking de esta tierra mágica:


1-Quebrada del cóndor 

Desde la Posta los Cóndores, se realiza uno de las caminatas más increíbles de la región, para llegar al lugar que los cóndores andinos eligieron para hacer sus nidos y enseñar a volar a sus pequeños condoritos. Después de un buen desayuno de campo, con pan casero y dulce de durazno cosechado de la misma huerta en las “Sierras de los Quinteros”, los guías conducen por un laberinto de rocas de granito y pastos amarillos, a través de las simas y quebradas en busca de “La Morada de los Cóndores”. Lentamente, el horizonte se transforma y en el azul del cielo se comienzan a ver a lo lejos, inmóviles vigías que, aprovechando las corrientes ascendentes de cálidos vientos, se mantienen suspendidos por largos periodos de tiempo, como esperando la llegada del visitante. Los cóndores van apareciendo ofreciendo su bienvenida, vuelan en círculos, se elevan, suben y bajan mientras el caminante disfrutan semejante espectáculo.

  • Tiempo de recorrido: 4 / 6 Hs.
  • Dificultad: Media.
  • Época: todo el año.



2-El Chiflón 

En el Parque Provincial El Chiflón, el recorrido de trekking es casi obligatorio. La caminata comienza en el centro de visitantes, desde donde los guías locales acompañan al turista por toda una quebrada multicolor, que deslumbra a cada paso por la variedad de paisajes que se conjugan en el mismo lugar. Troncos petrificados, rocas milenarias y el viento que sopla en la quebrada, hacen que este recorrido sea imperdible camino a Villa Unión o al Parque Nacional Talampaya.

  • Tiempo de recorrido: 1 / 2 Hs.
  • Dificultad: Baja.
  • Época: todo el año.



3-Quebrada de Don Eduardo y Ciudad Pérdida – Parque Nacional Talampaya

En el Parque Nacional Talampaya declarado Patrimonio de la Humanidad, se pueden realizar caminatas conducidas  por guías especializados e internarse en las entrañas de las gigantescas formaciones de arenisca sedimentaria. La caminata a la quebrada de Don Eduardo, comienza en el centro de visitantes del parque nacional, donde se contrata el guía. Los diferentes terrenos, las innumerables especies de aves que se avistan durante la marcha y las tropillas de guanacos que se cruzan, llenan de color y emociones a este inolvidable recorrido.
Otro posible en el Parque Nacional Talampaya es al interior de la Ciudad Perdida, una excursión en la que, parte en vehículo y parte a pie, se descubren las “callejuelas” de una caprichosa ciudad esculpida por el viento y el agua durante miles de años.  Este recorrido, permite entender los diferentes procesos de erosión que dieron origen a este maravilloso escenario natural.

  • Tiempo de recorrido: 3 / 5 Hs.
  • Dificultad: Baja.
  • Época: todo el año (precaución en verano)



4-Vallecito Encantado y Banda Florida

El Vallecito Encantado, es un pequeño valle situado cerca de Guandacol en la traza de La Rioja por la Ruta 40, cuyos colores lo han convertido en una de las maravillas naturales del país. El encanto de sus colores recuerda un óleo con pinceladas naturales que convencen continuar entre piedras y geoformas muy particulares. Pintadas naturales de suaves colores cambiantes donde los rayos de sol se reflejan en las laderas, produciendo destellos que te acompañan en cada tramo de los senderos que conducen hacia el fondo del valle. Una especie de balón y la formación de una copa rota, sorprenden por sus formas, producto de milenarios procesos de erosión. Algunas son: “La Copa del Mundo”, “El Sombrero del Mexicano”, “El Barquito”, “El Perfil de la Momia” y “El Paisaje Lunar”.


5-Quebrada de la Troya 

Magníficos paisajes montañosos, invitan a descubrir descomunales valles donde los colores del silencio comienzan a desplegar su magia paisajística. La pintoresca Cuesta de La Troya que comienza en Vinchina, el último de los Departamentos en zona precordillerana, atraviesa cuervas y contracurvas como parte de una de las travesías que maravilla a cualquier mortal. El universo cromático se presenta silencioso ante una naturaleza diferente que te desafía a conocerla, donde no sólo reconoces su valor real sino que te animas sigiloso a desentrañar su belleza. Con la logística necesaria, es posible llegar en compañía de especialistas (Cooperativa de Guías Laguna Brava) que, no sólo conocen la zona como la palma de su mano, sino que instruyen con perfección el ascenso hacia una travesía de jornada completa.

  • Tiempo de recorrido: 2 / 3 Hs
  • Dificultad: Baja
  • Época: Todo el año, con reservas fines de enero por algunas lluvias estacionales.


6-Aicuña

En un pircado histórico de piedra y barro de más de 60 cm de ancho, se encuentra esta comunidad donde las montañas ocultan el pueblo que se extiende sobre sus laderas, convirtiendo el viaje en una aventura entre innumerables curvas y precipicios de la bella Cuesta de Miranda. Magníficos miradores hacen de este viaje la mejor elección, desde donde se avizora la maravilla que dejó la naturaleza en su creación. En esta localidad, a 1600 msnm y 10 km hacia el este de Ruta 40, se produce una importante cantidad de nogales que han sido elogiados por la alta calidad productiva sólo de manera orgánica, sin fertilizantes ni agroquímicos, además de una gran variedad de hierbas aromáticas y medicinales.

  • Tiempo de recorrido: 3 Hs.
  • Dificultad: Media.
  • Época: Todo el año.



7-Guanchín -Chilecito

En Chilecito, la naturaleza muestra caprichos de belleza extraordinaria, donde quebradas se apropian del silencio y aire puro hacia un corredor que bordea la comunidad de Guanchín, única por sus tierras dedicadas a nogales y membrillos sobre las faldas del Famatina, conectando Chilecito y Sañogasta. Practicar trekking es vivir a pleno un turismo diferente. En su parte más alta comienza la cuesta de Guanchín, con un sinuoso camino que atraviesa una angosta quebrada pedregosa, con bosques de acacias y algarrobos en las hondonadas, hasta arribar al valle con hermosas vistas preparadas para captarlas en una postal única desde la cuesta. Caminar a orillas del rio de aguas cristalinas, que bajan de deshielo durante todo el año, es conectarse con lo más profundo de la naturaleza en altura

  • Tiempo de recorrido: 4 Hs.
  • Dificultad: Media.
  • Época: Todo el año.



8-Estación 5 del Cable Carril

Más de cien años de pie lleva esta monumental construcción. El Monumento Nacional Cable Carril, que une Chilecito con la mina abandonada La Mejicana, tiene a sus pies, una senda que une a todas sus estaciones y que recorre desde los 1095 msnm (metros sobre el nivel del mar) hasta los 4200 msnm donde se encuentra la mina. Esta particular caminata, en la que se arriba a la estación Nº 5, cuenta con una logística que implica poder dormir una noche en plena montaña, disfrutando del sol y las estrellas durante dos días a pura aventura. Luego de atravesar el paraje Santa Florentina, en el pie de la estación Nº3 del cable carril, la caminata comienza a subir lentamente por una quebrada donde las torres del cable y un pequeño arrollo, nos marcan el camino a seguir. Perfumado con hierbas aromáticas, el sendero realiza pequeñas curvas y contracurvas.

  • Tiempo de recorrido: 2 días
  • Dificultad: Media
  • Época: Todo el año


9-Vuelta al pique 

Por la ladera este del Cordón del Famatina, se llega a este lugar que une diferentes circuitos de gran interés turístico. Distintos  puntos panorámicos convergen hacia una extraordinaria belleza paisajística, disfrutando del remanso y majestuosidad de sentirse único protagonista de una naturaleza que pervive entre rincones escondidos y casi secretos, lejos de cualquier centro neurálgico. Hipnótico por sus particulares tramos, el trayecto del camino propone ascender a una altura máxima der 2500 msnm, convirtiéndose en el lugar obligado a disfrutar de una extraordinaria excursión por laderas seguras que atraviesan sin duda el legado de cultura originaria que abrigaron este tramo de territorio riojano.

  • Tiempo de recorrido: 2 días
  • Dificultad: Media
  • Época: Todo el año



10-Trekking en Los Colorados 

Sobre la ruta 74 que nos conduce a Chilecito, en el km 1118, una serie de carteles nos anticipan la cercanía a Los Colorados. Desde este pequeño poblado, de arquitectura ferroviaria, un grupo de guías locales organizaron un recorrido parte vehicular y parte en trekking, que permite conocer un tramo de la historia de los pueblos originarios que habitaron en la región. Aparecen singulares formaciones de tierra roja, donde los diaguitas, antiguos dueños de la tierra, dejaron en las rocas grabados y dibujos denominados petroglifos. Avanzando un poco más, el antiguo camino lleva al pie de la Cueva del Chacho, una grieta en la montaña, donde según cuenta la historia, en tiempos de las montoneras y las luchas por el federalismo, el Chacho Peñaloza, entraba a pleno galope y se refugiaba en los laberintos de roca, escapando de sus enemigos.
El recorrido continua y luego de caminar por un auténtico bosque desértico con especies de algarrobos, quebrachos y jarillas, luego el Puente Natura, una caprichosa formación rocosa que marca el final del recorrido, para emprender el regreso por un rio seco de arena y salitre.

  • Tiempo de recorrido: 3 / 5 Hs.
  • Dificultad: Media.
  • Época: Todo el año.



11-Dique de los Sauces

Pertenece al cordón montañoso del Cerro del Velasco. La particularidad que otorgan las figuras montañosas, se reflejan en este formidable espejo de agua, apto para recorrerlo mediante una huella hacia “El Pucará”, punto álgido para disfrutar de imágenes panorámicas no sólo de la Ciudad Capital sino de la quebrada misma. Para disfrutarlo en familia, comienza el ascenso mientras cae la tarde noche, apreciándose la puesta del sol como si se escondiera lentamente del lado oeste de las montañas. El sendero de este Trekking muestra la flora y fauna autóctona, otorgándole un atractivo más que pasa de la voluntad a la acción de concretarlo, desde el mismo paredón del dique.

  • Tiempo de recorrido: 90`aproximadamente.
  • Dificultad: Baja.
  • Época: Todo el año.


12-Santa Vera Cruz 

Conocido como el último de los 10 pueblitos que componen el departamento Castro Barros, Santa Vera Cruz, de inigualable belleza natural y colores sorprendentes, permite disfrutar de lo escénico del cordón de las Sierras del Velasco. Caminos pintorescos y aire puro, para emprender la aventura de conocer un Castillo muy particular. Dionisio Aizcorbe, un hombre oriundo de Santa Fe, edificó esta obra arquitectónica otorgándole su impronta personal de gran originalidad por  sus  formas y decoración inspirada en relatos místicos y otras religiones. Trekking por el Sendero Peñón del Cóndor es un recorrido donde la naturaleza de su flora y fauna te hacen partícipes de esta tierra.

  • Tiempo de recorrido: 1 a 3 Hs.
  • Dificultad: Baja.
  • Época: Todo el año.


Que llevar en estas excursiones de aventura

Mochila o bolso pequeño colgante, agua, zapatillas de trekking, protector solar, alguna barra de cereal para reponer energías y muchas ganas de caminar por lugares completamente impensados.

Artículos Relacionados:

24° Fiesta Nacional del Chamamé en Corrientes

El Chamamé es uno de nuestros tradicionales ritmos musicales que forma parte del folclore argentino. Una música muy escuchada y bailada en el noreste de nuestro país, en provincias como Corrientes, Misiones, Entre Ríos, Chaco, Formosa. 
Así, la provincia de Corrientes se está preparando para uno de los eventos más importantes del litoral argentino. Se trata de la Fiesta Nacional del Chamamé que, en su 24º edición, presentará grandes sorpresas del 6 al 19 de enero de 2014. Como desde hace 10 años, en paralelo se presenta la Fiesta del Chamamé del MERCOSUR.


El tema del próximo encuentro será “Universo chamamé”, un concepto que estará presente en la estética, la programación artística y las distintas actividades que formarán parte de la mayor celebración cultural e identitaria de los correntinos, hoy exportada al mundo.

En la presentación oficial de la fiesta se anticiparán algunos de los números principales que conformarán la programación central, y se brindarán detalles de las múltiples actividades que formarán parte de la celebración chamamecera: entre ellas, la bailanta chamamecera del Puente Pesoa, el foro, las clínicas, las muestras en los museos, los libros del chamamé y lo nuevo: un festival del cine chamamecero, una tienda de chamamé y los espacios alternativos: “Jazzmamé” y “Chamarock”.

El chamamé será protagonista durante la toda presentación oficial de la Fiesta. Abre la celebración musical el grupo Tajy (Lapacho en Guaraní), un trío correntino que aborda un repertorio con fuerte anclaje en la música del litoral y tiene como principal propuesta la renovación en el tratamiento musical de dicho género, y que está integrado por María Belén Arriola en violín, José Víctor Piñeiro en guitarra y Alejandro "Tato" Ramírez en acordeón.

Artículos Relacionados:

Vacaciones de verano en Santa Fe

Ideal para el verano en Suramérica, la travesía de aventura que ofrece Santa Fe incluye balnearios en todo el corredor del río Paraná, así como islas, lagunas y arroyos, que permiten el disfrute de jornadas de playa, la práctica de deportes náuticos y baños refrescantes, con paradores, campings y una completa infraestructura de servicios.


Para los que desean ponerse en contacto con la naturaleza y disfrutar de unas vacaciones a pleno sol, la provincia argentina de Santa Fe invita a visitar su Corredor de la Costa. Un circuito que se extiende por alrededor de 700 kilómetros, desde la localidad de Reconquista hasta Rosario, siempre a orillas del Río Paraná y algunos de sus afluentes.

En este itinerario destinado a los amantes del ecoturismo, abundan las actividades al aire libre, los paseos guiados, avistajes de aves y safaris fotográficos. Pero, sin duda, la vedette de esta propuesta la constituye la pesca deportiva que se practica con criterios sustentables.  

Santa Fe de la Vera Cruz, capital de la provincia, es cuna de la Constitución Nacional. Una urbe ribereña con aires mediterráneos en la que se conserva un importante patrimonio histórico y cultural. Está conectada a otros destinos de la Argentina mediante autopistas y túneles subfluviales,  y se constituyó hace tiempo como la reina santafesina del Paraná. De clima tropical, ofrece al viajero balnearios costeros, excursiones de aventura, caza, pesca y deportes náuticos a 20 minutos de la urbe a través de la Ruta Nacional 168.

Recorrido capitalino

Uno de los atractivos de esta Capital –distante casi 500 kilómetros de Buenos Aires, son las Lagunas Setúbal, ubicadas en pleno valle aluvial del río Paraná; y, la Costanera de la ciudad, en la que se encuentran construcciones residenciales, restaurantes, clubes deportivos y paradores.

Para los que buscan propuestas naturales, son ideales la Estación Zoológica Experimental, un sitio con guías especializados que brindan conocimiento sobre la fauna autóctona; y, el Centro Observadores del Espacio.

Además, la oferta de balnearios incluye espacios familiares y otros con propuestas para el público joven, que se extienden por las noches. Algunas de las opciones son Guadalupe, Piedras Blancas, Parque Belgrano y Los Alisos, en los que se practican deportes náuticos como natación, canotaje y remo, entre otros.

Un imperdible en estas tierras santafesinas, es la Casa de Alfajores Merengo, una tradición provincial que se impuso durante la Convención Constituyente de 1853 y todavía sigue vigente. Sede de viejas tertulias, el comercio permanece abierto frente a la Plaza 25 de Mayo.


Al norte

El circuito costero por esta región del litoral se divide en dos tramos que parten de la ciudad capital en el centro de la provincia- hacia el norte y el sur.

El primero de ellos conduce hacia Reconquista por el río San Javier, mediante la Ruta Provincial 1 y la Ruta Nacional 11, por unos 450 kilómetros en los que el viajero atravesará ciudades ribereñas, bañados, arroyos y lagunas que conjugan aire puro, la cordialidad de los lugareños y la degustación de exquisitas carnes asadas.

El primer centro urbano que se encuentra desde Santa Fe Capital en dirección norte es San José del Rincón, una urbe de estilo colonial con un Museo Regional y el antiguo Puerto de Colastiné.

Más adelante, las localidades de Arroyo Leyes, elegida por los santafesinos los fines de semana por  la Laguna Los Naranjos; y, Santa Rosa de Calchines, ideal para los amantes del pique y propuestas de ecoturismo en La Islita o la Vuelta del Pirata.

A 45 kilómetros de la ciudad Capital, se ubica Cayastá que ostenta las ruinas de lo que fuera la antigua ciudad de Santa Fe, con un Parque Arqueológico y un Museo. Bordeada por el río San Javier ofrece bajadas de lancha, piletas para el lavado de pescados, guarderías de embarcaciones y guías.

Un poco más al norte se encuentra Helvecia, la Capital Nacional del Bagre Amarillo, en la que se realizan paseos urbanos, una visita al Muelle Flotante y safaris fotográficos por las islas.

Finalmente, y luego de una breve parada en las localidades de Alejandra y Romang, el viajero llega hasta Reconquista. Un sitio que conjuga las viejas construcciones y los edificios, y concentra las actividades de verano en el antiguo puerto sobre el río Paraná.


Aires del sur

El tramo costero de Santa Fe que desciende desde la Capital hasta la ciudad de Rosario, también se ubica en paralelo al Paraná y otros cursos menores que riegan la región, con la autopista como guía de viaje y Santo Tomé como portal de ingreso.

Unos kilómetros más al sur, aparece Sauce Viejo, a orillas del río Coronda. Tienta a los pesqueros con ejemplares de dorados, bagres amarillos y patíes. También a orillas de este curso de agua, el viajero encuentra un complejo de cabañas en Desvío Arijón, con excursiones de caza y pesca.

El siguiente destino es Coronda, sede de la Maratón Acuática Internacional de Aguas Abiertas, que sorprende con su río homónimo y los cultivos de frutilla que la circundan.

Las siguientes urbes costeras del Corredor Sur son San Fabián, Barrancas, Puerto Aragón, Monje, Puerto Gaboto y Oliveros, entre otros, con pocos kilómetros de distancia entre una y otra.

Por último, Rosario más conocida por ser “cuna de la Bandera argentina”, en la que además de una pintoresca costanera urbana existe una variada agenda cultural. Posicionada como nodo conector dentro de la provincia, alberga importantes teatros y museos.

Dos sitios imperdibles

- La comunidad ribereña Boteros de Alto Verde, a sólo cinco minutos del centro comercial de Santa Fe Capital, propone al viajero ponerse en contacto con las costumbres y quehaceres diarios de los pescadores artesanales y canoeros del Litoral.

- Uno de los destinos más visitados durante la estadía en la Capital santafesina es Paraná, su par de Entre Ríos, a la que se accede en menos de diez minutos a través del Túnel Subfluvial Hernandarias que desciende hasta 30 metros de profundidad bajo el río.  

Cómo llegar

Desde Buenos Aires vía terrestre la conexión es a través de la autopista A001, RN 9, autopista A008 -que une Rosario y Santa Fe- y las RN 11 y 168.
El aeropuerto de Sauce Viejo es el que sirve a toda el área urbana de la Capital, localidades vecinas y al Gran Paraná. Junto con el Fisherton de Rosario son los más importantes de la provincia.
Las distancias aproximadas a otros destinos argentinos: Córdoba 343 km, Corrientes 540 km, Mendoza 902 km, Neuquén 1310 km y Salta 1056 km.

Artículos Relacionados:

Cinco destinos para pasar la Navidad en familia

Pensando en unas fiestas navideñas diferentes, lejos del ritmo de las urbes, Argentina nos ofrece destinos turísticos de gran belleza y variadas opciones para el disfrute familiar. Playas, sierras y montañas suman escenarios imperdibles. Además, una riqueza cultural y patrimonial aportará un toque diferente a estas fiestas navideñas y de Año Nuevo.


De norte a sur, la Argentina se viste de alegría y tradición para celebrar las fiestas decembrinas. Con sus propias particularidades, cada región ofrece lo mejor para disfrutar en familia o con amigos en una fecha que marca la alegría y el reencuentro. Si bien los destinos turísticos suelen llenarse de visitantes en temporada  estival, presentamos a continuación cinco opciones que, para la Navidad y Año Nuevo, todavía pueden disfrutarse con la tranquilidad que merecen.

1- Bariloche

Los cerros Catedral, Otto y Tronador, los ríos Manso y Limay y los lagos Nahuel Huapi, Gutiérrez y Moreno, son algunos de los atractivos naturales que alberga la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche para el desarrollo de circuitos de aventura, entretenimiento y diversión en la Patagonia argentina.

Además de su exquisita gastronomía, sus hermosos paisajes y su actividad cultural, la llamada Capital de los Lagos Patagónicos, es tierra de cerveza artesanal, chocolates en todas sus variedades; dulces regionales de frutas finas; ahumados de ciervo, jabalí, trucha, salmón o quesos; artesanías en madera tallada y tejidos de lana de oveja o cabra; y, cosméticos de rosa mosqueta. El clima es frío, pero durante las cuatro estaciones del año existen alternativas de aventura. Entre las visitas imperdibles se encuentran el clásico Hotel Llao Llao; el Museo del Chocolate; y, el Bar de Hielo más grande Sudamérica.

Sumado a todos estos atractivos, Bariloche ofrece varios refugios de montaña ubicados entre los 1500 y 2000 metros de altura, con kioscos para los caminantes que decidan subir con menos peso en la mochila. Además, ofrecen excursiones guiadas con personal capacitado y equipos para hacer salidas de escalada, caminatas y visitas a puntos panorámicos.


2- Sierras de Córdoba

Córdoba ofrece una extensa lista de opciones entre imponentes paisajes naturales, escenarios de abundante vegetación y caudalosas aguas, así como una excelente calidad de servicios e infraestructura. Las temperaturas que promedian los 17 grados hacen de esta provincia, ubicada en el corazón de la Argentina, una muy buen opción para pasar las fiestas navideñas en familia; especialmente en las ciudades que engalanan las sierras cordobesas.

La Cumbre, ubicada a unos 96 kilómetros de la Ciudad capital, tiene importantes espacios recreativos y culturales, ideales para una escapada de pocos días. Un lugar con estilo propio para hacer caminatas, cabalgatas, excursiones guiadas y prácticas de golf en un prestigioso campo de 18 hoyos. Es famosa por su Cristo Redentor, una imponente imagen de unos 7 metros a la cual se accede por un vía crucis desde una de las más antiguas capillas del pueblo, la de san Roque. Bordeada por el río San Jerónimo, ofrece un completo Balneario Municipal y el Manantial El Chorrito, paseo imperdible los días de sol.

Mientras que en Villa Carlos Paz, una de las ciudades más importantes del Valle de Punilla, las opciones son variadas. Está situada a orillas del Lago San Roque y a los pies de las Altas Cumbres, se enorgullece del pintoresco Reloj Cu-Cú construido por inmigrantes alemanes, se puede dar un paseo en las alturas desde el Complejo Teleférico, o darse un baño en La Playa de los Hippies.

Por su parte, Mina Clavero, cuyo nombre significa “agua que brilla”, constituye uno de los destinos turísticos más bellos y atractivos del Camino de Traslasierra. Situada a unos 140 kilómetros de Córdoba capital, invita al viajero a visitarla todo el año con un resplandeciente sol para disfrutar de tranquilas jornadas en trasparentes lechos de ríos y arroyos. Con paisajes compuestos por una densa vegetación, no escatima en áridos horizontes y pedregosos picos. Lejos de la agitada vida citadina, es ideal para la aventura y el relax.


3- Ushuaia

Ushuaia es la ciudad más austral del planeta, por ello es conocida como la ciudad del fin del mundo. En plena Cordillera de los Andes, la ciudad construida casi en su totalidad por presidiarios se encuentra rodeada por los montes Martial, Olivia y Cinco Hermanos. Es la capital de Tierra del Fuego y uno de los destinos de la Argentina más visitados por los turistas extranjeros que llegan atraídos por el impactante paisaje que conforma. Aunque en invierno la luz del día apenas llega a las siete horas, durante el verano más de la mitad del día tiene luz natural lo que asegura jornadas más largas para el disfrute.

Sin grandes dimensiones sobre tierra, la ciudad es pintoresca y colorida. A orillas del extenso canal de Beagle, es una conjugación final de montañas, bosques, glaciares, mar y por sobre todo viento. Según cuentan los pobladores, su nombre en lengua yámana significa “bahía mirando al poniente”. Y es por ello también un destino por excelencia para el amarre de importantes cruceros.

La ciudad está exenta de impuesto de valor agregado (IVA), por lo que se ha convertido en los últimos años en un punto estratégico para acceder a locales libres de impuestos a lo largo de toda la avenida San Martín, en pleno centro, donde comprar perfumes, objetos de electrónica, cueros y textiles de la provincia.


4- La Costa Atlántica

Los balnearios que conforman la Costa Atlántica son elegidos cada temporada estival por alrededor de siete millones de turistas. Se trata de más de 1.200 kilómetros de playas, bosques y médanos para disfrutar unos días a orillas del mar junto a diversas actividades deportivas, obras de teatro, recitales gratuitos, centros comerciales, parques temáticos y complejos de termas marinas.

De sus localidades, Mar del Plata es la más popular; Villa Gesell es la preferida del público joven; San Clemente del Tuyú la predilecta de las familias; y, Mar de las Pampas para quienes buscan tranquilidad. Por su parte, de la región Patagónica, las costas de principales son las de  Río Negro y Chubut. Los balnearios de la Patagonia se distinguen de los de Buenos Aires por sus características geográficas que incorporan acantilados, restingas y playas rocosas. En total, son 4.500 kilómetros de costa, en cuyas aguas habitan especies subtropicales debido al encuentro de corrientes frías y cálidas. Las ciudades más visitadas allí son Puerto Madryn y Las Grutas, con actividades de buceo, trecking y avistajes de fauna marina.

Parajes agrestes, grandes urbes y exclusivas villas integran la cartelera de opciones en la Costa, donde a mediados de diciembre se da comienzo a la temporada de verano que se extiende hasta marzo. Una buena opción para pasar las fiestas con la familia o amigos.


5- Salta, la linda

Salta es uno de los pocos territorios argentinos que por su extensión limita con otras seis provincias y a la vez con los vecinos países de Chile, Bolivia y Paraguay, una condición que le permite gran accesibilidad aérea y terrestre. Además, produce uno de los mejores vinos Torrontés y empanadas de carne que son íconos de la región del Norte. Su capital, alberga un amplio itinerario cultural y excursiones de aventura para todos los gustos.

En “Salta, la linda”, el turista puede conocer los principales atractivos mediante un sistema de ticket diario. Entre las paradas infaltables están la Iglesia y el Convento de San Francisco; el Cabildo con sus anécdotas sobre la Independencia argentina, y la Catedral Basílica, uno de los templos más bellos del país.  El Museo de Arqueología de Alta Montaña atesora uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años: los “Niños del Llullaillaco”, dos momias de la época incaica encontradas en la cima del volcán Llullaillaco, a 6.700 metros de altura, junto a ciento cuarenta y seis objetos que los acompañaron en su viaje al más allá.

Además, la mayoría de las ciudades salteñas ofrece un amplio itinerario cultural repleto de museos, iglesias y antiguas casas, así como las más tentadoras excursiones para todas las edades y gustos. Hay actividades campestres para los que buscan mayor relax y propuestas activas por bodegas y viñedos, trecking de altura, cabalgatas, rafting o parapente. Salta es una provincia ideal para reencontrarse con la naturaleza y las costumbres más típicas del Norte argentino.

Artículos Relacionados:

Vacaciones de verano en Aluminé

La Patagonia ya se prepara para recibir los turistas que llegarán esta temporada de verano. Aluminé, ubicada al este de la provincia de Neuquén, presentó su temporada con propuestas culturales y deportivas.


Aluminé, localidad argentina ubicada en la provincia del Neuquén, sobre la margen oeste del río homónimo; es un destino con múltiples opciones para quienes elijan visitarla este verano, la propuesta es amplia e incluye desde deportes de aguas blancas hasta actividades recreativas y de contacto pleno con la naturaleza, pródiga en paisajes y posibilidades.

Bajo el lema "Viví Aluminé todo el año…" se lanzó oficialmente la temporada estival 2013-2014, con actividades varias, entre ellas, la 4º edición de la Fiesta del Asado con Cuero que se desarrollará los días 11 y 12 de enero; también se realizará durante la segunda semana de enero la Fiesta del Río, y el segundo fin de semana de febrero la Fiesta Nacional del Rafting Categoría Turista.

Al respecto, el intendente de la localidad, Andrés Méndez dijo que "lo que estamos haciendo hoy es poner en boca de todo las actividades que Aluminé tiene previsto desarrollar particularmente durante el verano, y fundamentalmente rendirle un humilde homenaje al paisano de campo que es en definitiva quien le va a dar la apertura a la actividad estival a través de la 4º edición de la Fiesta del Asado con Cuero, que pone en valor la actividad de la gente que ha venido desde tiempos inmemoriales a la región, y que acuña el saber campero".

Por su parte, el Ministro de Desarrollo Territorial de la Provincia, Leandro Bertoya destacó la labor que realizan las autoridades municipales para el desarrollo del destino y remarcó "el esfuerzo y la creatividad que impone Aluminé para que la localidad se vea recompensada con los turistas que seguramente volverán a sus hogares con el cuerpo retemplado para volver al trabajo que cada uno realiza en su destino".

Deportes y diversión

Capital nacional del kayak y paraíso de pescadores, este pueblo de montaña está ubicado a 1.526 Kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a 326 de la Capital Neuquina. Forma parte del Corredor de los Lagos, de la Ruta del Pehuén, y es el portal de acceso norte al Parque Nacional Lanín. Además, integra el sendero Huella Andina, por lo que constituye una opción ideal para los fanáticos del senderismo.

Durante las vacaciones de verano Aluminé ofrece a los turistas actividades para todos los gustos, desde observación de aves; cabalgatas; turismo en comunidades mapuches; circuitos turísticos en las Áreas Protegidas; senderismo, deportes en aguas blancas; y por su puesto pesca deportiva. 

Entre los atractivos naturales de la localidad se destaca el pehuén, árbol emblema de la Provincia en torno al cual han desarrollado su vida las comunidades mapuches de esta zona. Su presencia en el paisaje y en la gente es tan importante que las fiestas populares efectuadas en la región lo tienen como máximo protagonista. Por ello, Aluminé realiza todos los años, en Semana Santa; la Fiesta Nacional del Pehuén.

Servicios de altura

La ciudad dispone de aproximadamente 800 plazas habilitadas, compuestas por alojamientos hoteleros y extra hoteleros como cabañas, alojamientos turísticos alternativos y camping organizados agrestes y libres.
En materia gastronómica la oferta local es variada e incluye desde platos tradicionales y típicos, realizados a base de piñón u hongos, hasta las imperdibles pastas, chivitos y corderitos patagónicos.

Cómo llegar


  • Desde Buenos Aires: Rutas Nacionales Nº 5, 35, 153, 143, Provincial Nº 20 (La Pampa), Nacionales Nº 151, 22 y Provinciales N º46 y 23 (Neuquén). Distancia del recorrido: 1.526 kms. Desde Neuquén Capital: Rutas Nacionales Nº 22 y 40, continuando luego por las Rutas Provinciales Nº 46 y 23. Distancia del recorrido: 326 kms. Sugerencia: En temporada invernal se recomienda consultar el estado de las rutas antes de emprender el viaje, en la Dirección Provincial de Vialidad o la Secretaría de Turismo de Aluminé (02942) 496001.
  • En avión: al Aeropuerto Internacional "Juan Domingo Perón" de Neuquén capital, o al Aeropuerto "Carlos Campos", de Chapelco,  Ruta Nacional 234.

Artículos Relacionados:

La Rioja vive su tradición religiosa con el Tinkunaco

Cada 31 de diciembre los riojanos reviven una de las festividades religiosas más importantes del calendario, donde se fusionan la necesidad de superar las diferencias humanas invocando la potestad de Dios a través del Niño Dios Alcalde, que intercederá procurando encontrar en la paz un denominador común como forma de vida.


El Tinkunaco, “encuentro de dios con el pueblo” en lengua quechua, conlleva la emoción indescriptible de buscar protección y agradecer a la vez por las plegarias recibidas. Bajo un radiante sol riojano al promediar el mediodía, el pueblo riojano elige al Niño Divino como Alcalde del mundo y, a San Nicolás como su lugarteniente en la tierra.

Hace 421 años, en la provincia del norte argentino, diciembre no sólo significa el final del calendario de un año transcurrido, sino también la fecha para renovar las promesas pedidas al Santo Patrono, San Nicolás de Bari, anhelando iniciar un nuevo período, y aceptando con humildad que el Niño Jesús Alcalde es la única autoridad ante quienes rendirán honor y pleitesía cada día que comience, a partir de allí.

La fecha se establece como recuerdo de los acontecimientos vividos durante la Pascua de 1593, donde los españoles bajo las órdenes de don Juan Ramírez de Velasco, fundador de la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, recurren a los oficios de Francisco Solano, jesuita que con su crucifijo, violín y breviario de plegarias logró restablecer la armonía entre colonizadores y diaguitas, quienes habitaban estas tierras.
Desaparecería entonces la opresión del renovado poder español que oprimía a los colonizados.

La historia rememora que a las 12:00 horas de ese 31 de diciembre, día en que los españoles renovaban sus autoridades, comenzaría a cambiar la historia para un pueblo netamente religioso, donde los padres jesuitas recogerían en detalle cada tramo de la ceremonia que restableciera la paz entre dos civilizaciones, revalorizando los sentimientos populares originarios a través de una celebración religiosa.

El Monumento al Tinkunaco fue creado por el artista plástico Mario Aciar. Se encuentra ubicado frente a la Iglesia de Las Padercitas.

El encuentro histórico

Desde el templo de San Francisco de Asís parten los AILLIS (cofradía en que se organizaron los diaguitas), son los devotos del Niño Alcalde (Jesús Niño) portando su imagen en la procesión (Ailli es una voz quechua que significa triunfo, victoria), vistiendo vincha y poncho y en ambos atuendos un espejito. Presididos por el Inca (cargo renovado hereditariamente), cantan al compás de su caja y del arco un antiguo himno “Año Nuevo Pacarí”, como usaba el Inca del Perú.

Desde la Iglesia Catedral parten los ALFÉRECES (cofradía en la que se organizaron los españoles), usando banda y alzando una bandera en forma de globos como bandera arriada en tiempos de paz. El Alférez Mayor (cargo electivo que se renueva todos los años), es acompañado por 12 Apóstoles y 12 Aspirantes con sus correspondientes estandartes.

A las 12 en punto ambas procesiones se encuentran frente a Casa de Gobierno. La imagen de San Nicolás, con todo el pueblo reunido, se arrodilla tres veces ante el Niño Alcalde, reconociendo en él, al Señor. El colorido ancestral de las vestimentas de Aillis y Alféreces se conjuga con los sentimientos populares reviviendo año tras año los pasos de la tradicional ceremonia y replanteando su hondo significado. Los Aillis entonan un tradicional canto aborigen, en quechua y en castellano. Sin embargo Aillis y Alféreces se igualan tomando una misma actitud, para que haya fusión o encuentro entre esos dos pueblos. Estrecharse en un fuerte abrazo con quien está al lado simboliza la alegría de haber alcanzado el objetivo, Diaguitas y Españoles han dado origen a una nueva comunión: el Pueblo Riojano.

Se reconocerá la autoridad superior en el Niño Dios y, entregará por ello la Llave de la Ciudad, para que el 3 de Enero se despidan las imágenes concluyendo las fiestas. El Jefe Municipal capitalino recibirá como cada año de parte del Niño Jesús Alcalde, la Biblia con el acompañamiento del rezo del Pueblo: “Según esta Ley queremos ser gobernados”.

La tradición del Niño Alcalde

La imagen del Niño Jesús Alcalde fue encontrada por San Francisco Solano, en un momento trascendente de la historia de la Provincia de La Rioja, donde más de 20.000 diaguitas cansados de las injusticias que padecían por parte de los españoles se levantaron en armas para destruir la ciudad. El padre jesuita imponía entonces la imagen del Niño Dios como alcalde de la ciudad y verdadera Autoridad del Pueblo. Esta celebración tan particular, que data desde hace 421 años, emociona al pueblo peregrino no sólo riojano sino también a quienes desde distintas latitudes llegan buscando la protección de Dios como único y supremo.

Joaquín V. González relataba en su obra “Mis Montañas” que “los padres jesuitas dieron forma litúrgica y social al hecho histórico, organizando una cofradía de indígenas devotos al milagroso apóstol y, a su divino protector. Eligieron el más respetable de los indios convertidos, y lo cubrieron con la regia de los Incas; dieron el gobierno inmediato de todas las tribus sometidas y el carácter de gran sacerdote de la institución, como un trasunto del que  revestía el emperador del Cuzco. Los caciques obtuvieron el nombre y oficio de alféreces, o caballeros de la improvisada orden, especie de guardia montada que obedecía idealmente al Patriarca conquistador”.

El Tinkunaco en Malligasta

También el oeste riojano revive el Tinkunaco. En Malligasta, departamento Chilecito, se reúne una multitud que durante una semana se prepara respetando el legado de quienes comenzaron a celebrar este culto religioso. Esta festividad se realiza en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, que posee imágenes traídas desde el Cuzco, Perú por Don Florencio Gordillo, como la del Niño Alcalde.

Sin embargo - relatan antiguos moradores malligasteños- la imagen de San Nicolás moreno fue comprada a través del sistema de trueque por el Cacique Don Rosendo Díaz, de la tribu de los Mallis en una reducción jesuita que se encontraba en Campanas, Departamento Famatina en los años 1700 aproximadamente. La Iglesia Inmaculada Concepción fue construida alrededor de 1650, de regulares dimensiones y  pórtico labrado. Edificada con adobe sobre cimientos de piedra, perduró hasta 1781. Debido al deterioro estructural, fue demolida en 1784, por orden del sacerdote Villacorta. La nueva Iglesia, cuya estructura original se conserva actualmente salvo las modificaciones en 1902 posee una nave central, crucero con una capilla a cada lado una para el Señor de la Agonía y la otra para La Peregrina, sacristía y contra sacristía, altar mayor, retablo y presbiterio.

De antaño, los pobladores de esta localidad integrante de la Ruta del Vino y de la Producción, usaban armar las tradicionales Ramadas (improvisaban un rústico techo y en ocasiones las mismas vides servían de sombra), para resguardar a los feligreses del supremo calor en cielo riojano, fundamentalmente al promediar el Encuentro. Allí compartían almuerzos a la canasta y auguraban ventura para un Nuevo Año. Con el paso de los años, esas Ramadas fueron adquiriendo mejoras no sólo a nivel edilicio sino respecto a gastronomía, además de incorporar espectáculos de danza y música que armonizarán el descanso de la multitud concurrente.

De interés


  • En la ciudad de La Rioja se construyó una plaza en honor al nacimiento de Jesús y eso convirtió a la urbe en Capital Nacional del Pesebre.
  • Entre los destinos más visitados están Chilecito, al pie del macizo de Famatina; Nonogasta, en el valle del río Grande; y Villa Unión, desde donde se accede al Parque Nacional Talampaya.


Cómo llegar

Desde Buenos Aires en auto son 1.167 kilómetros hasta la ciudad Capital de La Rioja. Se accede por Ruta Nacional  9 hasta la provincia de Córdoba y desde allí se toma la Ruta Nacional 38 hasta destino.

Artículos Relacionados:

De turismo por Colón-Entre Ríos


A sólo 340 kilómetros de Buenos Aires, Colón se luce como un destino turístico para el relax y la aventura. A la vera del río Uruguay, propone visitar una exclusiva reserva de palmeras yatay y adquirir vistosas artesanías, además de tranquilas playas y termas.

Abundante vegetación y un rio apacible invitan al turista a pasar una estadía inolvidable en Colón, en el litoral argentino, en plena tranquilidad para disfrutar de actividades culturales y deportivas. Situada en el centro este de la provincia de Entre Ríos, esta ciudad sorprende con su destacado complejo termal donde nos invita a probar diversos tratamientos que ayudan a renovar energías.

Al resguardo siempre de sus costumbres pueblerinas, Colón supo adoptar, desde tempranos tiempos, modernos y adecuados servicios para posicionarse como Capital del Turismo en la provincia. Ahí, se descubren los primeros pasos dados por los inmigrantes europeos en estas tierras y las anécdotas de uno de los caudillos más famosos de la historia nacional como fue  Justo José Urquiza, varias veces gobernador local y primer presidente constitucional del país.

Como semillero de laboriosos artesanos, cada mes de abril convoca a la Fiesta Nacional que los homenajea, y ofrece, durante todo el año, especiales mercados y ferias donde adquirir originales trabajos en cuero, plata y materiales naturales de la zona. Con una excelente variedad de servicios gastronómicos, abundan los platos de río, destacan pescados como el dorado y surubíes. Además, ofrece una agitada vida nocturna, un entretenido casino, actividades de conservación y aventura, circuitos rurales y un destacado complejo de golf.

Aguas tranquilas

Las playas del río Uruguay son las protagonistas de estas tierras coloradas. Sobre sus tranquilas aguas se realizan actividades náuticas como kayak, remo y windsurf, así como salidas de pesca.
Otra propuesta es acceder a islas vírgenes para apreciar exóticos ejemplares de flora autóctona y una amplia variedad de especies animales, entre carpinchos, lobitos de ríos y tortugas.

Sobre el sector norte, se ubica el Complejo Termal Municipal Carlos René Evequoz, en un predio de cuatro hectáreas, con aguas que van de 33 a 40 grados. Se trata de un pozo de más de 1.500 metros de profundidad que genera este maravilloso recurso entre abundante vegetación, inmejorable clima y múltiples actividades.
Para disfrutar una jornada de relax total en diez piletas diferentes, con duchas, sanitarios y buffet. Al lado, se extiende el Golf Club Colón, con nueve hoyos para los apasionados de este detallista deporte.


Alternativas más verdes

Uno de los circuitos recomendados es el que lleva por los caminos rurales para disfrutar de la naturaleza plena, aprender labores de campo y conocer el auténtico paisaje entrerriano.
Algunas de las propuestas, invitan a conocer una Escuela Aerotécnica durante el ciclo lectivo, entre las 8 y las 16, donde ver la producción de la huerta, el desarrollo de la cunicultura y participar de la elaboración de productos lácteos, que también pueden ser comprados.

Para sorprenderse con el sonido de los pájaros, es un imperdible un avistaje de aves en cercanías de los arroyos La Leche y Artallaz, donde el Municipio organiza salidas de tres horas en grupos de hasta seis personas, que incluyen charlas, binoculares, refrigerios y hasta -como opcional- el alquiler de especiales equipos fotográficos.

Excursiones en los alrededores de Colón, Entre Ríos

Una de las visitas obligadas es el Palacio San José, un casco de estancia de mediados del siglo XIX convertido en Museo y declarado Monumento Histórico Nacional, por albergar entre sus paredes los rastros de la excéntrica vida del general Urquiza. Permanece abierto todos los días, entre las 8 y las 19. Además de recorridos guiados, ofrece especiales noches que reconstruyen la vida cotidiana de lo que fue un destacado centro político.

Un poco más al centro de la provincia, en el km 198 de la ruta 14, otra de las paradas para el recuerdo será el Parque Nacional El Palmar, unas 8.500 hectáreas que resguardan los últimos palmares de yatay y ambientes que conforman un ecosistema único donde se pueden ver reptiles, roedores y aves típicas, así como hurones, zorrinos y ñandúes.

Muy cerca también, el Refugio de Vida Silvestre La Aurora del Palmar, con actividades de conservación, turismo aventura y cabalgatas.

Para cerrar, Pueblo Liebig al mejor estilo inglés, sede de la primera fábrica argentina dedicada a la elaboración de conservas de carne que dejó de funcionar en los años '70. Ofrece visitas con guías especializados para descubrir las maravillas de la arquitectura industrial. Además, en el poblado hay una extraordinaria Exposición de Mariposas e Insectos.

Sabores y aromas

Las rutas gastronómicas se entrecruzan con los senderos artesanales, abriéndose paso en el itinerario del turista que lleva por puestos regionales, licorerías y cervecerías. Entre los manjares, está el clásico asado criollo, los pescados frescos, el tradicional alfajor, las tortas fritas, dulces y escabeches.

Cómo llegar a Colón


  • Desde Buenos Aires capital,  es preciso tomar el Puente Zárate-Brazo Largo por autopista, y luego seguir por la RN 14, hasta el acceso a la ciudad de Colón.
  • Hay vuelos lunes, miércoles y viernes a la ciudad de Paraná, y los martes y jueves a Concordia.

Artículos Relacionados:

Vacaciones de verano en La Cumbrecita

Con la llegada de las próximas vacaciones de verano, los destinos de Córdoba comienzan a ofrecer sus bondades. Rodeado por las Sierras Grandes, La Cumbrecita posee construcciones alpinas y sorprende al viajero con un bosque de abedules y ollas de agua para el relax.


En pleno corazón de la Argentina, la provincia de Córdoba alberga numerosas propuestas turísticas para la próxima temporada de verano, entre las que se destaca un itinerario de aventura que recorre por completo el Valle de Calamuchita. Un circuito de altura que une a un conjunto de poblados con raíces inmigrantes, entre los que se encuentra La Cumbrecita.

Ubicado a 1.450 metros de altura, el poblado de La Cumbrecita a unos 125 kilómetros de la capital cordobesa se eleva en un pequeño valle custodiado por las Sierras Grandes. Un destino de tranquilidad por excelencia, en el cual está prohibido el ingreso con vehículos y todos los circuitos turísticos están pensados para recorrerlos mediante caminatas, mountain bike o cabalgatas.

La ciudad se beneficia por su buen clima, característico de la región. Ubicada en un área que concentra cascadas, arroyos, bosques y cerros, en los que se practican todo tipo de actividades deportivas, como trekking, pesca, tirolesa, parapente y safaris fotográficos, es ideal para el descanso en familia o con amigos, con propuestas para todos los gustos y edades.

En un equilibrio perfecto entre naturaleza y civilización, La Cumbrecita y sus alrededores fueron declarados Reserva Natural de Uso Múltiple. Un destino serrano rodeado de típicas construcciones alpinas que se conjugan con el entorno, en el que se encuentra una completa infraestructura de servicios, y es un destino ideal para el turismo de aventura en Córdoba.

Tierra de inmigrantes

Hasta principios del siglo XX el área que hoy se constituye como La Cumbrecita carecía de árboles, caminos y puentes que facilitaran el ingreso a través de los ríos. Fue recién en 1934 cuando el alemán Helmut Cabjolsky y su familia decidieron adquirir un lote en estas tierras cordobesas, comenzaron la forestación y la construcción de accesos que finalmente derivaron en la creación del pueblo.

Provenientes desde Berlín en busca de un mejor futuro, los pioneros vivieron un tiempo en carpas y desarrollaron un vivero local. En 1935, levantaron la primera casa de adobe con ocho habitaciones para que la familia pasara los veranos y algunos fines de semana. En tanto, con el tiempo el sitio se convirtió en hostería y dio origen a una incipiente actividad turística.

Verano 2014

Circundado por los cursos del arroyo Almbach y el río Del Medio, el poblado de La Cumbrecita ofrece cada temporada estival un conjunto de playas y balnearios en los que se disfruta de extensas jornadas de sol.

Uno de los sitios más visitados por los turistas en verano es La Cascada, un salto de agua de 14 metros de altura que se arroja sobre una olla de cinco metros de profundidad. El otro balneario natural elegido por los clavadistas es La Olla, rodeado de playas de arenas blancas y abundante vegetación.


Paseos imperdibles en La Cumbrecita


Los circuitos a pie por La Cumbrecita incluyen leyendas, lugares históricos, parques temáticos y símbolos que distinguen a la ciudad del resto de los poblados que integran el circuito por el Valle de Calamuchita.

  • La Capilla se ubica en una de las zonas más elevadas del pueblo, una edificación alpina construida con materiales del lugar en 1967, con el objetivo de albergar a todos los credos. Allí, se encuentra la “Figura de María y el Niño”, traída especialmente desde Alemania.
  • Uno de los distintivos de La Cumbrecita es la fuente de madera de lapacho levantada en 1942 como obsequio a uno de los fundadores del pueblo. El cuenco almacena agua y posee una campana que antes era utilizada por los habitantes del lugar como alarma en caso de incendio o emergencia.
  • Dentro de un antiguo bosque se encuentra también el Cementerio, donde descansa gran parte de la historia local y la identidad del pueblo.
  • La cima del cerro Wank con sus 1.715 metros de altura propone una empinada caminata que comienza frente a la tradicional confitería Liesbeth para el avistaje de una panorámica de la región.
  • En el centro del pueblo sobresale la Plaza de Ajedrez para la práctica del juego a cielo abierto, con un tablero dibujado en el piso, piezas de hierro y hojalata, y bancos de piedra para sentarse.
  • Otro de los recorridos más solicitados por el turismo es el Castillo de Erwing Müller, levantado en los años '40.
  • Los espacios para conectarse con la naturaleza son La Pampita, donde aún se conserva el paisaje de la zona de montaña en estado puro; y, el Bosque de Abedules, a través del arroyo Almbach.
  • Peñón del Águila, es un parque temático para la práctica de trecking, arborismo, escalada, tirolesa, paseos por el río, circuitos especiales para cuatriciclos y paseos en un tren-tractor. 
  • Para reponer energías se recomiendan la degustación de platos típicos centroeuropeos en el Refugio de Gambrinus, donde cada tarde se organiza también una comedia musical que cuenta la historia de la creación de la cerveza. 


Qué hacer 

En este pueblo peatonal abundan las excursiones de trekking, algunas de baja complejidad como el Lago de las Truchas, y otras más extensas como La Cascada Grande, que implica una caminata de 15 minutos por un sendero en la sierra.

Por su recorrido y grado de complejidad, las travesías hacia otros destinos más alejados deben realizarse con la compañía de guías habilitados. Es el caso de las excursiones al Vallecito del Abedul y la Cascada Escondida, de unas cuatro horas, o las que conducen hasta el Cerro Cristal y Casas Viejas.

Para los amantes del pique, la zona también ofrece varios pesqueros en los que se desarrolla la trucha arco iris y el pejerrey. Muy cerca del pueblo está La Olla, el Lago de las Truchas y los rincones del río del Medio, espacios que por integrar una Reserva Natural, obligan a la devolución de las presas más pequeñas.

Datos útiles


  • La Cumbrecita no dispone de bancos, cajeros automáticos y estaciones de servicio.
  • Al tratarse de un pueblo peatonal se recomienda a los visitantes llegar con un calzado apropiado y cómodo para la realización de todos los circuitos.
  • Los alojamientos de primera categoría en Córdoba varían de precio. Consultar en las agencias especializadas.


Cómo llegar a La Cumbrecita

- El Valle de Calamuchita está recorrido en el sentido norte sur por la Ruta Provincial 5, a través del dique Los Molinos y el Embalse Río Tercero.
- Desde la Capital argentina, provincia de Buenos Aires y Santa Fe, el acceso se realiza por Ruta Nacional 8 hasta Río Cuarto y Ruta Nacional 36 hasta el empalme con la 5 en Santa Rosa de Calamuchita.
- La conexión desde Santiago del Estero es la Ruta Nacional 9, desde Catamarca la 60, desde La Rioja la 38, y desde Mendoza y San Luis la 158.
- Hay vuelos diarios hasta el Aeropuerto Pajas Blancas de Córdoba, y desde allí es posible trasladarse hasta La Cumbrecita en bus, transfer o taxi.

Artículos Relacionados: